Una voz en quien con­fiar an­te la de­pre­sión ex­tre­ma

De­trás de una lí­nea te­le­fó­ni­ca es­tán per­so­nas dis­pues­tas a es­cu­char y acom­pa­ñar.

La Hora Carchi - - MIRA -

“Yo ya ha­bía es­co­gi­do el día y la ho­ra”... Es­ta fra­se sa­lió de la bo­ca de ‘Te­re­sa’ (nom­bre pro­te­gi­do), quien aho­ra tie­ne 40 años y en un mo­men­to pen­só en qui­tar­se la vi­da pa­ra dar so­lu­ción a sus pro­ble­mas, que no ex­pli­có cuá­les eran, pe­ro que ator­men­ta­ban su día a día.

Fe­liz­men­te, ella es­tá aún en es­te mun­do y dis­fru­tan­do de su fa­mi­lia, a la que pi­dió per­dón por las ideas des­truc­ti­vas que ron­da­ron su ca­be­za por mu­cho tiem­po. Es­ta mu­jer, al igual que otras tan­tas per­so­nas de to­das las eda­des, pi­die­ron ayu­da y eso les ha sal­va­do la vi­da.

La asis­ten­cia lle­ga de di­fe­ren­tes par­tes, di­ce la mu­jer, que en su ca­so fue su mis­ma fa­mi­lia; y pa­ra otros hay per­so­nas anó­ni­mas que es­tán dis­pues­tas a es­cu­char y con­du­cir­los a que en­cuen­tren el ca­mino de la so­lu­ción. Es­tos son los vo­lun­ta­rios que es­tán de­trás de un te­lé­fono, co­mo los de la Fun­da­ción Te­lé­fono Ami­go y Ayu­da T, de la Fun­da­ción Nues­tros Jó­ve­nes, or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro que brin­dan su apo­yo en el país des­de 1988.

La voz ami­ga

‘Flor’ (seu­dó­ni­mo de una vo­lun­ta­ria) ha sa­bi­do es­cu­char, por apro­xi­ma­da­men­te ocho años, las an­gus­tias, las tris­te­zas y de­s­es­pe­ran­zas de cien­tos de per­so­nas que han lla­ma­do al Te­lé­fono Ami­go.

“Te­ne­mos un in­ci­den­cia de lla­ma­das que ha­blan de la so­le­dad bá­si­ca­men­te. La ma­yo­ría de las ve­ces di­cen que no en­cuen­tran un ca­mino o sa­li­da y ha­blan del sui­ci­dio, se les brin­da apo­yo, acom­pa­ña­mien­to, com­pren­sión, se les per­mi­te ha­blar y que se des­car­guen pa­ra que sien­tan un po­co más de ali­vio. El es­trés acu­mu­la­do des­cien­de y se les da va­rias op­cio­nes”.

Los vo­lun­ta­rios anó­ni­mos, que siem­pre se pre­sen­tan con seu­dó­ni­mos, no pi­den nom­bres ni da­tos a los que lla­man, su mi­sión es es­cu­char­les y pro­por­cio­nar­les acom­pa­ña­mien­to con com­pren­sión pa­ra con­se­guir re­du­cir el ni­vel de es­trés y de an­gus­tia. “No juz­ga­mos, no cri­ti­ca­mos ni emi­ti­mos ca­li­fi­ca­ti­vos. Es un acom­pa­ña­mien­to”, pun­tua­li­za ‘Flor’.

Quie­nes es­tán al otro la­do de la lí­nea te­le­fó­ni­ca ac­túan con se­re­ni­dad y cuan­do la per­so­na que lla­ma ha­bla de sui­ci­dio, tie­nen va­rios mé­to­dos pa­ra ha­cer­les sa­ber que hay se­res cer­ca­nos a los que ha­rían fal­ta. Mu­chos lo­gran sa­lir del es­ta­do cró­ni­co y “en­cuen­tran un po­co de se­re­ni­dad y paz”, aña­de.

Asis­ten­cia

En la Fun­da­ción Te­lé­fono Ami­go cuen­tan con dos si­có­lo­gos vo­lun­ta­rios que atien­den a quie­nes, des­pués de ha­ber lla­ma­do a que les es­cu­chen, quie­ren re­ci­bir asis­ten­cia pro­fe­sio­nal, cuen­ta ‘Flor’. Pe­ro tam­bién en Ayu­da T se les es­cu­cha y lue­go, con con­sen­ti­mien­to, se les da asis­ten­cia si­co­ló­gi­ca y si re­quie­ren de otros ex­per­tos se les re­di­rec­cio­na a dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes pa­ra re­ci­bir ayu­da mé­di­ca o le­gal, de­pen­dien­do de lo que re­quie­ran, cuen­ta Ma­ría Jo­sé Sáenz, en­car­ga­da del pro­yec­to de pre­ven­ción de gé­ne­ro.

DE­PRE­SIÓN. Mu­chas per­so­nas pre­sen­tan pro­ble­mas tan fuer­tes, pe­ro en el país hay or­ga­nis­mos de ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.