EL NA­DA ABU­RRI­DO OFI­CIO DE GE­NE­TIS­TA Fa­bri­cio Gon­zá­lez cons­ta en­tre los más re­co­no­ci­dos de los ge­ne­tis­tas del país. Ha­bla de su vi­da, sus sue­ños y sus frus­tra­cio­nes de Ecua­dor.

La Hora Carchi - - PAÍS -

– Bue­nos días, doc­tor Fa­bri­cio Gon­zá­lez. Me in­tere­sa ha­cer­le una en­tre­vis­ta so­bre có­mo es la vi­da de un ge­ne­tis­ta.

– Con mu­cho gus­to. So­lo que la vi­da de un ge­ne­tis­ta es abu­rri­da. Pe­ro uno de los más re­co­no­ci­dos de los 20 ge­ne­tis­tas que tie­ne es­te país, al­guien que ayu­dó a for­mar el pri­mer cuer­po de pa­ra­mé­di­cos, al­guien que ha es­tu­dia­do có­mo diag­nos­ti­car la fi­bro­sis quís­ti­ca de ma­ne­ra tem­pra­na… tie­ne mu­cho que con­tar. ***

Diez en pun­to de la ma­ña­na: Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Cen­tral. Quito. Me in­vi­ta a pa­sar a su ofi­ci­na y en mi men­te aún ron­da esa fra­se: “La vi­da del ge­ne­tis­ta es abu­rri­da”.

– ¿Por qué?

– La so­cie­dad ac­tual es de mu­cho mo­vi­mien­to, las per­so­nas aso­cian la ac­ción con to­dos los queha­ce­res hu­ma­nos. Los de­por­tis­tas tie­nen una vi­da muy agi­ta­da y los ar­tis­tas de es­ce­na­rio en es­ce­na­rio. Pe­ro quie­nes nos de­di­ca­mos a la in­ves­ti­ga­ción te­ne­mos una vi­da más pau­sa­da. Mu­chas ho­ras le­yen­do, es­tu­dian­do y ana­li­zan­do en un cuar­to...

(Pe­ro él no es una per­so­na abu­rri­da. Su ros­tro siem­pre son­rien­te, su for­ma de char­lar).

¿Qué le lle­vó a in­cli­nar­se por la cien­cia?

– Cuan­do uno es ni­ño, quie­re ser as­tro­nau­ta. Has­ta que me subí al pri­mer vue­lo, me co­gió un ma­reo y di­je: ¡hi­juepu­ta!, si aquí me ma­reo, ¿qué pa­sa­rá en el es­pa­cio? (ri­sas). Pe­ro he te­ni­do des­de pe­que­ño, la pa­sión por la Me­di­ci­na. Mi pa­dre prac­ti­ca la al­ter­na­ti­va, acu­pun­tu­ra, con yer­bas; es más eso­té­ri­co. Yo fui vo­lun­ta­rio de la Cruz Ro­ja du­ran­te 10 años, des­de los 13.

¿Y có­mo fue aquel tiem­po co­mo vo­lun­ta­rio? POR: PA­BLO TE­RÁN V.

– To­da­vía ten­go con­tac­to con al­gu­nos. Era de esos vo­lun­ta­rios que sa­lía en las am­bu­lan­cias, así co­mo en esa se­rie de doc­to­res, ‘Grey’s Ana­tomy’. En ese tiem­po dos co­le­gas y yo for­ma­mos el pri­mer Ser­vi­cio de Pa­ra­mé­di­cos del Ecua­dor, con la Cruz Ro­ja. Tam­bién crea­mos el ser­vi­cio de am­bu­lan­cias y for­ma­mos la pri­me­ra pro­mo­ción de pa­ra­mé­di­cos del país. Es­to ha­ce más de 20 años.

De re­pen­te, unos sór­di­dos gol­pes en la puer­ta in­te­rrum­pen la char­la. Una es­tu­dian­te le aler­ta que es­tá ce­rra­da el au­la don­de en po­cos mi­nu­tos ten­drá que dic­tar cla­ses. Ade­más de ser maes­tro de Me- di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Cen­tral, tam­bién im­par­te cá­te­dra pa­ra pos­gra­dos en la Uni­ver­si­dad San Fran­cis­co de Quito.

