“El 53% de los ho­mi­ci­dios se aso­cia con vio­len­cia so­cial y no con vio­len­cia cri­mi­nal”.

Ma­ría Paula Ro­mo Mi­nis­tra de In­te­rior

La Hora Carchi - - PORTADA -

De la mi­tad pa­ra arri­ba las pa­re­des son blan­cas. De la mi­tad pa­ra aba­jo re­cu­bier­tas por una ma­de­ra cua­dri­cu­la­da, lus­tro­sa, muy ele­gan­te. A un la­do, un cua­dro de Simón Bo­lí­var y muy cer­ca, dos ban­de­ras: de Ecua­dor y de la Po­li­cía. “¿Es bo­ni­to, no? Aun­que aún me fal­ta arre­glar al­gu­nas co­sas”, di­ce la mi­nis­tra del In­te­rior, Ma­ría Paula Ro­mo, que se hi­zo car­go de ese des­pa­cho a ini­cios de mes. “So­lo le cam­bia­ría una co­sa”, pre­ci­sa, y se­ña­la un di­mi­nu­to ca­ñón que re­po­sa en el mar­co de una de las ven­ta­nas.

Hasta aho­ra, Ro­mo so­lo ha par­ti­ci­pa­do de una reunión de ga­bi­ne­te. Pe­ro, con quien sí ha te­ni­do mu­cho más con­tac­to es con el pre­si­den­te, Le­nín Mo­reno. “¿Có­mo lo veo? Co­mo una per­so­na se­re­na y muy de­ci­di­da. Esas son mis pri­me­ras im­pre­sio­nes. No du­da, no pre­gun­ta las im­pli­ca­cio­nes. Cuan­do ve que hay que ha­cer al­go, di­ce: ‘haz­lo’. Y creo que eso es una gran se­ñal”.

Con Mo­reno y con gran par­te de su equi­po com­par­te una co­sa: ha­ber de­fen­di­do el co­rreís­mo al­gu­na vez. Lo re­co­no­ce, pe­ro di­ce que es una “ca­rac­te­rís­ti­ca” que com­par­te con el 80% de la po­bla­ción: “Si el país si­gue di­vi­di­do en­tre los ‘al­gún día co­rreís­tas’ y los ‘nun­ca en la vi­da co­rreís­tas’ la de­mo­cra­cia va a ser muy com­pli­ca­da. Con­fío en que po­da­mos cons­truir­la más allá de esa mi­ra­da tan ma­ni­quea”.

¿Cuál es su pri­me­ra eva­lua­ción del Mi­nis­te­rio?

Una de las de­fi­ni­cio­nes del Es­ta­do es que mo­no­po­li­za el uso de la fuer­za, tie­ne el con­trol so­bre la po­bla­ción y la se­gu­ri­dad. Es­tar al fren­te de la Car­te­ra que con­tro­la la fuer­za y que ejer­ce la vio­len­cia no es el lu­gar más pro­pi­cio pa­ra las bue­nas no­ti­cias.

Pe­ro el re­to es lle­var­lo bien. Ejer­cer la fuer­za sin abu­sos.

Sin el con­trol de­mo­crá­ti­co del ejer­ci­cio de la fuer­za no exis­te el Es­ta­do de de­re­cho. Pa­ra mí es un desafío im­por­tan­te. Par­te de lo que se ha plan­tea­do el pre­si­den­te Mo­reno es la re­cons­truc­ción del Es­ta­do de de­re­cho, don­de no man­den las ar­bi­tra­rie­da­des de las per­so­nas y es­te es un lu­gar cla­ve pa­ra lo­grar ese ob­je­ti­vo. Y ese es mi com­pro­mi­so con el Pre­si­den­te.

Cuan­do lle­gó, ha­bló fuer­te­men­te de tra­ba­jar te­mas so­cia­les. Hu­bo quie­nes cri­ti­ca­ron que ese no po­día ser su úni­co eje de ges­tión.

