Ca­ra­paz es­cri­bió la me­jor his­to­ria del 2018

El ci­clis­ta Ri­chard Ca­ra­paz es el per­so­na­je del 2018. En diá­lo­go con La Ho­ra cuen­ta sus pro­yec­tos pa­ra el año ve­ni­de­ro.

La Hora Carchi - - PORTADA -

El ci­clis­ta car­chen­se se con­vir­tió en unos de los per­so­na­jes más des­ta­ca­dos de es­te año. Sus lo­gros en el World Tour hi­cie­ron que es­cri­ba una his­to­ria has­ta aho­ra iné­di­ta en el Ecua­dor, ga­nan­do una eta­pa del Gi­ro de Ita­lia, que ase­gu­ra, en diá­lo­go con La Ho­ra, se­rá su ob­je­ti­vo del 2019.

TUL­CÁN • Ri­chard Ca­ra­paz Mon­te­ne­gro des­de ha­ce tres años via­ja cons­tan­te­men­te du­ran­te el año al vie­jo con­ti­nen­te, don­de ha lo­gra­do afian­zar su ca­rre­ra de­por­ti­va y con­ver­tir­se en el pri­mer ci­clis­ta World Tour del Ecua­dor.

De­jó la pe­que­ña co­mu­ni­dad de La Pla­ya, en el sec­tor fron­te­ri­zo El Carmelo (Car­chi), pa­ra em­pren­der en es­te gran re­to, que de­jó de ser un sue­ño y le per­mi­tió es­te año ca­ta­pul­tar­se co­mo una de las gran­des fi­gu­ras del Team Mo­vis­tar.

Ha­ber ga­na­do una eta­pa en el Gi­ro de Ita­lia, don­de al­can­zó el cuar­to lu­gar, ubi­cán­do­se en el top cin­co de es­ta exi­gen­te prue­ba ci­clís­ti­ca mun­dial, no só­lo que sa­có lá­gri­mas a los afi­cio­na­dos sino que le­van­tó la au­to­es­ti­ma de los carchenses.

Fue apo­teó­si­co el re­ci­bi­mien­to que ofre­ció Qui­to, Iba­rra, San Ga­briel y Tul­cán tras su re­torno de di­cha com­pe­ten­cia. Os­car Por­ti­lla, co­mu­ni­ca­dor de­por­ti­vo de la ca­pi­tal, se­ña­la que ja­más ha vis­to tan­tos pe­rio­dis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros du­ran­te el arri­bo de un de­por­tis­ta na­cio­nal al país.

Dia­rio La Ho­ra lle­gó has­ta su re­si­den­cia, ubi­ca­da en el sur de Ju­lio An­dra­de, en el Car­chi, la tie­rra de su es­po­sa, con la fi­na­li­dad de dia­lo­gar con el que con­si­de­ra­mos se con­vir­tió en el per­so­na­je del año y en la per­so­na más re­co­no­ci­da y que­ri­da del Car­chi.

Con la sen­ci­llez que le ca­rac­te­ri­za nos re­ci­be y nos ex­pli­ca que tie­ne unos po­cos mi­nu­tos por­que de­be al­mor­zar. Su ré­gi­men ali­men­ta­rio tie­ne sus ho­ra­rios fi­jos, es un pro­fe­sio­nal del ci­clis­mo que los 365 días es­tá so­me­ti­do a una exi­gen­te die­ta y pre­pa­ra­ción, in­clu­so cuan­do es­tá en el Ecua­dor.

Sin em­bar­go, el diá­lo­go se vuel­ve ameno y re­ve­la­dor, ex­ten­dién­do­nos por más de 28 mi­nu­tos. Cons­ta­ta­mos que en él to­da­vía exis­te cier­to des­con­ten­to por la mal­ha­da­da acu­sa­ción de la que fue­ron ob­je­to él y sus com­pa­ñe­ros por la di­ri­gen­cia del ci­clis­mo na­cio­nal du­ran­te una frus­tra­da par­ti­ci­pa­ción en Co­lom­bia.

¿El 2018 es el año de su con­sa­gra­ción?

Ha si­do el me­jor año de mi ca­rre­ra so­bre to­do por el pa­so que me ha­cía fal­ta dar, con­se­guir una im­por­tan­te ubi­ca­ción en el Gi­ro de Ita­lia.

¿Qué sin­tió al mo­men­to de ga­nar una de las eta­pas del Gi­ro?

En ese ins­tan­te no se pue­de dis­fru­tar al má­xi­mo, pe­ro son mo­men­tos de ale­gría, con­sa­gra­ción, de ha­ber he­cho bien las co­sas y rea­li­zar un tra­ba­jo pla­ni­fi­ca­do. Creo que ha­ber al­za­do los bra­zos en aque­lla oca­sión sig­ni­fi­có mu­cho pa­ra mí y pa­ra mi país. Sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos en los que se en­tre­mez­clan la ale­gría, la nos­tal­gia y la emo­ción. Pien­so que es uno de los hi­tos que han mar­ca­do mi ca­rre­ra.

