Mai­té Paz­mi­ño, un pro­di­gio en la me­di­ci­na

La Hora Carchi - - PORTADA -

Mai­té ha­ce el preuni­ver­si­ta­rio en la UESS y sus maes­tros la apo­yan. Su vin­cu­la­ción con las le­tras, los nú­me­ros y la cien­cia co­men­zó al po­co tiem­po de ha­ber na­ci­do. Las cla­ses que re­ci­bía en cuar­to año de bá­si­ca le pa­re­cían abu­rri­das, al pun­to de op­tar por quedarse en ca­sa con­su­mien­do li­bros o apren­dien­do de for­ma au­to­di­dac­ta.

GUAYAQUIL A Mai­té Paz­mi­ño le pa­re­cían más in­tere­san­tes los tex­tos de li­te­ra­tu­ra, cien­cia e his­to­ria que los te­mas que se ex­po­nían en las au­las de su es­cue­la. Las cla­ses que re­ci­bía en cuar­to año de bá­si­ca le pa­re­cían abu­rri­das, al pun­to de que­rer de­ser­tar y op­tar por quedarse en ca­sa con­su­mien­do li­bros o apren­dien­do de for­ma au­to­di­dac­ta.

El año pa­sa­do y, tras un lar­go pro­ce­so de prue­bas, la me­nor de tan so­lo 11 años to­mó la ini­cia­ti­va de rea­li­zar los trá­mi­tes pa­ra in­gre­sar al preuni­ver­si­ta­rio en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Es­pí­ri­tu San­to (UESS), don­de fue acep­ta­da. A di­fe­ren­cia de lo que le su­ce­día en la es­cue­la, es­ta eta­pa la dis­fru­ta al má­xi­mo.

En la ca­fe­te­ría de la uni­ver­si­dad, Mai­té se to­ma su re­ce­so de 30 mi­nu­tos an­tes de re­to­mar su ho­ra­rio de cla­ses (de 08:00 a 16:00). De­gus­ta una en­sa­la­da de bró­co­li en com­pa­ñía de su ma­má, Ga­brie­la Mi­nu­che. Lu­ce al­go ato­si­ga­da. Ga­brie­la cuen­ta que es­tos días han si­do pe­sa­dos pa­ra su hi­ja de­bi­do a su jor­na­da y por los es­pa­cios que ha te­ni­do que ha­cer pa­ra aten­der a la pren­sa, tras sa­lir a la luz su ca­so de su­per­do­ta­ción.

Su ho­ra­rio uni­ver­si­ta­rio es in­ten­so, pe­ro pa­ra Mai­té es lo de me­nos: “Dis­fru­to mu­cho y no me can­so” ,di­ce con un ric­tus de ple­ni­tud, sa­bien­do que su afán es apro­bar to­das las ma­te­rias pa­ra, en lo pos­te­rior, pug­nar por ini­ciar for­mal­men­te su ca­rre­ra de Me­di­ci­na.

Avan­ce aca­dé­mi­co

Jo­sé Pe­dro Bar­be­rán, de­cano de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UESS, con­tó que es la pri­me­ra vez que la uni­ver­si­dad re­gis­tra un ca­so ilus­tra­ti­vo. Si bien, Mai­té es par­te del preuni­ver­si­ta­rio, ofi­cial­men­te no pue­de ini­ciar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na has­ta que no cul­mi­ne el ba­chi­lle­ra­to.

“Lo que ha­ce­mos con ella es un avan­ce aca­dé­mi­co. Es­to le ser­vi­rá pa­ra cuan­do ya in­gre­se for­mal­men­te a la uni­ver­si­dad y las ma­te­rias que re­ci­bió sean ho­mo­lo­ga­das”, se­ña­ló.

Mai­té afir­ma es­tar cons­cien­te de aque­llo por lo que ini­cia­rá, cuan­to an­tes, el pro­ce­so de ace­le­ra­ción. Su ma­dre es­pe­ra que el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción le con­ce­da el tí­tu­lo de ba­chi­ller y le per­mi­ta ini­ciar su ca­rre­ra for­mal en la uni­ver­si­dad.

