CEGUERA INSULTANTE Y GRO­SE­RA

La Hora Carchi - - OPINIÓN -

Hay quien afir­ma que las de­mo­cra­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas se dis­tin­guen de otros re­gí­me­nes po­lí­ti­cos por­que es­tán acos­tum­bra­das a que el enemi­go es­té siem­pre fue­ra de las fron­te­ras te­rri­to­ria­les don­de ope­ra el sis­te­ma. Los co­rrup­to­res y de­lin­cuen­tes vie­nen de fue­ra, y los co­rrom­pi­dos se nos pre­sen­tan co­mo “gen­te dé­bil e inocen­te”, co­mo si las le­yes les fue­ran aje­nas. Una ima­gen que los he­chos van des­mon­tan­do día a día.

En los pro­ce­sos le­ga­les que se si­guen con­tra los co­rrup­tos fal­tan cóm­pli­ces y en­cu­bri­do­res. Se­ría un buen pa­so pa­ra co­men­zar a abrir, sin com­ple­jos, la pe­no­sa co­rrup­ción de las éli­tes po­lí­ti­cas del país. Se po­dría ven­ti­lar más de una con­duc­ta mo­ral­men­te no­ci­va. Es­ta ne­ce­si­dad la de­ve­la el diá­lo­go del ‘Cha­po’ Guz­mán, en el jui­cio al que se le so­me­te en Es­ta­dos Uni­dos, con un di­ri­gen­te de las FARC so­bre el trá­fi­co de dro­ga vía Gua­ya­quil.

Bas­ta con te­ner de­lan­te un ma­pa vial del país, pa­ra dar­se cuen­ta de que con al­gu­na de sus lo­ca­li­da­des, per­so­nas no pre­ci­sa­men­te de la mi­li­cia o la Po­li­cía, em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les de­bie­ron “tro­pe­zar­se” con los vehícu­los que trans­por­ta­ban la dro­ga. La red de com­pli­ci­da­des es, a sim­ple vis­ta, ex­ten­sa y com­ple­ja. Se exi­gen ar­gu­men­tos y con­tra­ar­gu­men­tos que ex­pli­quen có­mo se pro­du­jo to­do en sus na­ri­ces.

La ceguera de los go­bier­nos de en­ton­ces, tan­to el na­cio­nal co­mo los lo­ca­les, es insultante por gro­se­ra. Se re­quie­re po­ner­la an­te la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro so­bre to­do a la enor­me ga­le­ría de per­so­na­jes que sus­ten­ta­ron una red de­lin­cuen­cial tan bien tra­ba­ja­da y ar­ti­cu­la­da. Que ha­ga, por fin, un es­fuer­zo por ex­pli­car tan sis­te­má­ti­ca tor­pe­za, por de­cir lo me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.