ONU ce­le­bra la vo­lun­tad po­lí­ti­ca del país an­te los ODS

Ar­naud Pe­ral, coor­di­na­dor de la or­ga­ni­za­ción, eva­lúa el avan­ce de los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble.

La Hora Carchi - - PAÍS -

To­das las for­mas de vio­len­cia li­mi­tan las me­tas de desa­rro­llo sos­te­ni­ble y es uno de los vec­to­res so­bre el cual Ecua­dor de­be tra­ba­jar fuer­te­men­te". ONU ha­ce un lla­ma­do a los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos pa­ra que aco­gan la Agen­da 2030 y los ODS co­mo su ho­ja de ru­ta, en las elec­cio­nes de mar­zo de 2019".

¿Qué men­sa­je de­jan la Agen­da 2030 y los 17 Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble a quie­nes pien­san que el bie­nes­tar es­tá so­lo en las ma­nos de los Es­ta­dos o, por el con­tra­rio, so­lo en las del libre mer­ca­do?

Es una agen­da glo­bal muy am­bi­cio­sa, que co­nec­ta a la so­cie­dad ci­vil, las em­pre­sas, la aca­de­mia, el Go­bierno. Fue cons­trui­da de for­ma par­ti­ci­pa­ti­va. En Ecua­dor ha ha­bi­do una apro­pia­ción bas­tan­te bue­na. La red de em­pre­sas por el Pac­to Glo­bal es un ejem­plo. El Co­mi­té Em­pre­sa­rial, asi­mis­mo, ha ar­ti­cu­la­do cri­te­rios de com­pe­ti­ti­vi­dad con los de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y am­bien­tal. Lo que se bus­ca es trans­for­mar la for­ma de pro­du­cir y con­su­mir. No hay que de­jar de ce­le­brar que los go­bier­nos lo­ca­les han to­ma­do la Agen­da co­mo su ho­ja de ru­ta de pla­ni­fi­ca­ción y el go­bierno de Le­nín Mo­reno ha ali­nea­do su Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo con es­tas me­tas glo­ba­les.

¿La Agen­da y los ODS no se con­vier­ten a la par en una aler­ta na­ran­ja so­bre un mun­do que, si si­gue co­mo es­tá, ya no da más?

No hay que pen­sar en la 2030 so­lo co­mo una agen­da de bie­nes­tar. En efec­to hay en ella una se­rie de se­má­fo­ros in­clu­so en ro­jo si se mi­ra, por ejem­plo, los ni­ve­les de pér­di­da de bio­di­ver­si­dad: más del 70% des­de la dé­ca­da de los 70. Asi­mis­mo, fren­te a la mul­ti­pli­ci­dad de con­flic­tos so­cia­les o la xe­no­fo­bia, la Agen­da es una aler­ta que nos lle­va a sen­tir la ur­gen­cia de en­ten­der que ya no nos que­da mu­cho tiem­po. Hay que vol­ver a los equi­li­brios mí­ni­mos.

Pa­ra Na­cio­nes Uni­das, ¿cuál es la res­pues­ta de Ecua­dor fren­te a es­tos re­tos glo­ba­les?

Es un país en un ca­mino po­si­ti­vo, por vo­lun­tad po­lí­ti­ca y por sus avan­ces sis­te­má­ti­cos en ga­ran­ti­zar de­re­chos. La vi­sión de no de­jar a na­die atrás de la Agen­da 2030 es­tá muy pre­sen­te en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca ecua­to­ria­na. El úl­ti­mo in­for­me de país, que se pre­sen­tó en ju­nio, mues­tra lo­gros en sa­lud, edu­ca­ción y for­ta­le­ci­mien­to del Es­ta­do de de­re­cho. La fir­ma del Acuer­do de Pa­rís, la ra­ti­fi­ca­ción en la Asam­blea del Pro­to­co­lo de Na­go­ya (so­bre re­cur­sos ge­né­ti­cos), la fir­ma de la Ley de erra­di­ca­ción de las for­mas de vio­len­cia con­tra la mu­jer son pa­sos im­por­tan­tes.

