La des­con­fian­za y la ven­gan­za no cons­tru­yen

La Hora Carchi - - OPINIÓN - FAUS­TO JA­RA­MI­LLO Y.

Una de las más som­brías he­ren­cias del an­te­rior ré­gi­men es el mie­do. La po­lí­ti­ca per­se­cu­to­ria que im­ple­men­tó, des­de la pre­si­den­cia, el in­nom­bra­ble eco­no­mis­ta, fue la de la pa­la­bra en­cen­di­da y gro­se­ra, las ór­de­nes dic­ta­das en las sa­ba­ti­nas que la jus­ti­cia a la que me­tió mano, obe­de­cía cie­ga­men­te, la vi­si­ta de im­pro­vi­so de las bri­ga­das del SRI, y so­bre to­do, la vio­len­cia con la que se re­pri­mía la pro­tes­ta so­cial. Muer­tos, he­ri­dos, pre­sos, cam­bios de uni­da­des edu­ca­ti­vas a los jó­ve­nes, sus­crip­ción de Acuer­dos mi­nis­te­ria­les con de­di­ca­to­ria, y un lar­go et­cé­te­ra que fue ca­lan­do, po­co a po­co, ese mie­do cer­val, pa­ra­li­zan­te, que aplas­tó cual­quier in­ten­to de reac­ción. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos mos­tra­ron su co­bar­día y la so­cie­dad pre­fi­rió adop­tar la ac­ti­tud del aves­truz, es­con­dió la ca­be­za en la are­na del si­len­cio y de la su­mi­sión.

Al rom­per­se el di­que de esa vio­len­cia, la ciu­da­da­nía mues­tra aho­ra unos sen­ti­mien­tos de­tes­ta­bles y di­fí­ci­les de con­tro­la: la des­con­fian­za y la ven­gan­za. Des­con­fía de to­do y de to­dos; no hay te­ma o per­so­na­je que pa­se el con­trol ciu­da­dano, por­que una mo­ta en su pa­sa­do, un cla­ros­cu­ro en su fa­mi­lia o amis­ta­des des­ca­li­fi­can a cual­quier ecua­to­riano.

La ven­gan­za, por su par­te, sen­ti­mien­to po­co co­no­ci­do en las re­la­cio­nes so­cia­les, es aho­ra la prin­ci­pal, y en oca­sio­nes la úni­ca, mi­ra­da con la que se ve y se juz­ga las ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des y de la jus­ti­cia. Si una per­so­na cu­yo desem­pe­ño sea lím­pi­do y hon­ra­do, aho­ra de­be ser acu­sa­da y juz­ga­da co­mo reo de los peores crí­me­nes por el de­li­to de ha­ber de­mos­tra­do cier­ta cer­ca­nía con el ré­gi­men pa­sa­do, y su fu­tu­ro no pue­de ser otro que el vi­vir unos cuán­tos años en la cár­cel de La­ta­cun­ga.

Hay, en­ton­ces, en la so­cie­dad ecua­to­ria­na, un cier­to tu­fo de des­truc­ción. Na­die, o ca­si na­die, pro­po­ne, so­lo cri­ti­ca y vo­ci­fe­ra. La aten­ción es­tá cen­tra­da en la ac­tua­ción de los jue­ces a los que la suer­te les ha en­tre­ga­do la responsabilidad de co­no­cer cier­tas cau­sas con­tra los an­te­rio­res miem­bros de la cor­te ce­les­tial del apren­diz de ti­rano que nos go­ber­nó has­ta ha­ce po­co. Si su fa­llo coin­ci­de con la ven­gan­za, en­ton­ces se aplau­de; pe­ro, si su fa­llo es con­tra­rio a ella, en­se­gui­da el epí­te­to in­sul­tan­te, la lla­ma­da a pro­ce­der co­mo Tor­que­ma­da y cla­var el IN­RI de trai­dor o cual­quier otro.

Creo que va sien­do ho­ra de que la cal­ma y la ra­zón vuel­van a la ciu­da­da­nía. Hay que juz­gar a los des­ho­nes­tos y a los que ha­yan pro­ce­di­do con­tra la éti­ca y con­tra las le­yes; pe­ro esa ac­ción es pro­pia de la jus­ti­cia y no de los ciu­da­da­nos y de las re­des so­cia­les. A los ca­mi­nan­tes nos co­rres­pon­de pen­sar so­bre el país que cree­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.