SE ANHELA UN CAM­BIO

La Hora Carchi - - OPINIÓN -

An­tes que la Asam­blea Na­cio­nal po­si­cio­na­ra a la nue­va Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, el ri­gu­ro­so pro­ce­so de se­lec­ción de sus miem­bros y la ho­ja de vi­da de ca­da uno han he­cho re­na­cer la es­pe­ran­za en am­plios sec­to­res de la opi­nión pú­bli­ca, de que es­ta nue­va pá­gi­na de la his­to­ria de nues­tro cons­ti­tu­cio­na­lis­mo sea cua­li­ta­ti­va­men­te di­fe­ren­te a las an­te­rio­res. Es un an­he­lo, pe­ro tam­bién una ne­ce­si­dad.

Es­tu­vi­mos cin­co me­ses sin Cor­te y se aña­die­ron a las cau­sas re­pre­sa­das en los ca­jo­nes de sus an­ti­guos miem­bros, más de dos mil y pi­co de cau­sas más. Ciu­da­da­nos, or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les, en nú­me­ro abru­ma­dor, han es­pe­ra­do du­ran­te años que sus re­cla­mos fue­ran aten­di­dos, que se echa­ra luz so­bre sen­ten­cias que con­si­de­ra­ron in­jus­tas. Cre­ye­ron que, in­ge­nua­men­te, se les ha­ría jus­ti­cia.

“¿ Por­qué hay más de 14.000 pro­ce­sos re­pre­sa­dos?,¿ por­qué no ha pri­ma do el or­den cro­no­ló­gi­co ?,¿ a qué os­cu­ros in­tere­ses se an­te­ce­die­ron ?”, di­jo Her­nán Sal­ga­do, su pre­si­den­te. No hi­zo más que ex­te­rio­ri­zar las du­das y las sos­pe­chas de la ciu­da­da­nía so­bre lo ocul­ta­do con tram­pas le­ga­les y ma­ño­sa­men­te ter­gi­ver­sa­das en los años en que la Cor­te es­tu­vo al ser­vi­cio del co­rreís­mo.

“Los jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les son los guar­dia­nes de la Cons­ti­tu­ción, des­gra­cia­da­men­te en el Ecua­dor no ha su­ce­di­do, y a pe­sar de las bon­da­des de la Cons­ti­tu­ción de 2008, nues­tros jue­ces, con po­cas ex­cep­cio­nes, se con­vir­tie­ron en se­pul­tu­re­ros de la Car­ta Mag­na”, pre­ci­só Sal­ga­do. Un re­tra­to se­ve­ro, pe­ro esas pa­la­bras son un desafío. Se es­pe­ra un cam­bio que trans­for­me en reali­dad las es­pe­ran­zas que aho­ra re­na­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.