Fe­liz Na­vi­dad

La Hora Carchi - - OPINIÓN - RA­MI­RO RUIZ R.

El mes de di­ciem­bre es dul­ce, de­bie­ra ser apa­ci­ble, pa­ra pen­sar, es­cu­char vi­llan­ci­cos y re­cor­dar. Se han per­di­do los ju­gue­tes que des­per­ta­ban la ima­gi­na­ción de los ni­ños. Aho­ra otros ar­te­fac­tos pro­mue­ven la es­té­ti­ca de lo feo, y tam­bién les ha­ce so­ñar nue­vas cir­cuns­tan­cias y am­bien­tes.

La Na­vi­dad es la fies­ta del na­ci­mien­to. Na­ce­rá un ni­ño que sim­bo­li­za ter­nu­ra, inocen­cia, una vi­da por in­ven­tar­se. En ca­da Na­vi­dad es im­por­tan­te re­no­var el com­pro­mi­so y el tra­ba­jo por un mun­do me­jor.

Pue­de ser una gran opor­tu­ni­dad de vol­ver a aque­llos años de la ni­ñez. La ac­ti­vi­dad prin­ci­pal de los ni­ños es ju­gar. Cons­tru­yen am­bien­tes, co­lo­res, for­mas, ob­je­tos, per­so­na­jes. Jue­gan con las pa­la­bras. In­ven­tan ami­gos ima­gi­na­rios y con­ver­san. La pa­la­bra es co­mo el oxí­geno y el agua, co­mo el ali­men­to y el ca­lor. ¿Qué se­ría de los ni­ños sin pa­la­bra? ¿Po­de­mos ima­gi­nar la exis­ten­cia sin usar la pa­la­bra fue­ra de cual­quier for­ma de co­mu­ni­car pen­sa­mien­tos, sen­sa­cio­nes y afec­tos? Im­po­si­ble.

En Na­vi­dad los per­so­na­jes y los ob­je­tos son in­ven­ta­dos. No son ver­da­de­ros. Tam­po­co tie­nen que ver con la au­tén­ti­ca ce­le­bra­ción del na­ci­mien­to de Je­sús. Sin em­bar­go, apa­re­cen ca­da vez más Pa­pá Noel, la ca­rro­za ja­la­da por re­nos y el ár­bol de Na­vi­dad. De he­cho es­te per­so­na­je es ca­da año más po­pu­lar. Así co­mo el ár­bol. ¿Aca­so los ni­ños no sin in­ven­to­res, ima­gi­na­ti­vos, y los adul­tos no ne­ce­si­ta­mos per­so­na­jes fic­ti­cios? La in­ven­ción es obra de la ima­gi­na­ción, no tie­nen na­da que ver con la ver­dad o fal­se­dad, aun­que se re­la­cio­nan con la reali­dad. Por eso lee­mos no­ve­las de au­to­res re­co­no­ci­dos, ve­mos te­le­no­ve­las y pe­lí­cu­las. Ne­ce­si­ta­mos de per­so­na­jes que nos ayu­den a com­pren­der­nos y me­jo­rar­nos.

La reali­dad es ás­pe­ra, y a ve­ces cruel. Pe­ro es im­por­tan­te ha­cer una pa­ra­da y pen­sar que el ár­bol sim­bo­li­za vi­da, in­te­gri­dad. El olor de sus ho­jas, su tron­co y sus fru­tos son in­con­fun­di­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.