¿Otra eco­no­mía es po­si­ble?

La Hora Carchi - - OPINIÓN - GUS­TA­VO AN­DRA­DE

El sis­te­ma eco­nó­mi­co he­ge­mó­ni­co a ni­vel mun­dial plan­tea que la so­cie­dad de­be lle­gar a un ni­vel de equi­li­brio de acuer­do con la ley de la ofer­ta y la de­man­da, mis­ma que se re­gu­la por la “mano in­vi­si­ble del mer­ca­do”. Es­te mo­de­lo que re­ci­be el nom­bre de ca­pi­ta­lis­ta uti­li­za a la glo­ba­li­za­ción co­mo he­rra­mien­ta de do­mi­nio, ge­ne­ran­do una des­pro­por­cio­nal dis­tri­bu­ción en­tre los po­see­do­res del di­ne­ro y el res­to de per­so­nas. Es­to se evi­den­cia en que el: “1% más ri­co de la po­bla­ción mun­dial po­see más ri­que­za que el 99% res­tan­te de las per­so­nas”.

Fe­nó­me­no­quein­flu­yeal­noe­xis­tir unas re­glas cla­ras de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les es­ta­ble­ci­das en las le­yes, un ma­yor em­po­bre­ci­mien­to de­bi­do a queen­mu­chos­ca­sos­se­ge­ne­ra­pre­ca­ri­za­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les, lo que im­po­si­bi­li­ta que los tra­ba­ja­do­res ac­ce­dan a un sa­la­rio con el que pue­dan­cu­brir­sus­ne­ce­si­da­des.

Con la fi­na­li­dad de con­tri­buir a su­pe­rar las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que pro­du­ce es­te ti­po de eco­no­mía, que úni­ca­men­te be­ne­fi­cia a los gran­des em­pre­sa­rios, es im­por­tan­te ge­ne­rar em­pren­di­mien­tos pro­duc­ti­vos que se sus­ten­ten en otra for­ma de en­ten­der a la eco­no­mía, en don­de pri­men prin­ci­pios de vi­da que de ma­ne­ra al­truis­ta bus­quen la su­pera­ción de la co­lec­ti­vi­dad so­bre la in­di­vi­dua­li­dad, y en don­de pri­me la coope­ra­ción so­bre la com­pe­ten­cia. Es­tos son los pos­tu­la­dos de un nue­vo sis­te­ma eco­nó­mi­co, al que se lo de­no­mi­na so­cial y so­li­da­rio, en el que sur­te efec­to una me­ta­mor­fo­sis so­cial a tra­vés de la cual se pa­sa de los flu­jos eco­nó­mi­cos a un sis­te­ma de pro­duc­ción que se sus­ten­ta en el fac­tor ‘C’, que sig­ni­fi­ca: la coope­ra­ción, el com­pa­ñe­ris­mo, el com­par­tir, la co­mu­ni­dad, la co­mu­nión, en fin esa se­rie de ele­men­tos que po­si­bi­li­tan la in­te­gra­ción hu­ma­na. Es­to im­pli­ca una re­de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca de la vi­da en la que se su­pera esa pre­con­cep­ción de­ter­mi­nis­ta dar­wi­nia­na que con­ci­be a la po­bre­za co­mo al­go con­sus­tan­cial a la so­cie­dad re­em­pla­zán­do­la por la éti­ca.

Des­pués de es­te aná­li­sis, les pre­gun­to us­te­des: ¿dón­de rea­li­zan sus com­pras? Con to­da se­gu­ri­dad a la vuel­ta de la es­qui­na us­ted en­con­tra­rá un em­pren­de­dor que con di­fi­cul­tad lo­gra día a día man­te­ner su ne­go­cio. Ha­ga­mos un tra­to, va­lo­re­mos la eco­no­mía lo­cal, uná­mo­nos a reac­ti­var la eco­no­mía en Iba­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.