El Pe­se­bre

La Hora Carchi - - OPINIÓN - LAU­RA BE­NÍ­TEZ CIS­NE­ROS

La pre­sen­ta­ción del Pe­se­bre es una tra­di­ción y cos­tum­bre de la igle­sia que tie­ne más de ocho si­glos de his­to­ria, co­men­zó con el Be­lén de San Fran­cis­co de Asís por el año de 1223 lo­ca­li­za­do en Grec­cio (Ita­lia). Se cuen­ta que mien­tras re­co­rría el pe­que­ño cas­ti­llo de Rie­ti fue don­de to­do co­men­zó, la idea ins­pi­ra­do­ra pa­ra Fran­cis­co de re­pro­du­cir en vi­vo el Na­ci­mien­to de Je­sús.

La cos­tum­bre y tra­di­ción de los Be­le­nes se di­fun­dió por to­da Ita­lia y lue­go al mun­do en­te­ro y hoy el na­ci­mien­to de Je­sús es una tra­di­ción na­vi­de­ña en mu­chos paí­ses del glo­bo te­rres­tre. His­tó­ri­ca­men­te co­no­ce­mos que el na­ci­mien­to vi­vien­te se ce­le­bró co­mo ha­bía es­ta­do pre­vis­ta la gen­te de aquel cas­ti­llo, gran­des y pe­que­ños sa­lían de sus ca­sas res­pon­dien­do “Ala­ba­do sea el Se­ñor” y to­do se reali­zó co­mo es­ta­ba pre­vis­to.

La gen­te del cas­ti­llo se di­ri­gió don­de vi­vían los frai­les en me­dio del bos­que can­tan­do y con an­tor­chas, en una gru­ta se pre­pa­ra­ba un al­tar so­bre un Pe­se­bre, en la cual ha­bían co­lo­ca­do una mu­la y un buey, en esa no­che se exal­tó la po­bre­za, se rin­dió ho­nor a la sen­ci­llez, y se ala­bó la hu­mil­dad y Grec­cio fue la nue­va Be­lén; pa­ra es­ta ce­le­bra­ción tan ori­gi­nal, Fran­cis­co de Asís ha­bía ob­te­ni­do el per­mi­so del Pa­pa Ho­no­ra­to III.

Es oca­sión pa­ra en­se­ñar a los hi­jos uno de los he­chos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la vi­da re­li­gio­sa, cul­ti­var la ilu­sión de la es­pe­ra y la di­cha de dar a co­ger ese ca­lor hu­mano y efec­ti­vo. Es una fies­ta que la ce­le­bra­mos ca­da año: el Na­ci­mien­to de Je­sús, y los ni­ños y adul­tos mues­tran un ros­tro dis­tin­to, com­par­ten la di­cha y re­vi­ven la ima­gen de la fan­ta­sía pro­pias de la in­fan­cia.

Arre­glan­do los Pe­se­bres y ha­cien­do eco a es­te mo­men­to de ca­lor efec­ti­vo que ale­gra el co­ra­zón y sir­ve pa­ra el re­co­gi­mien­to del es­pí­ri­tu, ha­ga­mos gran­des e inol­vi­da­bles es­tas fies­tas. No ha­ce fal­ta di­ne­ro sino un pro­fun­do de­seo de dar to­do, lo be­llo y bueno que so­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.