Cuán­do via­jé a Eu­ro­pa no so­lo fui con la men­ta­li­dad de par­ti­ci­par sino con el ob­je­ti­vo de ubi­car­me en­tre los 10 pri­me­ros en al­gu­na de las prue­bas re­le­van­tes. Y ese día lle­gó cuan­do me lle­vé la oc­ta­va eta­pa del gi­ro ita­liano. Fue sa­bor de boca agra­da­ble que nos abre un pa­no­ra­ma pa­ra bus­car nue­vas me­tas.

¿Esa eta­pa le cam­bió la vi­da?

Creo que sí. Ha si­do un sal­to im­por­tan­te pa­ra mi ca­rre­ra, gra­cias a ese triun­fo se abren nue­vos re­tos co­mo de­por­tis­ta de éli­te, as­pi­ro que sea un ejem­plo pa­ra nues­tra so­cie­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra los jó­ve­nes e in­fan­tes, que de­ben sa­ber que cuan­do uno tie­ne la men­te cla­ra y ob­je­ti­vos, to­do es po­si­ble.

¿Qué re­pre­sen­ta es­tar co­deán­do­se en­tre los im­por­tan­tes del mun­do?

Es­toy co­se­chan­do lo que he­mos tra­ba­ja­do. Pa­ra mí re­pre­sen­ta mu­cho ha­ber lle­ga­do a un equi­po World Tour y un or­gu­llo ser el pri­mer ecua­to­riano que ha lle­ga­do al ci­clis­mo pro­fe­sio­nal de Eu­ro­pa. He­mos de­mos­tra­do el ta­len­to y la ca­li­dad de los ci­clis­tas carchenses.

¿Cree que su ima­gen ha si­do de­ci­si­va pa­ra posicionar a Cai­ce­do y Nar­váez en el mun­do, otro ci­clis­tas carchenses que des­ta­can fuera del país?

Creo que sí, he si­do el pio­ne­ro. Jo­nat­han Nar­váez es­ta­ba en la ca­te­go­ría con­ti­nen­tal y tras lo­grar un ré­cord mun­dial en pis­ta ha si­do re­co­no­ci­da su ca­li­dad.

¿Qué apren­die­ron de us­ted?

Ellos por sí so­los des­cu­brie­ron el ca­mino pa­ra lle­gar. En el ca­so de Cai­ce­do, cier­tos pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos de­cían que con 25 años no po­día lle­gar a un equi­po World Tour, una apre­cia­ción que sur­ge de una men­ta­li­dad po­bre, que so­lo evi­den­cia des­co­no­ci­mien­to; sin em­bar­go, Jo­nat­han les ha de­mos­tra­do con he­chos que ya es mun­dia­lis­ta.

¿Có­mo ve el fu­tu­ro de am­bos ci­clis­tas?

Jo­nat­han Nar­váez es­tá en fran­co cre­ci­mien­to, aho­ra es­tá en el Sky, que es el equi­po más po­de­ro­so del mun­do. A lar­go pla­zo pien­so que va a ser uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas. Cai­ce­do ten­go en­ten­di­do va con to­do.

Us­ted aca­ba de abrir la puer­ta al ci­clis­mo na­cio­nal ha­cia el mun­do, ¿có­mo ve el fu­tu­ro del pe­da­lis­mo lo­cal?

Hay un pa­no­ra­ma in­cier­to por­que el apo­yo en el país a es­te de­por­te es po­co o ca­si nu­lo, es­to di­fi­cul­ta la for­ma­ción y es­to ha­ce que no exis­tan ci­clis­tas al mo­men­to. Yo creo que la Se­cre­ta­ría del De­por­te de­be crear ver­da­de­ras es­cue­las e in­ver­tir en el se­mi­lle­ro.

¿Cuá­les son las di­fi­cul­ta­des que tie­nen los ci­clis­tas en for­ma­ción?

La fal­ta de apo­yo, aque­llo li­mi­ta su cre­ci­mien­to. En Car­chi vi­ve gen­te de cla­se me­dia y una bi­ci­cle­ta es cos­to­sa. Pa­ra la gen­te que vi­ve en co­mu­ni­da­des o en el sec­tor ru­ral es más di­fí­cil to­da­vía. Yo lo vi­ví en car­ne pro­pia y to­da­vía si­go ca­re­cien­do del apo­yo de mi país.

Des­pués de al­gu­nos me­ses de ha­ber­se con­sa­gra­do en Ita­lia, ¿Ri­chard Ca­ra­paz si­gue sien­do la atrac­ción cuan­do cir­cu­la en las ca­lles?