Cuan­do ha­blo de te­mas de vio­len­cia so­cial o de la vio­len­cia en­tre per­so­nas, de nin­gu­na ma­ne­ra pien­so que eso pue­da de­bi­li­tar la la­bor de la Po­li­cía, que es uso de la fuer­za pa­ra in­ves­ti­gar y re­pri­mir el de­li­to. Pe­ro es in­dis­pen­sa­ble te­ner cla­ro que la se­gu­ri­dad no se li­mi­ta al uso de la fuer­za. Hay un da­to cla­ve pa­ra ex­pli­car a qué me re­fie­ro: 53% de los ho­mi­ci­dios se aso­cia con vio­len­cia so­cial y no con vio­len­cia cri­mi­nal.

¿Cuál es la di­fe­ren­cia?

La vio­len­cia cri­mi­nal tie­ne que ver con el cri­men or­ga­ni­za­do. Es de­cir, gru­pos que se pre­pa­ran pa­ra de­lin­quir. Las de vio­len­cia so­cial son muer­tes, por ejem­plo, pro­duc­to de una ri­ña des­pués de una fies­ta, o en un es­ce­na­rio de­por­ti­vo, o por­que el ma­ri­do ase­si­na a su mu­jer.

¿Más de la mi­tad de los ho­mi­ci­dios es de ese ti­po?

Exac­ta­men­te. En­ton­ces, la se­gu­ri­dad no es so­la­men­te un te­ma de re­pre­sión, es tam­bién un pro­ble­ma de ló­gi­cas de con­vi­ven­cia. ¿Có­mo el Es­ta­do in­ci­de pa­ra dis­mi­nuir las con­di­cio­nes en las que la res­pues­ta pue­de ser vio­len­ta? No di­go so­lo el Go­bierno, di­go el Es­ta­do. En­ton­ces, ¿qué es­ta­mos ha­cien­do pa­ra me­jo­rar la con­vi­ven­cia en­tre ve­ci­nos? ¿o es que mi ve­cino pue­de po­ner su ra­dio a to­do vo­lu­men o po­ner su ba­su­ra fren­te a mi ca­sa y no pa­sa na­da? Es­tas son co­sas que ha­cen que la vio­len­cia en­tre per­so­nas es­ca­le. No es un te­ma me­nor, tie­ne mu­cho que ver con la se­gu­ri­dad.

Us­ted ha­bló de la Po­li­cía. Aho­ra que la ve más de cer­ca, ¿en­con­tró me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción con­tra la co­rrup­ción? Hu­bo el ca­so ‘pa­ses po­li­cia­les’, se ve a po­li­cías in­mis­cui­dos en de­li­tos…

La ins­ti­tu­ción es só­li­da, pe­ro su tra­ba­jo no es sen­ci­llo, vi­ve en la lí­nea del de­li­to. Uno de los ries­gos es que los pro­pios po­li­cías par­ti­ci­pen en al­gu­na ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va. Hay me­ca­nis­mos in­ter­nos de con­trol per­ma­nen­te, que no de­pen­den de mi lle­ga­da, pe­ro que es­pe­ra­mos po­der for­ta­le­cer. He­mos fir­ma­do al­gu­nas des­vin­cu­la­cio­nes. Son co­sas que es­tán pa­san­do to­do el tiem­po.

¿Mu­chos son por de­li­tos?

Pre­fe­ri­ría no de­cir ‘mu­chos’. Po­dría en­viar la es­ta­dís­ti­ca, pe­ro te­ne­mos una Ins­pec­to­ría Ge­ne­ral, en­car­ga­da de los te­mas dis­ci­pli­na­rios in­ter­nos.

¿Ya ha lo­gra­do de­fi­nir sus li­nea­mien­tos so­bre el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co?

Sí, pe­ro no. Por­que la pos­tu­ra de un país no pue­de de­pen­der de una mi­nis­tra. En­ton­ces, hay li­nea­mien­tos del país. Te­ne­mos una lí­nea de com­ba­te al nar­co­trá­fi­co que se es­fuer­za, des­de la Po­li­cía, en des­man­te­lar las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les. Esa y qui­tar­les los re­cur­sos que tie­nen pa­ra se­guir de­lin­quien­do son las prio­ri­da­des. De lo con­tra­rio, va­mos cam­bian­do al­gu­nos es­la­bo­nes de la ca­de­na, pe­ro el te­ma de fon­do no se afec­ta. En lo que va del año, he­mos de­co­mi­sa­do 60 to­ne­la­das de dro­ga. Hay una ins­tan­cia de Na­cio­nes Uni­das que ha­ce una pu­bli­ca­ción pe­rió­di­ca. Ha­ce 15 días fue pu­bli­ca­da la ver­sión de 2018 y Ecua­dor apa­re­ce co­mo uno de los paí­ses que más dro­ga in­cau­ta en el mun­do.

