‘La vio­len­cia con­tra las mu­je­res es un pro­ble­ma es­truc­tu­ral’

La Hora Carchi - - CIUDAD -

IBA­RRA • El in­cre­men­to de la vio­len­cia de gé­ne­ro con­tra ni­ñas, ado­les­cen­tes y mu­je­res in­quie­ta a la sociedad. Ca­sos co­mo el de Dia­na Ca­ro­li­na o Mart­ha han re­ci­bi­do el re­cha­zo de la ciu­da­da­nía.

La asam­bleís­ta im­ba­bu­re­ña Sil­via Sal­ga­do da su cri­te­rio en te­mas de pre­ven­ción y legislación en es­ta pro­ble­má­ti­ca que si­gue sin dis­mi­nuir sus ci­fras.

¿Có­mo fre­nar la vio­len­cia de gé­ne­ro?

La apli­ca­ción de la ley pa­ra pre­ve­nir y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res ayu­da, sin em­bar­go, el pro­ble­ma es es­truc­tu­ral. Tie­ne que ac­tuar la fa­mi­lia, por­que la ma­yo­ría de vio­len­cia tie­ne re­la­ción con las re­la­cio­nes de pa­re­ja, con el en­torno pri­va­do. Y tie­ne que ver el Es­ta­do en su con­jun­to, con su sis­te­ma judicial, las le­yes, el Eje­cu­ti­vo, la sociedad.

¿Los ciu­da­da­nos tie­nen un rol pri­mor­dial?

Es im­por­tan­tí­si­mo que se in­cor­po­ren y res­pon­sa­bi­li­cen por cam­biar la cultura de la gen­te. Ca­so con­tra­rio, los ca­sos se re­cru­de­cen. Por ejem­plo, re­sul­ta que es­ta­ba na­tu­ra­li­za­da la vio­len­cia se­xual en cier­tas uni­da­des edu­ca­ti­vas. Era un pro­ble­ma que ne­ce­si­ta­ba vi­si­bi­li­zar­se. Hoy la gen­te ya reac­cio­na.

¿Hay que de­nun­ciar pa­ra fre­nar el in­cre­men­to de vio­len­cia?

Sí. Es muy im­por­tan­te. La vio­len­cia no es na­tu­ral. La omi­sión, el si­len­cio, es­tán ti­pi­fi­ca­dos en la ley co­mo com­pli­ci­dad, al me­nos en el ca­so de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Si ellos co­no­cen y no de­nun­cian, tie­ne una pe­na.

¿Es una ta­rea de to­dos sen­tar pre­ce­den­tes?

Por su­pues­to. Es un te­ma de la sociedad. De­be­mos re­fle­xio­nar. Es­to no es so­lo pro­duc­to de re­la­cio­nes de pa­re­jas, sino tam­bién de vio­len­cia po­lí­ti­ca, tec­no­ló­gi­ca, que va ali­men­tan­do es­to.

¿Có­mo se es­tá apli­can­do la ley?

No tie­ne las ga­ran­tías de re­sul­tar efec­ti­va. Pri­me­ro por­que se eli­mi­nó el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que era el ór­gano rec­tor y el en­car­ga­do de la apli­ca­ción. Ha si­do re­em­pla­za­do por una Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos que es­tá re­cién im­ple­men­tán­do­se, or­ga­ni­zan­do su es­truc­tu­ra. Aún tie­ne que cons­truir­se el plan na­cio­nal de pre­ven­ción.

A más de pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les y so­cia­les, ¿dón­de hay otras fa­len­cias?

En te­mas pre­su­pues­ta­rios. La ley es­tá ahí, pe­ro el fi­nan­cia­mien­to pa­ra im­ple­men­tar­la es un pro­ble­ma en es­te mo­men­to. En vez de in­cre­men­tar­se pa­ra fre­nar un pro­ble­ma so­cial in­ne­ga­ble, dis­mi­nu­yó. De cer­ca de 10 mi­llo­nes que an­tes exis­tía, pa­só a 6 mi­llo­nes.

EN­TRE­VIS­TA. Sil­via Sal­ga­do es asam­bleís­ta por la pro­vin­cia de Im­ba­bu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.