El pa­lo san­to, aro­ma­ti­zan­te es­pe­cial pa­ra ce­re­mo­nias

La Hora Carchi - - INTERCULTURAL -

Es muy co­mún en­con­trar el pa­lo san­to o ma­de­ra sa­gra­da en tien­das de pro­duc­tos na­tu­ris­tas. Es­te pro­duc­to fue uti­li­za­do por an­ti­guas cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas y tam­bién por cu­ran­de­ros y sha­ma­nes an­di­nos y ama­zó­ni­cos du­ran­te los ri­tua­les de lim­pie­za y pu­ri­fi­ca­ción.

Su ori­gen es muy an­ti­guo, los sa­bios in­cas lo uti­li­za­ban en sus even­tos re­li­gio­sos-es­pi­ri­tua­les, co­mo he­rra­mien­ta pa­ra atraer la bue­na suer­te, ale­jar cual­quier signo de ne­ga­ti­vi­dad y co­mo me­dio de con­se­guir una me­jor co­mu­ni­ca­ción es­pi­ri­tual con los dio­ses.

En tan­to que sus po­bla­do­res lo em­plea­ban en las ac­ti­vi­da­des emo­cio­na­les pa­ra atraer la suer­te, pa­ra me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo y co­mo ener­gé­ti­co pa­ra re­no­var es­pa­cios y am­bien­tes. El ár­bol de pa­lo san­to mi­de al­re­de­dor de 18 me­tros de al­tu­ra y cre­ce en los bos­ques ama­zó­ni­cos de Ecua­dor, Pe­rú, Bo­li­via y Bra­sil. Es muy im­por­tan­te pa­ra la po­bla­ción in­dí­ge­na, ya que es­tá pre­sen­te en el ri­tual de ma­tri­mo­nios. La tra­di­ción es que la pa­re­ja de­be plan­tar un ár­bol en au­sen­cia de tes­ti­gos pa­ra unir sus des­ti­nos por la eter­ni­dad.

USO. Los in­cien­sos ri­cos en aro­mas es­tán arrai­ga­dos en las cos­tum­bres in­dí­ge­nas. (Fo­to: Archivo La Ho­ra)

EN­SE­ÑAN­ZA. Abraham Ca­la­za­cón es el lí­der del Cen­tro Cul­tu­ral Mis­hily.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.