El wa­yun­ka de maíz, una cos­tum­bre pre­sen­te en Pa­tu­tán

Las co­mu­ni­da­des ru­ra­les de Co­to­pa­xi cul­ti­van el maíz y lo con­si­de­ran un ali­men­to in­dis­pen­sa­ble.

La Hora Carchi - - INTERCULTURAL -

Sen­tar­se a des­gra­nar las ma­zor­cas en el co­rre­dor de la ca­sa, des­pués de al­mor­zar, es una cos­tum­bre que las fa­mi­lias de Pa­tu­tán, co­mo la de los es­po­sos An­drés Ala­nu­ca y Jua­na Gua­mán, con­ser­van des­de ha­ce mu­chos años.

Con­cen­tra­da, es­co­gien­do los me­jo­res gra­nos de maíz, la se­ño­ra Jua­na explica que la wa­yun­ka es el pro­ce­so que rea­li­zan pa­ra ama­rrar las ma­zor­cas con sus mis­mas ho­jas y que se co­lo­can en una lar­ga so­ga que se tiem­pla en las vi­gas de las ca­sas. “Cuan­do es tiem­po de la co­se­cha no­so­tros des­ho­ja­mos el cho­clo, pe­ro no com­ple­ta­men­te, de­ja­mos unas ho­ji­tas y col­ga­mos las me­jo­res ma­zor­cas pa­ra po­ner a se­car”, cuen­ta la mu­jer.

El tiem­po que el maíz se se­ca en la wa­yun­ka es de apro­xi­ma­da­men­te uno o dos me­ses, des­pués lo des­cuel­gan pa­ra des­gra­nar y con­su­mir­lo.

He­ren­cia co­mu­ni­ta­ria y fa­mi­liar

Pa­tu­tán se en­cuen­tra a 45 mi­nu­tos, en bus, del cen­tro de La­ta­cun­ga (Co­to­pa­xi). Al ca­mi­nar por sus cha­qui­ña­nes los pies pa­re­cen en­te­rrar­se en la are­na, pues es­te es un lu­gar de sue­lo ar­ci­llo­so, don­de los pen­cos de ca­bu­ya cre­cen y ador­nan to­do el sec­tor.

Es­ta co­mu­ni­dad, se­gún re­cuer­da don An­drés, fue una tie­rra muy fér­til, con plan­ta­cio­nes de maíz, ce­ba­da y qui­nua por to­dos sus rin­co­nes. “So­lo el maíz ha per­du­ra­do des­de que yo era niño y son po­cas las fa­mi­lias que si­guen sem­bran­do”, apunta.

An­ti­gua­men­te, los abue­los y la gen­te de la co­mu­ni­dad usa­ban la yun­ta pa­ra re­mo­ver y pre­pa­rar el te­rreno pa­ra la siem­bra y mo­lían los gra­nos que co­se­cha­ban en pie­dra, re­cuer­da con nos­tal­gia.

La ran­dim­pa pa­ra la siem­bra y co­se­cha es otra de las he­ren­cias co­mu­ni­ta­rias que los es­po­sos re­cuer­dan que se prac­ti­ca­ban en la co­mu­ni­dad Pa­tu­tán, “an­tes los cam­pe­si­nos de es­te sec­tor te­nían gran­des sem­bríos y te­nía­mos que ayu­dar”, di­ce don An­drés. La ran­dim­pa es un sis­te­ma en ba­se a un ‘cam­bia mano’, es de­cir que el tra­ba­jo se de­vol­vía con tra­ba­jo.

Mien­tras que do­ña Jua­na cuen­ta que su fa­mi­lia es gran­de y que siem­pre, en tiem­po de co­se­cha, lle­gan sus hi­jos y nie­tos y pre­pa­ran las tra­di­cio­na­les tor­ti­llas de maíz, las hu­mi­tas y el tos­ta­do, “los tiem­pos han cam­bia­do y aho­ra usa­mos el mo­lino a mano, pa­ra fa­bri­car nues­tro pro­pio pol­vo”.

Una vez al año

An­drés y Jua­na se de­di­can a la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, y cuen­tan que tam­bién pro­ce­san el abono de sus va­cas de for­ma or­gá­ni­ca, ya que les sir­ve pa­ra nu­trir el te­rreno, así a fi­na­les de di­ciem­bre y en enero em­pie­zan a sem­brar el maíz.

A los tres o cua­tro me­ses de ha­ber sem­bra­do el grano rea­li­zan la des­hier­ba y con ayu­da de un aza­dón tra­ba­jan la tie­rra alrededor de la plan­ta pa­ra for­ta­le­cer su cre­ci­mien­to.

En agos­to el maíz es­tá lis­to pa­ra co­se­char­se. Hay gen­te en la co­mu­ni­dad que de­ja que el grano se se­que en la mis­ma plan­ta, otros pre­fie­ren rea­li­zar es­te pro­ce­so ha­cien­do el wa­yun­ka y hay quie­nes des­gra­nan unos cho­clos y es­co­gen las me­jo­res ma­zor­cas pa­ra po­ner­las a se­car en el pa­tio de las ca­sas, “es­te año el sol no hi­zo que la co­se­cha fue­se tan bue­na, pe­ro gra­cias a Dios te­ne­mos nues­tro gra­ni­to pa­ra co­mer y ha­cer una co­la­di­ta de maíz”, ase­gu­ró An­drés.

CO­LA­BO­RA­CIÓN. El wa­yun­ka es una ac­ti­vi­dad fa­mi­liar que tras­cien­de ge­ne­ra­cio­nes.

PRO­CE­SO. El grano de­be es­tar bien se­co pa­ra des­pués mo­ler­lo y sa­car el pol­vo.

AGRI­CUL­TU­RA. La ho­ja se­ca sir­ve de ali­men­to pa­ra el ga­na­do y los cu­yes.

LA­BOR. El maíz ali­men­ta a va­rios sec­to­res y se co­se­cha una vez al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.