Los prin­ci­pios de Con­gruen­cia

La Hora Carchi - - JUDICIALES -

Prin­ci­pio de con­gruen­cia: con­cor­dan­cia in­ter­na y ex­ter­na

El prin­ci­pio de con­gruen­cia con­sis­te en la con­cor­dan­cia que de­be exis­tir en­tre el pe­di­men­to for­mu­la­do por las par­tes y la de­ci­sión que so­bre él to­me el juez. Pue­de adop­tar dos mo­da­li­da­des: La in­ter­na y la ex­ter­na.

La ex­ter­na que es la pro­pia­men­te di­cha, se re­fie­re a la con­cor­dan­cia o ar­mo­nía en­tre la pre­ten­sión y la re­so­lu­ción que se pro­nun­cia so­bre ella.

La in­ter­na, es la que mi­ra a la con­cor­dan­cia en­tre la par­te mo­ti­va y la re­so­lu­ti­va del fa­llo. Di­cho de otra ma­ne­ra el juez, por res­pe­to al prin­ci­pio de con­gruen­cia no pue­de ni de­be re­sol­ver más allá de la pre­ten­sión del fis­cal cuan­do se tra­ta de un pro­ce­so pe­nal, va­le de­cir que el juez po­drá re­sol­ver siem­pre me­nos que lo que pre­ten­de el fis­cal, pe­ro nun­ca más.

Sos­te­ner la vi­gen­cia de es­te prin­ci­pio es con­sus­tan­cial al res­pe­to al Es­ta­do de De­re­cho, tan­to más si de acuer­do con el Art. 219 de la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca de la Re­pú­bli­ca de 1998 el ti­tu­lar de la ac­ción pe­nal y por en­de de la acu­sa­ción era y es el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la vi­gen­te del 2008 (art. 195).

Es­ta es una ca­rac­te­rís­ti­ca del cam­bio del pa­ra­dig­ma pro­ce­sal pe­nal. Con­cor­dan­cia en­tre pre­ten­sión, “re­sis­ten­cia”, prue­bas y la de­ci­sión ju­ris­dic­cio­nal

Si el pro­ce­so ju­di­cial es un mé­to­do ra­cio­nal de de­ba­te, un ins­tru­men­to pa­ra la so­lu­ción pa­cí­fi­ca y ra­cio­nal de los con­flic­tos in­ter­sub­je­ti­vos de in­tere­ses que se sus­ci­tan en la con­vi­ven­cia, re­sul­ta evi­den­te, que pa­ra que tal fi­na­li­dad se al­can­ce, de­be ha­ber una exac­ta re­la­ción o co­rres­pon­den­cia (con­cor­dan­cia) en­tre la pre­ten­sión del ac­tor, la opo­si­ción del de­man­da­do (re­sis­ten­cia, en los tér­mi­nos de Al­va­ra­do Ve­llo­so), los ele­men­tos de prue­ba vá­li­da­men­te co­lec­ta­dos e in­cor­po­ra­dos y la de­ci­sión del tri­bu­nal.

Es­ta con­cor­dan­cia re­ci­be el nom­bre de “con­gruen­cia”, a la que Aya­rra­gay, si­guien­do a Ara­go­ne­se Alon­so, de­fi­ne co­mo “un prin­ci­pio nor­ma­ti­vo que li­mi­ta fa­cul­ta­des re­so­lu­to­rias del juez, por el cual de­be exis­tir iden­ti­dad en­tre lo re­suel­to y con­tro­ver­ti­do, opor­tu­na­men­te, por los li­ti­gan­tes, y en re­la­ción con los po­de­res atri­bui­dos en ca­da ca­so al ór­gano ju­ris­dic­cio­nal por el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co” . Por su par­te, De­vis Echan­día la de­fi­ne co­mo “el prin­ci­pio nor­ma­ti­vo que de­li­mi­ta el con­te­ni­do de las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les que de­ben pro­fe­rir­se, de acuer­do con el sen­ti­do y al­can­ce de las pe­ti­cio­nes for­mu­la­das por las par­tes (en lo ci­vil, la­bo­ral, y con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­vo) o de los car­gos o impu­tacio­nes pe­na­les for­mu­la­dos con­tra el sin­di­ca­do o impu­tado, sea de ofi­cio o por ins­tan­cia del mi­nis­te­rio pú­bli­co o del de­nun­cian­te o que­re­llan­te (en el pro­ce­so pe­nal), pa­ra el efec­to de que exis­ta iden­ti­dad ju­rí­di­ca en­tre lo re­suel­to y las pre­ten­sio­nes o impu­tacio­nes y ex­cep­cio­nes o defensas opor­tu­na­men­te adu­ci­das, a me­nos que la ley otor­gue fa­cul­ta­des es­pe­cia­les pa­ra se­pa­rar­se de ellas” .

En­tien­de es­te au­tor que “los de­re­chos de ac­ción y de con­tra­dic­ción im­po­nen al Es­ta­do el de­ber de pro­veer me­dian­te un pro­ce­so y por una sen­ten­cia, cu­yo al­can­ce y con­te­ni­do es­tán de­li­mi­ta­dos por las pre­ten­sio­nes y las ex­cep­cio­nes que com­ple­men­tan el ejer­ci­cio de aque­llos de­re­chos ”.