¿Qué pa­só lue­go de la Cruz Ro­ja?

– Después, me ins­cri­bí en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Cen­tral. Era frus­tran­te, ha­bía­mos unos 2.000 es­tu­dian­tes, con pa­ra­le­los de 200 a 300 per­so­nas, era im­po­si­ble sen­tar­se, ha­bía que lle­gar tem­prano pa­ra ga­nar un pues­to. ¿Us­ted cree que al­gu­na vez me sen­té? ¡Nun­ca! (ri­sas).

Y eso, qui­zá, hi­zo que de­ja­ra por un mo­men­to la ‘U’. Su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro lo em­pu­jó a Eu­ro­pa, con la Cruz Ro­ja. Te­nía pen­sa­do que­dar­se 15 días pe­ro, lo­cu­ras de la ju­ven­tud, se hos­pe­dó más tiem­po con un co­le­ga. El ex­per­to qui­te­ño de raí­ces ma­na­bas te­nía so­lo 18 años.

Después, con las ga­nas de des­cu­brir, fue jun­to con su com­pa­ñe­ro a Es­ta­dos Uni­dos. Y eso cam­bió su vi­sión de la vi­da. Via­jó a seis paí­ses co­mo mo­chi­le­ro, lue­go re­gre­só a Quito y, por su­pues­to, per­dió el año en la ‘U’. Soy ca­tó­li­co, pe­ro no pen­de­jo. Soy es­pi­ri­tual, pe­ro no si­go to­dos los pre­cep­tos de la igle­sia, por­que hay al­gu­nos que son pen­de­jos”.

– Me gra­dué co­mo ci­ru­jano en 1996. En­tré a tra­ba­jar al Hos­pi­tal Car­los An­dra­de Ma­rín. Allí co­no­cí a mi ex­mu­jer. Era la úni­ca ge­ne­tis­ta que ha­cía prue­bas de pa­ter­ni­dad. Ha­cía­mos tur­nos de 24 a 30 ho­ras. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar jun­tos y, co­mo siem­pre me gus­tó la in­ves­ti­ga­ción, yo ha­cía esa par­te, veía a los pa­cien­tes y tam­bién es­ta­ba en los la­bo­ra­to­rios. Hi­ci­mos un buen equi­po. Fue ella quien me mo­ti­vó a es­pe­cia­li­zar­me en Ge­né­ti­ca. Nos ca­sa­mos, pe­ro no fun­cio­nó. Tu­vi­mos una hi­ja, que aho­ra tie­ne 13 años.

Pe­ro co­mo las olas se van y vie­nen, el amor vino nue­va­men­te. Co­no­ció a quien aho­ra ‘le ro­ba el co­ra­zón’. Con ella tie­ne pla­nes de ca­sar­se a fu­tu­ro. “Aho­ri­ta, ca­da uno en su ca­si­ta”.

Otra vez sa­lió del país, nue­va­men­te ha­cia Eu­ro­pa. La ge­né­ti­ca lla­ma­ba. En­tró a la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za, Es­pa­ña, don­de ob­tu­vo, en 2002, su es­pe­cia­li­dad. Ahí mis­mo sa­có su PhD, en 2006. Re­gre­só al país y ob­tu­vo otro tí­tu­lo: Me­di­ci­na In­ter­na, en la Uni­ver­si­dad de Guayaquil.

– El pa­so por Eu­ro­pa me dio mu­chas co­ne­xio­nes. Co­no­cí a can­di­da­tos al No­bel, a per­so­nas bri­llan­tes. Cuan­do me gra­dué en mi doc­to­ra­do, in­vi­té a mi co­mi­té de te­sis a un gran ex­per­to: Ángel Ca­rra­ce­do.

(Pau­sa. Ma­ría Ca­rra­ce­do Álvarez, tam­bién co­no­ci­do co­mo Ángel Ca­rra­ce­do o An­xo Ca­rra­ce­do, es un ca­te­drá­ti­co de Me­di­ci­na Le­gal, in­ves­ti­ga­dor y ex­per­to in­ter­na­cio­nal en la Real Aca­de­mia Ga­lle­ga de Cien­cias).

