Reali­dad po­lí­ti­ca

La Hora Carchi - - OPINIÓN - MA­NUEL BÁEZ R.

La­men­ta­mos te­ner que de­cir que el fer­vor po­lí­ti­co del pue­blo ca­si ha des­apa­re­ci­do por obre y gra­cia de quien to­dos sa­be­mos, años atrás la cam­pa­ña pre elec­to­ral en­cen­día de ci­vis­mo a to­dos los co­ra­zo­nes, en cam­bio aho­ra ve­mos que se ha arrai­ga­do la apa­tía, frial­dad fue­ra del ci­vis­mo de otros tiem­pos.

Con es­tas tris­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes que hoy te­ne­mos po­de­mos de­cir que tam­bién la po­lí­ti­ca tie­ne que ser le­gi­ti­ma­da, pa­ra que tras­cien­dan los va­lo­res éti­cos y mo­ra­les que bus­quen la so­lu­ción de los pro­ble­mas so­cia­les que tie­nen que ver el pue­blo.

¿Có­mo es po­si­ble que los par­ti­dos, mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos ha­yan ol­vi­da­do sus pro­pios ob­je­ti­vos?

Al­gu­nos can­di­da­tos dan la im­pre­sión de que no es­tán se­gu­ros de que si vi­ven so­ñan­do o sue­ñan que es­tán vi­vien­do; de igual ma­ne­ra se sien­ten pe­que­ños, so­los y vul­ne­ra­bles, es­tán co­mo ver llo­ver, o co­mo na­ve­gan­tes de­sola­dos en un mar de ci­mas y nu­bes, en com­ple­to si­len­cio lu­nar.

Qué pe­na que se ha­ya de­va­lua­do tan­to el es­pí­ri­tu cí­vi­co de las co­rrien­tes po­lí­ti­cas, que me­tían tan­ta ale­gría en tem­po­ra­da de cam­pa­ña, es­pe­cial­men­te en­tre­ga­ban su pro­gra­ma de tra­ba­jo en ca­so de lle­gar por elec­ción po­pu­lar.

Hay un sec­tor de po­bla­ción que se de­tie­ne en el te­ma de la Vi­ce­pre­si­den­cia, con el fin de dis­traer al elec­to­ra­do, cuan­do cual­quier es­tu­dian­te de De­re­cho sa­be que las le­yes se ha­cen pa­ra que ri­jan ha­cia el fu­tu­ro y no con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo.

Así las co­sas elec­to­ra­les nos ha­cen pen­sar que el re­sul­ta­do na­die pue­de acer­tar. Ha­ga­mos que lle­gue la ho­ra de con­fiar en po­lí­ti­cos cons­cien­tes y ca­pa­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.