Los as­pi­ran­tes a jue­ces con­fían en la la­bor de los in­te­gran­tes de quie­nes con­for­man la co­mi­sión ca­li­fi­ca­do­ra.

La Hora Carchi - - PAÍS -

Los pos­tu­lan­tes a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, que has­ta el mo­men­to han pa­sa­do por la fa­se de com­pa­re­cen­cia oral, coin­ci­den en se­ña­lar que el pro­ce­so de se­lec­ción se cum­ple con trans­pa­ren­cia y con­fían en la la­bor que rea­li­za la co­mi­sión ca­li­fi­ca­do­ra in­te­gra­da por Ra­mi­ro Gar­cía, Al­ber­to Wray, Aman­da Páez, Va­ne­sa Agui­rre, Er­nes­to Al­bán y Ra­fael Oyar­te.

En el desa­rro­llo de las au­dien­cias, los co­mi­sio­na­dos rea­li­zan di­fe­ren­tes pre­gun­tas so­bre ma­te­ria cons­ti­tu­cio­nal y po­nen ejem­plos hi­po­té­ti­cos de ca­sos que les to­ca­ría re­sol­ver a los con­cur­san­tes en el ca­so de lo­grar un cu­po co­mo ma­gis­tra­dos cons­ti­tu­cio­na­les. “No es fá­cil asu­mir esas pre­gun­tas con la ra­pi­dez con que su­ce­den”, ma­ni­fes­tó Kar­la An­dra­de, pos­tu­lan­te.

Es que las pre­gun­tas que rea­li­zan los co­mi­sio­na­dos pue­den pa­sar de un mo­men­to a otro de una ac­ción de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad, a jus­ti­cia in­dí­ge­na fren­te a jus­ti­cia or­di­na­ria, y lue­go te­ner que res­pon­der a te­mas de ca­rác­ter pe­nal, pro­ce­so de for­ma­ción de le­yes o de­re­chos de la na­tu­ra­le­za.

Pe­ro pa­ra An­dra­de, es un me­ca­nis­mo vá­li­do pa­ra eva­luar el co­no­ci­mien­to que tie­nen los can­di­da­tos pa­ra ejer­cer a fu­tu­ro los car­gos pa­ra los que es­tán pos­tu­lan­do. co­mi­sio­na­dos fren­te a la apli­ca­ción de la nor­ma­ti­va cons­ti­tu­cio­nal, lo que pa­ra el pos­tu­lan­te Ra­mi­ro Ávi­la re­fle­ja las va­rias ten­den­cias y es­cue­las ju­rí­di­cas que exis­ten en el país. “Me pa­re­ce que es un ejer­ci­cio vá­li­do y hay que ver có­mo sa­len los pun­ta­jes”, di­jo Ávi­la.

La tam­bién pos­tu­lan­te Car­men Co­rral ca­li­fi­có de ri­gu­ro­so el pro­ce­so de se­lec­ción, pe­ro agre­gó que ese de­be ser el sen­ti­do, ya que es de tras­cen­den­cia e im­por­tan­cia pa­ra el país. “Creo que el Ecua­dor se me­re­ce una Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de pri­me­ra. La co­mi­sión tie­ne una al­tí­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra de­ter­mi­nar los nue­vos jue­ces y creo que de­be ser un pro­ce­so his­tó­ri­co”, di­jo Co­rral. San­dra Cor­de­ro des­ta­có que el pro­ce­so sea pú­bli­co, lo que da opor­tu­ni­dad no so­lo a los co­mi­sio­na­dos sino tam­bién a la ciu­da­da­nía, el co­no­cer y juz­gar las in­ter­ven­cio­nes de los pos­tu­lan­tes.

Agre­gó que la co­mi­sión es es­tric­ta pe­ro que eso es ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir un buen pro­ce­so de se­lec­ción de los pró­xi­mos jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les, y de­fen­dió sus ar­gu­men­tos ex­pues­tos en la com­pa­re­cen­cia oral, ya que di­jo que ca­da pos­tu­lan­te y ca­da co­mi­sio­na­do tie­nen su par­ti­cu­lar aná­li­sis cons­ti­tu­cio­nal.

“Ca­da uno de los abo­ga­dos y abo­ga­das te­ne­mos nues­tros po­si­cio­na­mien­tos y esa es la fa­cul­tad que tie­ne la co­mi­sión de ha­cer las pre­gun­tas que con­si­de­re ne­ce­sa­rio y es­toy se­gu­ra que va­lo­ra­rán de la me­jor ma­ne­ra”, di­jo Cor­de­ro. As­san­ge di­ce no es­tar en con­tra de una “re­gu­la­ción jus­ta” y “po­lí­ti­cas ade­cua­das”, pe­ro sos­tu­vo que el Es­ta­do “no pue­de ac­tuar en con­tra de la Cons­ti­tu­ción, res­trin­gien­do la dig­ni­dad hu­ma­na”. Se­ña­la, por ejem­plo, que no se ha per­mi­ti­do el in­gre­so de vi­si­tas de par­la­men­ta­rios ale­ma­nes y una re­pre­sen­tan­te de Hu­man Rights Watch. Se­gún la Pro­cu­ra­du­ría, no cum­plie­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.