– Lle­gó Ca­rra­ce­do y di­je ‘se ca­gó, que lo­co que fui’. Pe­ro me lan­cé. Hi­ce un tra­ba­jo so­bre ge­né­ti­ca de po­bla­cio­nes. Me die­ron el pre­mio ex­tra­or­di­na­rio.

***

Fa­bri­cio Gon­zá­lez tra­ba­jó en el Mi­nis­te­rio de Sa­lud du­ran­te el Go­bierno de Ra­fael Co­rrea. Pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra la crea­ción de un cen­tro de ge­né­ti­ca, con­si­guió un te­rreno, pe­ro na­da.

– Ellos nun­ca tu­vie­ron el in­te­rés de desa­rro­llar al Ecua­dor. Su vi­sión era man­te­ner el po­der. Yo me pa­sé tres años ahí re­sol­vien­do in­cen­dios. Los pro­ble­mas de sa­lud del país no se so­lu­cio­na­ban. El 80% de la dis­ca­pa­ci­dad en Ecua­dor es ge­né­ti­ca, eso jus­ti­fi­ca­ba te­ner un cen­tro na­cio­nal de ge­né­ti­ca mé­di­ca. En el país la ig­no­ran­cia es gi­gan­tes­ca. Me fui tres ve­ces y he vuel­to y siem­pre se me ha he­cho di­fí­cil. Lle­gas, tra­tas de ha­cer al­go, pe­ro no es po­si­ble y es muy frus­tran­te. Ac­tual­men­te, hay cer­ca de 20 ge­ne­tis­tas, pe­ro no hay la tec­no­lo­gía ni las ga­nas de apo­yar.

Eso de ‘Grey’s Ana­tomy’, al pa­re­cer, es­tá muy le­jos de ocu­rrir. “La me­di­ci­na lle­va en Ecua­dor un re­tra­so de 20 años”, me di­jo Gon­zá­lez al ini­cio del diá­lo­go.

Una de sus más re­cien­tes crea­cio­nes es el ‘Diag­nós­ti­co tem­prano de pa­cien­tes con fi­bro­sis quís­ti­ca’. Tam­bién es­tá la ‘Eco­car­dio­gra­fía crí­ti­ca pe­diá­tri­ca’, pa­ra des­en­tra­ñar, en­tre otros as­pec­tos, la in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria en los ni­ños. Ade­más, reali­zó un es­tu­dio so­bre mes­ti­za­je ge­né­ti­co, que in­di­ca que no hay gru­po ét­ni­co pu­ro y que las mez­clas son per­ma­nen­tes. De ahí sa­có es­ta sin­gu­lar fra­se: “So­mos co­mo el ca­fé con le­che, unos con más ca­fé y otros con más le­che”. ***

Re­cuer­do que mi­nu­tos atrás me con­tó que en la ni­ñez su ju­gue­te pre­fe­ri­do eran los le­gos. Que le en­can­ta­ba des­ba­ra­tar­los y ar­ma­ba es­ce­na­rios. Le pre­gun­to: ¿Y aho­ra, qué vie­ne, qué quie­re des­ar­mar?

– Mi sue­ño es de­jar un le­ga­do, el cen­tro de ge­né­ti­ca. He es­cri­to al­gu­nos li­bros, pe­ro me fal­ta uno, el de mis ex­pe­rien­cias per­so­na­les.

Ya se ha­bía pa­sa­do al­gu­nos mi­nu­tos de la cla­se. Pe­ro es­to no que­da ahí, ten­go que sa­lir a una in­ves­ti­ga­ción de cam­po con él. Me di­ce que en unos dos me­ses sal­drá con sus alum­nos a la Ama­zo­nía. Aun­que aho­ra ya sé que no pue­do lla­mar­lo los fi­nes de semana. “No con­tes­to ni lla­mo en esos días”. (Ri­sas).

EN­TRE­VIS­TA.El doc­tor Fa­bri­cio Gon­zá­lez en el la­bo­ra­to­rio con los es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.