Le­yen­da de la ver­da­de­ra ayahuas­ca

La Hora Carchi - - INTERCULTURAL -

Cuan­ta la his­to­ria que des­de ha­ce mu­chos años atrás las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas han per­ma­ne­ci­do en gue­rras por man­te­ner su iden­ti­dad, su te­rri­to­rio, sus mu­je­res, su cul­tu­ra, sus cos­tum­bres, sus tra­di­cio­nes…

Pe­ro en un tiem­po no muy le­jano, hu­bo un día en el que sur­gie­ron nue­vas en­fer­me­da­des que ame­na­za­ban con la des­apa­ri­ción de los in­dí­ge­nas de la Ama­zo­nía, y los sha­ma­nes (ia­chak, yag­chas, mé­di­cos de la sel­va) no pu­die­ron ha­cer na­da.

Pe­ro el sha­man Ra­yo (pa­la­bra tra­du­ci­da) ya en­se­ña­ba sus co­no­ci­mien­tos a uno de sus hi­jos es­co­gi­dos des­de muy ni­ño por el lap­so de 14 años. Apren­día las bon­da­des de la na­tu­ra­le­za pa­ra rea­li­zar el bien y com­ba­tir el mal.

Fue en esa épo­ca que Ra­yo y su hi­jo lu­cha­ron ca­da día con­tra las nue­vas pa­to­lo­gías, pa­ra es­to ayu­na­ban o co­mían po­co, pe­ro sin sal, sin ají y po­ca chi­cha de yu­ca y ma­du­ro y le pe­dían al dios Sol que les ilu­mi­ne y les de el co­no­ci­mien­to, la sa­bi­du­ría y a la dio­sa Lu­na que les cu­re de sus he­ri­das y les cui­de du­ran­te las no­ches de su exis­ten­cia.

Pa­sa­ba el tiem­po y no po­dían ha­cer na­da con­tra los nue­vos pa­de­ci­mien­tos, así que el sha­man Ra­yo, una per­so­na hu­mil­de de gran co­ra­zón, de­ci­dió sa­cri­fi­car su vi­da. Con­ver­só a so­las con sus dio­ses, pi­dien­do la sa­na­ción de su pue­blo y los dio­ses le die­ron co­mo res­pues­ta que uti­li­ce mu­cha ener­gía, con­cen­tra­ción y en la no­che se trans­for­me en una lia­na (plan­ta sa­gra­da) y se con­fun­da en el bos­que y, así, me­dian­te es­ta lia­na pue­dan ad­qui­rir la sa­bi­du­ría, el co­no­ci­mien­to y cu­rar to­das las en­fer­me­da­des que se oca­sio­nen en la sel­va.

El sha­man Ra­yo trans­mi­tió sus co­no­ci­mien­tos y sa­bi­du­ría al hi­jo es­co­gi­do lla­ma­do Águi­la, a quien le con­tó que cuan­do apa­rez­ca la dio­sa Lu­na, en su to­tal ple­ni­tud, él se trans­for­ma­rá en una lia­na en ple­na sel­va jun­to a un ár­bol ma­cho fron­do­so de ca­ne­la. Y así Águi­la y sus hi­jos va­ro­nes ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de guar­dar el se­cre­to y cu­rar pa­to­lo­gías de ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción.

Esa lia­na, la plan­ta sa­gra­da, es la Ayahuas­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.