Agre­ga­mos y pa­ra los fi­nes de en­ten­di­mien­to del prin­ci­pio de con­gruen­cia, que en ma­te­ria pe­nal la pre­ten­sión se pro­du­ce en el mo­men­to en que se con­clu­ye el su­ma­rio, en el mo­de­lo in­qui­si­ti­vo de 1983 en que el fis­cal ex­hi­be su pre­ten­sión pu­ni­ti­va en ba­se de la in­ves­ti­ga­ción y prue­ba exis­ten­te, con re­fe­ren­cia al ob­je­to ju­rí­di­co in­ves­ti­ga­do y pro­ba­do.

Igual­men­te hay otro mo­men­to pro­ce­sal en la eta­pa del ple­na­rio (có­di­go de

P1983) o de la au­dien­cia del jui­cio, en que el mi­nis­te­rio pú­bli­co es­gri­me su pre­ten­sión pu­ni­ti­va fi­nal, pe­ro en am­bas si­tua­cio­nes el juez de­be res­pe­tar en su de­ci­sión la con­gruen­cia con la pre­ten­sión pu­ni­ti­va de la fis­ca­lía.

No obs­tan­te que –en ge­ne­ral- siem­pre se ha­ce re­fe­ren­cia a la con­cor­dan­cia en­tre la pre­ten­sión y la sen­ten­cia, la con­gruen­cia es una exi­gen­cia ló­gi­ca que es­tá pre­sen­te en to­do el pro­ce­so unien­do en­tre sí a las dis­tin­tas eta­pas que lo com­po­nen. Así, ha de ha­ber con­cor­dan­cia (con­gruen­cia) en­tre la pre­ten­sión y la opo­si­ción (re­sis­ten­cia). Tam­bién ha de ha­ber con­gruen­cia en­tre los he­chos afir­ma­dos por las par­tes co­mo fun­da­men­to de sus res­pec­ti­vas po­si­cio­nes y los ele­men­tos de prue­ba vá­li­da­men­te co­lec­ta­dos e in­cor­po­ra­dos.

Tam­bién ha de ha­ber con­gruen­cia en­tre la ac­ción de­du­ci­da y la sen­ten­cia; una con­gruen­cia in­ter­na en la sen­ten­cia mis­ma y, fi­nal­men­te, de­be exis­tir con­cor­dan­cia en­tre la sen­ten­cia y su eje­cu­ción.

En­con­tra­mos con­cor­dan­cia (con­gruen­cia) en­tre la pre­ten­sión y la re­sis­ten­cia en cuan­to los he­chos y los ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos que se opo­nen al pro­gre­so de aque­lla tie­nen que re­fe­rir­se, ló­gi­ca­men­te, a las afir­ma­cio­nes y ar­gu­men­ta­cio­nes en que tal pre­ten­sión se fun­da.

Es fun­da­men­tal en ma­te­ria pe­nal que los car­gos (la impu­tación) de­ban es­tar pre­ce­di­dos por la in­ti­ma­ción de los mis­mos, a efec­tos de que el su­je­to pa­si­vo del pro­ce­so no sea co­lo­ca­do en si­tua­ción de in­de­fen­sión. Cae de su pe­so la ne­ce­si­dad pro­ce­sal de po­ner en co­no­ci­mien­to y de ma­ne­ra opor­tu­na al sin­di­ca­do o impu­tado los ele­men­tos de car­go que exis­tan en un me­dio de prue­ba co­mo pue­de ser un exa­men con­ta­ble o una au­di­to­ría, pues cons­ti­tui­ría un ac­to de des­leal­tad pro­ce­sal uti­li­zar co­mo ele­men­tos in­cri­mi­na­to­rios los con­te­ni­dos en un in­for­me que no fue co­no­ci­do en tiem­po y mo­do opor­tu­nos por el o los su­je­tos que han si­do sin­di­ca­dos. Tam­bién de­be ha­ber con­gruen­cia en­tre los he­chos afir­ma­dos por una de las par­tes que han si­do con­tro­ver­ti­dos por el ad­ver­sa­rio y los ele­men­tos de prue­ba in­cor­po­ra­dos al pro­ce­so, en cuan­to es­tos es­tán di­ri­gi­dos a cons­ta­tar (con­fir­mar) a aque­llos. Es­to tam­bién tie­ne el ca­rác­ter de car­ga en cuan­to, en ge­ne­ral, los có­di­gos pro­ce­sa­les dis­po­nen que las par­tes só­lo po­drán ofre­cer prue­ba res­pec­to de los he­chos afir­ma­dos y con­tro­ver­ti­dos.- Fi­nal­men­te, de­be ha­ber con­gruen­cia en­tre la pre­ten­sión, la opo­si­ción (re­sis­ten­cia), los ele­men­tos de prue­ba vá­li­da­men­te co­lec­ta­dos y la de­ci­sión ju­ris­dic­cio­nal, des­de que es­ta de­be ser di­ri­gi­da, ex­clu­si­va­men­te a las par­tes del pro­ce­so, de ma­ne­ra que exis­ta iden­ti­dad ju­rí­di­ca en­tre el li­ti­gio lle­va­do a los es­tra­dos ju­di­cia­les y la de­ci­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.