Es­te lu­gar es el rin­cón de la Pa­tria que bus­ca su de­sa­rro­llo en ba­se a la ha­bi­li­dad, in­ge­nio y sa­bi­du­ría de sus ar­te­sa­nos.

La Hora Carchi - - IBARRA -

Es tie­rra co­no­ci­da por ser cu­na de artistas de­di­ca­dos al ta­lla­do de ma­de­ra y a la crea­ción de mo­nu­men­tos en es­truc­tu­ra. La pa­rro­quia de San An­to­nio se en­cuen­tra a 6 km de Iba­rra. En la co­mu­ni­dad se pue­den en­con­trar di­ver­si­dad de al­ma­ce­nes, que se de­di­can a la co­mer­cia­li­za­ción de las ar­te­sa­nías, tra­ba­ja­das con sus pro­pias ma­nos, en los cua­les se pue­de ob­ser­var gran can­ti­dad de tu­ris­tas tan­to na­cio­na­les co­mo ex­tran­je­ros ad­qui­rien­do los tra­ba­jos ma­nua­les.

San An­to­nio de Iba­rra, tie­rra fruc­tí­fe­ra del ar­te y las ar­te­sa­nías, es un lu­gar que se ha in­ter­na­cio­na­li­za­do por la ha­bi­li­dad de sus ha­bi­tan­tes pa­ra es­cul­pir la ma­de­ra, en su ma­yo­ría de­di­ca­das a la crea­ción de imá­ge­nes re­li­gio­sas; ac­ti­vi­dad ar­te­sa­nal que, se­gún cuen­ta la his­to­ria, co­men­zó en 1880 con la crea­ción del Li­ceo Ar­tís­ti­co, que im­par­tía mé­to­dos de pin­tu­ra, es­cul­tu­ra, ta­lla­do y car­pin­te­ría.

Hoy, San An­to­nio, gra­cias a los gran­des maes­tros del ar­te, es cu­na de es­cul­to­res, ta­lla­do­res y pin­to­res que a tra­vés de sus hi­jos con­ti­núan con la he­ren­cia de los mag­nos ex­per­tos; ra­zón por la cual se con­vir­tió en es­cue­la de ar­tes, en don­de el co­mer­cio abre sus puer­tas a nue­vas po­si­bi­li­da­des, gra­cias al tu­ris­mo que ge­ne­ra la crea­ción de las ar­te­sa­nías.

Ar­te­sa­nías

En la ac­tua­li­dad y gra­cias a la ins­truc­ción del Co­le­gio Da­niel Re­yes, la di­ver­si­dad de es­cul­tu­ras es in­fi­ni­ta. Al re­co­rrer la Pa­na­me­ri­ca­na, quie­nes en­tran y sa­len de la ciu­dad, pue­den ob­ser­var es­ta­tuas, mu­ra­les, es­cul­tu­ras clá­si­cas, es­cul­tu­ra­les abs­trac­tas, men­di­gos, des­nu­dos, bus­tos, ros­tros, ja­rro­nes, co­fres, en­tre otros.

Ma­te­ria­les

La ma­de­ra más uti­li­za­da por los ar­te­sa­nos, pa­ra la crea­ción de sus obras, es el no­gal por su du­ra­bi­li­dad y fa­ci­li­dad pa­ra ma­ni­pu­lar­la; pe­ro tam­bién se tra­ba­ja en na­ran­ji­llo, ce­dro y lau­rel. A es­te ma­te­rial, por ser de ma­de­ra du­ra, an­tes de tra­ba­jar­la se po­ne en re­po­so pa­ra de­pu­rar­les y dar­les for­ma.

Ela­bo­ra­ción

An­tes del pro­ce­so de ta­lla­do, pri­me­ro se tra­zan bo­ce­tos en pa­pel de la obra a rea­li­zar­se, lue­go se pro­ce­de a cal­car el di­bu­jo so­bre la ma­de­ra y es ahí cuan­do ini­cia el pro­ce­so de ta­lla­do, que lue­go de ob­te­ner la fi­gu­ra desea­da se pro­ce­de al li­ja­do, pu­li­do y cu­ra­do de la ma­de­ra. Pro­ce­so que evi­ta que la ma­de­ra sea víc­ti­ma de la po­li­lla, y se fi­na­li­za con la la­ca­da y pin­ta­da de la pie­za ar­tís­ti­ca. La du­ra­ción de es­te pro­ce­so de­pen­de del ta­ma­ño de la obra.

AR­TE. Las es­cul­tu­ras tam­bién se for­man con mo­to­sie­rras.

TA­LEN­TO. San An­to­nio es la cu­na del ar­te en ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.