Sí, el ca­ri­ño de la gen­te es al­go que nos ani­ma, alien­ta y es­ti­mu­la. Creo que es­tos ges­tos ama­bles hay que vi­vir­los pa­ra sen­tir­los. Ese afec­to siem­pre es­ta­rá en­car­na­do en mi vi­da por­que me man­tie­ne co­nec­ta­do con mi gen­te y ge­ne­ra más com­pro­mi­sos. Cuan­do es­ta­mos en ca­rre­te­ra nos al­zan la mano y nos gri­tan: “Va­mos Ri­chard”.

¿Sus lo­gros han ge­ne­ra­do res­pe­to pa­ra los ci­clis­tas?

Cla­ro que sí, es­pe­cial­men­te el res­pe­to de los con­duc­to­res a los ci­clis­tas. En los úl­ti­mos me­ses los au­tos to­man la dis­tan­cia co­rres­pon­dien­te y dan prio­ri­dad al ci­clis­ta. Es un cam­bio im­por­tan­te por­que exis­ten mu­chos ni­ños y ado­les­cen­tes que prac­ti­can es­ta dis­ci­pli­na en ca­rre­te­ra y es­tán en cons­tan­te ries­go.

¿Sus triun­fos cree que han ma­si­fi­ca­do es­te de­por­te, con­vir­tién­do­lo en ten­den­cia no so­lo en Car­chi sino en el país?

No so­lo mis ac­tua­cio­nes sino las de Jo­nat­han Cai­ce­do, quien aca­ba de lle­var­se la Vuel­ta a Co­lom­bia, triun­fo que es his­tó­ri­co. Con­si­de­ro que van a pa­sar mu­chos años pa­ra que otro con­na­cio­nal se lle­ve la prue­ba más im­por­tan­te de Amé­ri­ca. He vis­to que la afi­ción ha cre­ci­do en to­do el te­rri­to­rio, re­ci­bo in­vi­ta­cio­nes des­de Lo­ja, Co­to­pa­xi. Chim­bo­ra­zo, Gua­yas, Ma­na­bí y otras pro­vin­cias. Me pi­den con­se­jos o su­ge­ren­cias pa­ra con­for­mar es­cue­li­tas de ci­clis­mo.

¿Qué vie­ne pa­ra el pri­mer se­mes­tre del 2019?

El 7 de enero sal­dré del país pa­ra par­ti­ci­par de una in­vi­ta­ción de los afi­cio­na­dos en Co­lom­bia. El 20 es­ta­ré en la Vuel­ta San Juan en Ar­gen­ti­na, lue­go voy a la Vuel­ta Oro y Paz en Co­lom­bia, pa­ra via­jar a Eu­ro­pa don­de es­ta­ré en la Pa­ris – Ni­za y dos clá­si­cas más en Ita­lia. In­me­dia­ta­men­te re­tor­na­ré a Ecua­dor pa­ra pre­pa­rar­me pa­ra el Gi­ro de Ita­lia.

En el 2018 no te­nía la po­tes­tad de pla­ni­fi­car las par­ti­ci­pa­cio­nes, tras los lo­gros ob­te­ni­dos aho­ra pue­do opi­nar y es­co­ger las ca­rre­ras en las que quie­ro par­ti­ci­par, sien­do uno de los ob­je­ti­vos el Gi­ro ita­liano.

¿Có­mo se pre­pa­ra en el Ecua­dor?

Te­ne­mos una apli­ca­ción en el equi­po que nos per­mi­te dia­lo­gar to­dos los días con nues­tra en­tre­na­do­ra Yo­su­ne Mo­ri­llo, quien es la en­car­ga­da de re­cep­tar la in­for­ma­ción so­bre la pre­pa­ra­ción, sen­sa­cio­nes y ali­men­ta­ción que te­ne­mos, que per­mi­te con­tar con un re­gis­tro y con­trol. Re­ci­bi­mos así mis­mo ins­truc­cio­nes con ba­se a una ta­bla de en­tre­na­mien­tos. En­treno en­tre tres y cua­tro ho­ras al día en di­fe­ren­tes ru­tas y al­terno con ac­ti­vi­da­des en gim­na­sio. Al­gu­nas ve­ces acom­pa­ña­dos por pe­da­lis­tas de la zo­na.

¿Qué va a pe­dir pa­ra el nue­vo año o cuál se­rá su de­seo?

Pe­dir for­tu­na y sa­lud, por­que de lo de­más me en­car­ga­ré yo; es de­cir pre­pa­rar­me y te­ner una men­ta­li­dad ga­na­do­ra.

PER­SO­NA­JE. Ri­chard Ca­ra­paz bri­lló con luz pro­pia en el 2018 y ya tie­ne la mi­ra en las me­tas del 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.