Con ar­te com­ba­ten la vio­len­cia de gé­ne­ro

Me­dian­te una rea­li­za­ción es­cé­ni­ca en el mis­mo lu­gar don­de fue vio­len­ta­da Dia­na, se re­creó un al­to al cri­men.

La Hora Carchi - - PORTADA -

IBA­RRA • El co­lec­ti­vo “Ver­te­bra­dor de Paz”, don­de con­flu­yen más de 40 vo­lun­ta­rios, ar­tis­tas y ges­to­res cul­tu­ra­les de la ciu­dad y pro­vin­cia se po­si­cio­na­ron la tar­de del jue­ves pa­ra que a tra­vés de un per­for­man­ce en me­mo­ria de Dia­na, con­si­guie­ran sensibilizar las ac­cio­nes de vio­len­cia que to­le­ró la jo­ven y lo­grar erra­di­car el mal­tra­to.

Uno de los re­pre­sen­tan­tes de la agru­pa­ción, men­cio­nó que la ini­cia­ti­va tie­ne al­can­ces de lle­gar a con­cien­ciar a la so­cie­dad so­bre las trans­gre­sio­nes que se evi­den­cia a las mu­je­res y en­tre per­so­nas.

Con esa pro­pues­ta, la ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral exi­ge al Go­bierno Na­cio­nal y su es­truc­tu­ra de com­pe­ten­cias que pro­mue­van una ga­ran­tía de de­re­chos de vi­vir en paz.

La par­ti­ci­pa­ción de los ar­tis­tas, fue en un ac­to pú­bli­co, ellos con unas sá­ba­nas blan­cas cu­brían sus cuer­pos en re­pre­sen­ta­ción de mu­chas vi­das que pue­den de­jar de exis­tir por agre­sio­nes, si el Es­ta­do no atien­de a las de­man­das de la co­mu­ni­dad con un cam­bio de le­yes o es­tra­te­gias pa­ra ofre­cer un con­trol y así anu­lar to­do ti­po de vio­len­cia.

Ma­ría Ca­bas­can­go, una ve­ci­na del lu­gar y quien pre­sen­ció la es­ce­no­gra­fía, in­di­có que son im­por­tan­tes to­das esas ma­ni­fes­ta­cio­nes pa­ra lo­grar que ca­da una de las per­so­nas se reali­ce un exa­men de con­cien­cia y pon­gan un al­to a sus reac­cio­nes ne­ga­ti­vas que de­jan se­cue­las gra­ves en el desa­rro­llo de ca­da ser.

Ex­pli­có que to­do lo acon­te­ci­do ha­ce ocho días fue un im­pac­to so­cial, el cual nun­ca po­drá bo­rrar­se de las men­tes de to­da la co­mu­ni­dad. Las re­fle­xio­nes dia­rias ha­cen que se ge­ne­re un cam­bio de ac­ti­tud, se pro­mue­va la unión y paz en­tre to­dos.

Du­ran­te los 20 mi­nu­tos que du­ró la re­crea­ción ar­tís­ti­ca, el pú­bli­co ob­ser­vó de­te­ni­da­men­te le desa­rro­llo, don­de a ma­ne­ra de dis­pa­ros los ac­to­res una vez que es­cu­cha­ban el so­ni­do re­tum­ban­te se des­plo­ma­ban ha­cia el pi­so mos­tran­do su afec­ta­ción de vio­len­cia.

Al fi­na­li­zar, los con­vo­ca­dos die­ron lec­tu­ra pú­bli­ca de un ma­ni­fies­to, en el cual se des­ta­ca que la es­ca­la­da de vio­len­cia a ni­vel na­cio­nal tie­ne ra­zo­nes de fon­do co­mo son:

Un cre­cien­te des­em­pleo, la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca-eco­nó­mi­ca, el au­men­to de la po­bre­za, po­lí­ti­cas cla­ras de la mi­gra­ción, lo que dan lu­gar a una acen­tua­ción de un con­flic­to so­cial, por lo cual la inac­ción del Es­ta­do ha si­do evi­den­te y tie­nen co­mo re­sul­ta­do un país sin desa­rro­llo, se di­jo en­tre sus pá­rra­fos elo­cuen­tes a los asis­ten­tes.

LA­BOR. Per­so­nal mi­li­tar tras ha­ber con­ta­bi­li­za­do e in­ven­ta­ria­do el ma­te­rial ha­lla­do en el trans­por­te pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.