La chi­cha ben­di­ce las fes­ti­vi­da­des del pue­blo de Qui­sa­pin­cha

La Hora Carchi - - MIRA -

la con­me­mo­ra­ción y en una olla de bron­ce po­nen a her­vir, me­dia ho­ra, al­gu­nas plan­tas que cre­cen en los cam­pos de Qui­sa­pin­cha, en­tre ellas, 12 cla­ve­les de dis­tin­tos co­lo­res, ro­sas, ti­gri­lli­llo, con­go­ni­llo y pa­ta con yu­yo.

En los tiem­pos an­ti­guos, di­ce do­ña Ma­ría Toa­la, quien es ex­per­ta en pre­pa­rar la chi­cha ha­ce más de 40 años, “los ma­yo­res de la co­mu­ni­dad de­cían que hay que pre­pa­rar muy bien la ‘ce­nas­ción’ pa­ra que el ce­rro ben­di­ga la fies­ta.”

Cuan­do el agua de hier­bas es­tá lis­ta, se re­ti­ra del fue­go y se de­ja re­po­sar. Se­gui­da­men­te, en el pi­so, con ayu­da de un ha­cha, se par­te la pa­ne­la pa­ra po­ner­la a her­vir con la pul­pa de va­rias fru­tas, pre­pa­ra­das con an­te­rio­ri­dad.

Mien­tras la se­ño­ra Ma­ría me­ce la olla pa­ra que la pa­ne­la se de­rri­ta pron­to, Pe­tro­na Llu­mi­ta­sig co­lo­ca más as­ti­llas en el fo­gón. “En el cam­po y más aún pa­ra una boda siem­pre se co­ci­na con le­ña”, men­cio­na.

En una olla gigante re­po­sa la chi­cha de jo­ra, lí­qui­do que ha si­do pre­pa­ra­do an­ti­ci­pa­da­men­te el vier­nes por la tar­de. Se to­ma par­te de es­ta pa­ra mez­clar­la con la pul­pa de fru­tas y el agua de hier­bas. En­ton­ces es mo­men­to de cer­nir con ayu­da de un ce­da­zo de ma­de­ra, co­mo los que aún con­ser­van las abue­las.

La ‘ce­nas­ción’ es­tá lis­ta. En la su­per­fi­cie de la be­bi­da sa­gra­da ines­pe­ra­da­men­te se ha for­ma­do un chu­ro, sím­bo­lo im­por­tan­te de la cos­mo­vi­sión andina, “¡es el ce­rro!, es­tá bien pre­pa­ra­da la chi­cha, por eso se ha­ce el chu­ro”, cuen­ta asom­bra­da Ma­ría.

En ese mo­men­to, la chi­cha del ce­rro se re­par­te a to­dos los que es­tán ayu­dan­do en la co­ci­na, en su ma­yo­ría son mu­je­res que es­tán pe­lan­do las pa­pas, los po­llos y los co­ne­jos pa­ra el do­min­go. El sa­bor de es­ta be­bi­da es es­pe­cial y muy agra­da­ble al pa­la­dar, “Pay, Dios le pa­gue”, re­pi­ten quie­nes la prue­ban pi­dien­do un va­si­to más.

La tra­di­ción se­ña­la que hay que co­lo­car la chi­cha y el pu­ro en 12 bo­te­llas de cris­tal y po­ner en el pi­co de ca­da una cla­ve­les de dis­tin­tos co­lo­res y una ho­ja de pa­ta con yu­yo. Cer­ca de las 09:00, sue­nan los vo­la­do­res y esa par­ti­cu­lar me­lo­día que to­can los bo­ci­ne­ros anun­cian­do la sa­li­da des­de la vi­vien­da del prios­te, don­de se han reuni­do to­dos pa­ra ha­cer las vi­si­tas. Es­to úl­ti­mo sig­ni­fi­ca re­co­rrer las ca­sas de la co­mu­ni­dad y de las po­bla­cio­nes ve­ci­nas, mon­ta­dos en ca­ba­llos, otros ca­mi­nan­do y pin­ta­dos el ros­tro de ne­gro, con bo­ci­nas y cam­pa­ni­llas. Es­ta ac­ción sir­ve pa­ra com­par­tir un mo­men­to agra­da­ble, bai­lar y to­mar­se un tra­go.

Mien­tras Ma­ría y Pe­tro­na ha­cen la ‘ce­nas­ción’, la se­ño­ra Cla­ra, due­ña de ca­sa, pre­pa­ra en gran­des ollas la so­pa de car­ne de res y unas pa­pas en­te­ras. A las 14:00, apro­xi­ma­da­men­te, lle­gan to­dos pa­ra el al­muer­zo, son bien­ve­ni­dos en el do­mi­ci­lio y com­par­ten los ali­men­tos.

Al­re­de­dor de una ti­na gran­de, des­pués de co­mer, se reúnen va­rias mu­je­res a pe­lar más de cin­co quintales de pa­pas. A las bodas, in­di­ca una de ellas sen­ta­da en el pi­so so­bre un cos­tal, “hay que ir con una ga­lli­ni­ta o un cuy­ci­to, ade­más con un cu­chi­llo pa­ra ayu­dar a pe­lar las pa­pas”.

En­tre ellas con­ver­san, se ríen y ha­cen chis­tes en su idio­ma kich­wa, ha­blan de có­mo era la ce­le­bra­ción de las fies­tas an­ti­gua­men­te, qué ves­ti­men­ta uti­li­za­ban, en fin, se bro­mean de sus ma­ri­dos y con­ver­san de la vi­da fa­mi­liar, de sus hi­jos y de los chis­mes de la co­mu­ni­dad. A las 16:00, to­dos quie­nes han es­ta­do ayu­dan­do en la co­ci­na, se cam­bian de ro­pa, se pei­nan y se arre­glan pa­ra ir a la pla­za de Pu­ca­rá Gran­de y dis­fru­tar de la fies­ta.

La ‘ce­nas­ción’ es par­te fun­da­men­tal. En la cruz de Pu­ca­rá, los ‘pan­chos’, que son quie­nes es­tán pin­ta­dos la ca­ra de ne­gro, to­man una bo­te­lla de chi­cha y otra de pu­ro, la mez­clan en su bo­ca y so­plan al pú­bli­co que re­ci­be la ‘ce­nas­ción’ con las ma­nos en al­to y co­mo un sím­bo­lo de pu­ri­fi­ca­ción.

HERENCIA. La le­ña es el ma­te­rial prin­ci­pal pa­ra la coc­ción de los ali­men­tos. Vi­ven­cias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.