¿Us­ted cree que so­mos so­lo un país de pa­so?

Se­gún es­te in­for­me, no so­mos un país de pro­duc­ción ni de siem­bra, sino de pa­so. No so­la­men­te pa­san las dro­gas, sino tam­bién los pre­cur­so­res. Pe­ro eso no significa que es­te­mos tran­qui­los. Te­ne­mos una ubi­ca­ción geo­po­lí­ti­ca muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra el tránsito, pa­ra los en­víos que se ha­cen por las cos­tas y, ade­más, te­ne­mos co­mo ve­ci­nos a los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res.

¿Qué hay que ha­cer?

Re­for­zar la se­gu­ri­dad. La ofi­ci­na de coo­pe­ra­ción en te­mas de se­gu­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos ha abier­to nue­va­men­te sus ope­ra­cio­nes en el país.

En­ton­ces, ha­ble­mos del avión es­ta­dou­ni­den­se que vino al país y de­co­mi­só tres to­ne­la­das en tres días.

En to­da la ope­ra­ción fue­ron 4,8 to­ne­la­das. Y cree­mos que cuan­do ha­ga­mos los so­bre­vue­los sin que se se­pa va­mos a de­tec­tar mu­cho más.

¿Cuál es su opi­nión res­pec­to de la pre­sen­cia del avión?

Ecua­dor tie­ne que cooperar con otros paí­ses. El nar­co­trá­fi­co no es una ac­ti­vi­dad con im­pli­ca­ción do­més­ti­ca. Ne­ce­si­ta­mos in­te­li­gen­cia de las po­li­cías de otros paí­ses y ne­ce­si­ta­mos tam­bién tec­no­lo­gía de la que no dis­po­ne­mos. ¿Có­mo se con­tro­la lo que su­ce­de en el mar? Con tec­no­lo­gía. El ‘Orión P3’ es co­mo un ra­dar gi­gan­te, con una al­tí­si­ma ca­pa­ci­dad.

En­ton­ces, los si­guien­tes vue­los se­rán pla­ni­fi­ca­dos pe­ro se­rán sor­pre­sa.

Van a ser pla­ni­fi­ca­dos, pe­ro no pu­bli­ci­ta­dos. Los te­mas de la se­gu­ri­dad de­ben ser tra­ta­dos con la re­ser­va que exi­gen, pe­ro esa re­ser­va no pue­de ser con­fun­di­da con el se­cre­to. Por eso, di­ji­mos: ‘te­ne­mos con­ve­nios con Es­ta­dos Uni­dos. Es­te es el avión, es­ta es la ma­ne­ra en la que ope­ra’. De aquí en ade­lan­te, los vue­los se van a se­guir ha­cien­do, es un con­ve­nio de lar­go alien­to, pe­ro no va­mos a de­cir qué días va­mos a pa­tru­llar.

Si el país si­gue di­vi­di­do en­tre los ‘al­gún día co­rreís­tas’ y los ‘nun­ca en la vi­da co­rreís­tas’ la de­mo­cra­cia va a ser muy com­pli­ca­da”. Es­tar al fren­te de la Car­te­ra que con­tro­la la fuer­za y que ejer­ce la vio­len­cia no es el lu­gar más pro­pi­cio pa­ra las bue­nas no­ti­cias”.

El 53% de los ho­mi­ci­dios se aso­cia con vio­len­cia so­cial y no con vio­len­cia cri­mi­nal”.

El nar­co­trá­fi­co no es una ac­ti­vi­dad con im­pli­ca­ción do­més­ti­ca. Ne­ce­si­ta­mos tec­no­lo­gía de la que no dis­po­ne­mos”.

EN­TRE­VIS­TA. La mi­nis­tra Ro­mo re­ci­bió a La Ho­ra ayer, en su des­pa­cho, ubi­ca­do en pleno Cen­tro His­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.