Aná­li­sis del de­li­to de pe­cu­la­do

La Hora Carchi - - JUDICIALES -

Es­te ti­po pe­nal par­te con un su­je­to ca­li­fi­ca­do ne­ce­sa­ria­men­te que de­be ser un fun­cio­na­rio pú­bli­co que ten­ga por obli­ga­ción la re­cau­da­ción, la ad­mi­nis­tra­ción o el gas­to de bie­nes pú­bli­cos, es­pe­cial­men­te en dinero o en otras co­sas fun­gi­bles.

Ge­ne­ra­li­da­des

Es de­cir, al ser es­te un su­je­to ca­li­fi­ca­do si lo ve­mos des­de el pun­to de vis­ta del po­der del de­re­cho pe­nal se men­cio­na­ría, que no es al­go que se tie­ne, sino al­go que se ejer­ce, y pue­de ejer­cér­se­lo de dos mo­dos, que son la le­gi­ti­ma­ción di­rec­ta, en­ten­di­da co­mo aque­lla que li­mi­ta e ini­cia el pro­ce­so de cri­mi­na­li­za­ción se­cun­da­ria, y se res­trin­ge a la de­ci­sión de in­te­rrum­pir o ha­bi­li­tar la con­ti­nua­ción de ese ejer­ci­cio, y la le­gi­ti­ma­ción del ám­bi­to pu­ni­ti­vo, que bus­ca la co­mu­ni­ca­ción, pa­ra­le­la y con­di­cio­nan­te, me­dian­te la com­pro­ba­ción de que el po­der pu­ni­ti­vo ope­ra de mo­do exac­ta­men­te in­ver­so al des­crip­ti­vo por el dis­cur­so pe­nal tra­di­cio­nal, ve­ri­fi­ca­ble con la me­ra ob­ser­va­ción le­gal de la reali­dad so­cial para cum­plir la fun­ción de ejer­ci­cio di­rec­to de po­der, mis­mo que se desa­rro­lla a tra­vés de una teo­ría ju­rí­di­ca com­pues­ta por el con­jun­to de ac­tos po­lí­ti­cos de cri­mi­na­li­za­ción pri­ma­ria o de de­ci­sio­nes pro­gra­má­ti­cas pu­ni­ti­vas de las agen­das po­lí­ti­cas, que fren­te a es­tos co­no­ci­mien­tos de com­pro­ba­ción co­ti­dia­na, que son fru­to de dis­tor­sio­nes co­yun­tu­ra­les del po­der pu­ni­ti­vo, de ca­rac­te­res es­truc­tu­ra­les en oca­sio­nes le­sio­nan se­ria­men­te el de­re­cho pe­nal, por ig­no­rar­lo con to­do su ar­se­nal me­tó­di­co dis­po­ni­ble, tan­to que los ac­tos po­lí­ti­cos de igual o ma­yor je­rar­quía, des­ti­na­dos a orien­tar las d eci­sio­nes ju­rí­di­cas que for­man par­te del pro­ce­so de cri­mi­na­li­za­ción se­cun­da­ria, den­tro del cual cons­ti­tu­ye un po­der muy li­mi­ta­do, en com­pa­ra­ción con la per­cep­ción del po­der real de cri­mi­na­li­za­ción en la teo­ría pe­nal que en oca­sio­nes ge­ne­ra per­jui­cios pa­tri­mo­nia­les, por ac­ción u omi­sión de los agen­tes del es­ta­do en la in­ves­ti­ga­ción o re­pre­sión del de­li­to co­me­ti­do, ge­ne­ran­do con­se­cuen­cias que son par­te de la pu­ni­ción, o sea que cons­ti­tu­yen pe­nas en ba­se a los he­chos que eje­cu­tan por par­te de fun­cio­na­rios del es­ta­do mis­mos, que pe­se a la prohi­bi­ción dic­ta­da por el po­der pu­ni­ti­vo co­me­ten el ac­to par­tien­do de la fal­sa per­cep­ción de la cri­mi­na­li­za­ción, co­mo un pro­ce­so na­tu­ral, que se sus­ten­ta en la reali­dad que en ca­sos no re­suel­ve sino que, por el con­tra­rio, ge­ne­ral­men­te po­ten­cia, pues no ha­ce más que cri­mi­na­li­zar al­gu­nos ca­sos ais­la­dos, pro­du­ci­dos por las per­so­nas más vul­ne­ra­bles al po­der pu­ni­ti­vo.

Ti­po Pe­nal del Pe­cu­la­do

Tan­to así, que co­mo se men­cio­na en el Ar­tícu­lo 278 del Có­di­go Or­gá­ni­co In­te­gral Pe­nal, se en­ten­de­rá al Pe­cu­la­do, co­mo aquel ti­po pe­nal que “Las o los ser­vi­do­res pú­bli­cos y las per­so­nas que ac­túen en vir­tud de una po­tes­tad es­ta­tal en al­gu­na de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do, de­ter­mi­na­das en la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, en be­ne­fi­cio pro­pio o de ter­ce­ros; abu­sen, se apro­pien, dis­trai­gan o dis­pon­gan ar­bi­tra­ria­men­te de bie­nes mue­bles o in­mue­bles, di­ne­ros pú­bli­cos o pri­va­dos, efec­tos que los re­pre­sen­ten, pie­zas, tí­tu­los o do­cu­men­tos que es­tén en su po­der en vir­tud o ra­zón de su car­go, se­rán san­cio­na­dos con pe­na pri­va­ti­va de libertad de diez a tre­ce años.

