La cien­cia es el mo­tor del cam­bio

La Hora Carchi - - OPINIÓN - FAUS­TO JA­RA­MI­LLO Y.

Mi­ran­do con ojos crí­ti­cos, las gran­des trans­for­ma­cio­nes en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, no han es­ta­do li­ga­das a la po­lí­ti­ca, sino a la cien­cia.

En un prin­ci­pio, al pa­re­cer, el he­cho de que sur­gie­ra una es­pe­cie que pu­die­ra pa­rar­se en dos pa­tas y que tu­vie­ra un de­do de la mano opues­to a los otros cua­tro, le per­mi­tie­ron a es­te ser, el desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des pa­ra so­bre­vi­vir por so­bre la de los otros se­res. En esos días, aún no se ha­bían for­ma­do so­cie­da­des que de­man­da­ran nor­mas pa­ra su con­vi­ven­cia; eran ape­nas se- res nó­ma­das que lu­cha­ban co­mo po­dían pa­ra lo­grar su ali­men­to.

Pron­to se in­ven­ta­rían las he­rra­mien­tas que alar­ga­rían sus bra­zos pa­ra al­can­zar los le­ja­nos ali­men­tos, sin el pe­li­gro de en­con­trar­se con otras es­pe­cies de­pre­da­do­ras. Lue­go se in­ven­ta­rían otras que les fa­ci­li­ta­rían la vi­da.

Las ar­mas, co­mo aque­lla de en­viar pie­dras y otros ob­je­tos a ma­yor dis­tan­cia, fue­ron esen­cia­les en su de­sa­rro­llo. Cuan­do se trans­for­ma­ran a se­den­ta­rios, de­bie­ron desa­rro­llar cien­cias y tec­no­lo­gías que les per­mi­tie­ra com­pren­der los ci­clos agrí­co­las, di­fe­ren­ciar las plan­tas úti­les y co­mes­ti­bles, las ve­ne­no­sas, las que les brin­da­ban ali­vio al do­lor, etc. To­das es­tas ac­cio­nes tie­nen que ver con la cien­cia.

Pos­te­rior­men­te, po­co a po­co los nó­ma­das se jun­ta­ron pa­ra for­mar so­cie­da­des don­de la coo­pe­ra­ción de sus com­po­nen­tes les per­mi­tía su­pe­rar los obs­tácu­los: na­ció así la po­lí­ti­ca.

Los im­pe­rios, don­de un rey era pro­pie­ta­rio de la vi­da y bie­nes de sus súb­di­tos, se crea­ron has­ta que los grie­gos in­ven­ta­ron la re­pú­bli­ca y la democracia, don­de ca­da ciu­da­dano po­día y de­bía ejer­cer las di­ver­sas fun­cio­nes que de­man­da­ba la or­ga­ni­za­ción so­cial. Sin em­bar­go la hu­ma­ni­dad no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra es­ta for­ma de vivir y los im­pe­rios si­guie­ron adue­ña­dos del po­der por va­rios si­glos.

Hoy vi­vi­mos otros tiem­pos, don­de la compu­tado­ra y las co­ne­xio­nes vir­tua­les han ro­to, nue­va­men­te, al tiem­po y al es­pa­cio, y las de­man­das so­cia­les se han ace­le­ra­do. Hoy que­re­mos re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y no nos asom­bra lo que su­ce­de en otras la­ti­tu­des, por­que es­ta­mos per­ma­nen­te­men­te in­for­ma­dos de lo que su­ce­de en el mun­do.

Es la cien­cia, y no la po­lí­ti­ca, la que nos ha lle­va­do a vivir de es­ta ma­ne­ra. No po­de­mos se­guir en­ga­ña­dos en la po­lí­ti­ca, de­be­mos edu­car­nos pa­ra vivir en es­te tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.