¿Cuán­ta ca­ra tie­ne que plan­tar aún el Es­ta­do fren­te a los mi­les de ca­sos de vio­len­cia se­xual con­tra los ni­ños o los fe­mi­ci­dios?

To­das las for­mas de vio­len­cia tie­nen cos­tos ex­po­nen­cia­les pa­ra la so­cie­dad. Co­rres­pon­de cam­biar los pa­tro­na­les cul­tu­ra­les que nor­ma­li­zan la vio­len­cia, es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos de aler­ta tem­pra­na y de­fi­nir pro­ce­sos de acom­pa­ña­mien­to a las fa­mi­lias.

¿Otro re­to es la crea­ción de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­pe­cí­fi­ca de com­ba­te a la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad?

El ODS 16, por ejem­plo, ha­bla del me­jo­ra­mien­to de los me­ca­nis­mos de con­trol. Hay que me­jo­rar los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción pú­bli­ca. Hay que evi­tar que la ex­cep­ción se con­vier­ta en la re­gla.

¿Có­mo ha avan­za­do el acom­pa­ña­mien­to del Pnud en el aná­li­sis de la ru­ta del di­ne­ro que se fue por co­rrup­ción?

He­mos apo­ya­do en el in­ter­cam­bio de bue­nas prác­ti­cas, de me­ca­nis­mos que han fun­cio­na­do en otros paí­ses, con vi­sio­nes más téc­ni­cas a ni­vel de Fis­ca­lía, el INEC, la Sen­pla­des. Tam­bién ha ha­bi­do un apor­te en el tra­ba­jo nor­ma­ti­vo. Ecua­dor es fir­man­te del Tra­ta­do con­tra la co­rrup­ción, des­de 2015. Con el Pnud, a par­tir de una so­li­ci­tud del Mi­nis­te­rio de Ener­gía, ayu­da­mos a rea­li­zar una li­ci­ta­ción in­ter­na­cio­nal de em­pre­sas pa­ra ese aná­li­sis y es­pe­ra­mos re­ci­bir en di­ciem­bre los in­for­mes fi­na­les. Es­to es un mo­de­lo in­tere­san­te, pe­ro no muy usual den­tro de Na­cio­nes Uni­das.

¿Una ex­pe­rien­cia co­mo la de la Co­mi­sión In­ter­na­cio­nal Con­tra la Im­pu­ni­dad en Gua­te­ma­la es re­pli­ca­ble en Ecua­dor?

Es un ca­so muy es­pe­cí­fi­co el de Gua­te­ma­la, y Na­cio­nes Uni­das ha ayu­da­do a mon­tar una es­truc­tu­ra. Has­ta aho­ra es el úni­co mo­de­lo que exis­te, no ha si­do ni adap­ta­do ni re­pli­ca­do en otros ca­sos. Es muy inusual, por­que tie­ne al­gu­nas atri­bu­cio­nes que co­rres­pon­den a ór­ga­nos de con­trol del país. En­ton­ces, es bas­tan­te com­ple­jo pen­sar que se pue­de adap­tar o replicar ese mo­de­lo en otros paí­ses, des­de el pun­to de vis­ta le­gal o cons­ti­tu­cio­nal. Pe­ro creo que hay ex­pe­rien­cias in­tere­san­tes de las cua­les se pue­de apren­der.

¿Otras ins­ti­tu­cio­nes del país han pe­di­do es­te apo­yo a Na­cio­nes Uni­das?

El Mi­nis­te­rio de Fi­nan­zas, por ejem­plo, ha pe­di­do acom­pa­ña­mien­to téc­ni­co pa­ra el te­ma del ras­treo de di­ne­ros, pa­ra for­ta­le­cer me­ca­nis­mos de con­trol den­tro de la ins­ti­tu­ción.

ES­PE­CIA­LIS­TA. Ar­naud Pe­ral cuen­ta con una maes­tría en Eco­no­mía del Desa­rro­llo por la U. de Pa­rís X-Nan­te­rre. Es coor­di­na­dor re­si­den­te de la ONU des­de 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.