Si los su­je­tos des­cri­tos en el pri­mer in­ci­so uti­li­zan, en be­ne­fi­cio pro­pio o de ter­ce­ras per­so­nas, tra­ba­ja­do­res re­mu­ne­ra­dos por el Es­ta­do o por las en­ti­da­des del sec­tor pú­bli­co o bie­nes del sec­tor pú­bli­co, cuan­do es­to sig­ni­fi­que lu­cro o in­cre­men­to pa­tri­mo­nial, se­rán san­cio­na­dos con pe­na pri­va­ti­va de libertad de cin­co a sie­te años.

La mis­ma pe­na se apli­ca­rá cuan­do los su­je­tos des­cri­tos en el pri­mer in­ci­so se apro­ve­chen eco­nó­mi­ca­men­te, en be­ne­fi­cio pro­pio o de ter­ce­ras per­so­nas, de es­tu­dios, proyectos, in­for­mes, re­so­lu­cio­nes y más do­cu­men­tos, ca­li­fi­ca­dos de se­cre­tos, re­ser­va­dos o de cir­cu­la­ción res­trin­gi­da, que es­tén o ha­yan es­ta­do en su co­no­ci­mien­to o ba­jo su de­pen­den­cia en ra­zón o con oca­sión del car­go que ejer­cen o han ejer­ci­do.

Son res­pon­sa­bles de pe­cu­la­do las o los fun­cio­na­rios, ad­mi­nis­tra­do­res, eje­cu­ti­vos o em­plea­dos de las ins­ti­tu­cio­nes del Sis­te­ma Fi­nan­cie­ro Na­cio­nal o en­ti­da­des de eco­no­mía po­pu­lar y solidaria que reali­cen ac­ti­vi­da­des de in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra, así co­mo los miem­bros o vo­ca­les de los di­rec­to­rios y de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de es­tas en­ti­da­des, que con abu­so de las fun­cio­nes pro­pias de su car­go dis­pon­gan frau­du­len­ta­men­te, se apro­pien o dis­trai­gan los fon­dos, bie­nes, di­ne­ros o efec­tos pri­va­dos que los re­pre­sen­ten, cau­san­do di­rec­ta­men­te un per­jui­cio eco­nó­mi­co a sus so­cios, de­po­si­ta­rios, cuen­ta par­tí­ci­pes o ti­tu­la­res de los bie­nes, fon­dos o di­ne­ros, se­rán san­cio­na­dos con pe­na pri­va­ti­va de libertad de diez a tre­ce años.

La per­so­na que ob­ten­ga o con­ce­da cré­di­tos vin­cu­la­dos, re­la­cio­na­dos o in­ter­com­pa­ñías, vio­lan­do ex­pre­sas dis­po­si­cio­nes le­ga­les res­pec­to de es­ta cla­se de ope­ra­cio­nes, en per­jui­cio de la Ins­ti­tu­ción Fi­nan­cie­ra, se­rá san­cio­na­da con pe­na pri­va­ti­va de libertad de sie­te a diez años.

La mis­ma pe­na se apli­ca­rá a los be­ne­fi­cia­rios que in­ter­ven­gan en el co­me­ti­mien­to de es­te ilí­ci­to y a la per­so­na que pres­te su nom­bre para be­ne­fi­cio pro­pio o de un ter­ce­ro, aun­que no po­sea las ca­li­da­des pre­vis­tas en el in­ci­so an­te­rior.

Las o los sen­ten­cia­dos por las con­duc­tas pre­vis­tas en es­te ar­tícu­lo que­da­rán in­ca­pa­ci­ta­das o in­ca­pa­ci­ta­dos de por vi­da, para el desem­pe­ño de to­do car­go pú­bli­co, to­do car­go en en­ti­dad fi­nan­cie­ra o en en­ti­da­des de la eco­no­mía po­pu­lar y solidaria que reali­cen in­ter­me­dia­ción fi­nan­cie­ra. (CÓ­DI­GO OR­GÁ­NI­CO IN­TE­GRAL PE­NAL, 2014)

Fun­cio­na­rio Pú­bli­co, Su­je­to ca­li­fi­ca­do. Ele­men­to cons­ti­tu­ti­vo del Pe­cu­la­do.

Es de­cir, es­te es un ti­po Pe­nal un tan­to com­ple­jo en ini­cio por qué se ne­ce­si­ta de la pre­sen­cia de un su­je­to ac­ti­vo ca­li­fi­ca­do, en­ten­di­do co­mo un fun­cio­na­rio pú­bli­co o un par­ti­cu­lar que pres­te un ser­vi­cio pú­bli­co a fa­vor pro­pio o de ter­ce­ros, te­nien­do co­mo ob­je­ti­vo efec­tuar el des­vió o abu­so de esos fon­dos pú­bli­cos y que trae con­si­go una vez ve­ri­fi­ca­do el co­me­ti­mien­to del ac­to des­de su ini­cio o ITER CRIMINIS, has­ta la con­se­cu­ción del mis­mo cier­tas in­ca­pa­ci­da­des, co­mo la del ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca de ma­ne­ra per­pe­tua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.