Ca­len­ta­mien­to glo­bal

La Hora Carchi - - OPINIÓN - MA­NUEL BÁEZ R.

Em­pe­ce­mos con es­ta pre­gun­ta: “¿El tiem­po co­rre o se está aca­ban­do pa­ra la es­pe­cie hu­ma­na?

Es­te in­te­rro­gan­te no es de nin­gu­na ma­ne­ra una pér­di­da de tiem­po, pe­ro sí pue­de ser una se­ria ad­ver­ten­cia en el tiem­po que vi­vi­mos, con un ve­rano muy ca­lu­ro­so, en mo­men­tos has­ta in­so­por­ta­ble, con sol ca­ni­cu­lar, que ha­ce pre­de­cir un tem­po­ral muy di­fí­cil.

Sin du­da nues­tro mun­do es más ines­ta­ble po­lí­ti­ca­men­te que en cual­quier otro mo­men­to.

Re­sul­ta que en gran nú­me­ro de per­so­nas se sien­ten aban­do­na­das eco­nó­mi­ca­men­te y so­cial­men­te, es­to es su­ma­men­te gra­ve.

Nues­tro pla­ne­ta está ame­na­za­do en tan­tos as­pec­tos y nos está que­dan­do de­ma­sia­do pe­que­ño, por­que he­mos he­cho a nues­tro pla­ne­ta el re­ga­lo más desas­tro­so del cam­bio cli­má­ti­co: tem­pe­ra­tu­ras cre­cien­tes, de­fo­res­ta­ción, en­fer­me­da­des, ham­bre, fal­ta de agua. ¡Qué ho­rror que to­dos esos pro­ble­mas tie­nen so­lu­ción, que has­ta aho­ra no se han apli­ca­do por par­te de las au­to­ri­da­des que tie­nen que ver con es­te tris­te pro­ble­ma!

Hay sis­te­mas cli­má­ti­cos que pue­den cam­biar pa­ra siem­pre la vi­da de la Tie­rra.

Por otro la­do, el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra en el mar pue­de des­en­ca­de­nar la li­be­ra­ción de gran­des can­ti­da­des de dió­xi­do de car­bono y po­drían ha­cer que nues­tro cli­ma se con­vier­ta en el pla­ne­ta Ve­nus: hir­vien­te y con llu­vias de áci­do sul­fú­ri­co con tem­pe­ra­tu­ras de 250 gra­dos.

So­lo ne­ce­si­ta­mos la vo­lun­tad política de au­to­ri­da­des, de lo con­tra­rio nos es­ta­re­mos que­dan­do sin es­pa­cio y los úni­cos lu­ga­res a don­de ir son otros mun­dos.

No ac­tue­mos con im­pru­den­te in­di­fe­ren­cia y pen­se­mos que en es­te mo­men­to no te­ne­mos otro lu­gar don­de ir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.