“Los me­dios han ser­vi­do pa­ra des­per­tar un po­co el in­te­rés del te­ma de los ni­ños con su­per­do­ta­ción. Es­toy se­gu­ra que no es la úni­ca ni­ña en el país. Hay po­ca in­for­ma­ción de es­to y si me gus­ta­ría que ha­ya ins­ti­tu­cio­nes pro­pias que aco­jan a los me­no­res con es­te ti­po de ca­pa­ci­da­des”, se­ña­ló Mi­nu­che.

Una ni­ña ex­tra­or­di­na­ria

Cuan­do Ga­brie­la co­no­ció so­bre la idea de su hi­ja de re­nun­ciar a su eta­pa es­co­lar bus­có ayu­da de es­pe­cia­lis­tas. Fue a sus 4 años que des­cu­brió que su pri­mo­gé­ni­ta era una ni­ña su­per­do­ta­da. Una maes­tra del prees­co­lar de la es­cue­la Ale­mán St­hie­le, de Cuenca, don­de an­tes re­si­dían, le su­gi­rió so­me­ter­la a unos tests pa­ra con­fir­mar si se tra­ta­ba de un ca­so de al­tas ca­pa­ci­da­des.

Mai­té es­cri­bía y leía cla­ra­men­te a los 2 años. Ga­brie­la se sin­ce­ra al se­ña­lar que no ha­bía no­ta­do es­ce­na­rios ex­tra­ños du­ran­te su cre­ci­mien­to y apren­di­za­je.

Cuen­ta que al mu­dar­se a Guayaquil, el cam­bio de ré­gi­men es­co­lar hi­zo que su hi­ja sal­te de pri­me­ro de bá­si­ca a se­gun­do. Y a me­di­da que era so­me­ti­da a más prue­bas, si­guió es­ca­lan­do: es­ta vez de se­gun­do a sex­to y lue­go a oc­ta­vo de bá­si­ca y, pos­te­rior­men­te, a pri­me­ro de ba­chi­lle­ra­to en el Co­le­gio Ale­mán Hum­boldt. Es­ta tran­si­ción la reali­zó a tra­vés de prue­bas mi­nis­te­ria­les. En el test de es­ca­la de in­te­li­gen­cia ob­tu­vo un pun­ta­je equi­va­len­te a 144 y en la prue­ba de ca­pa­ci­dad de ra­zo­na­mien­to no verbal, una pun­tua­ción de ca­si 100%. 2%

Adap­ta­ción

Que Mai­té se in­vo­lu­cre en un am­bien­te de adul­tos es uno de los te­mo­res de su ma­dre. Por eso ha­ce hin­ca­pié en los ins­ti­tu­tos es­pe­cia­les pa­ra es­tos ca­sos. Ella se ha com­pro­me­ti­do a acom­pa­ñar­la en to­da la jor­na­da de cla­ses con mu­cho sa­cri­fi­cio, por­que ade­más tie­ne que cui­dar a tres hi­jos me­no­res.

“Tra­to de res­guar­dar su par­te emo­cio­nal, por­que ella com­par­te con jó­ve­nes de 18 años en ade­lan­te. Aun­que ella no tie­ne re­pa­ro de ha­blar con un ni­ño o con un adul­to. Al ini­cio te­nía un po­co de re­ti­cen­cia. Pe­ro los com­pa­ñe­ros la re­ci­bie­ron bien y creo que los pro­fe­so­res tam­bién hi­cie­ron su tra­ba­jo de dar­le su lu­gar. Ella es un pun­to de re­fe­ren­cia en el au­la”, co­men­ta.

Tras co­no­cer el ca­so de su hi­ja, Ga­brie­la ha es­tu­dia­do mu­cho so­bre los ni­ños su­per­do­ta­dos. Co­no­ce que el 2% de la po­bla­ción tie­ne una ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual su­pe­rior, so­la­men­te que mu­chos de los ca­sos no se de­tec­tan.

Mai­té en ca­sa es muy co­la­bo­ra­do­ra. Jue­ga mu­cho con mu­ñe­cos y con lo­gos jun­to a sus her­ma­nos de 7 y 2 años, que al pa­re­cer, tie­nen sus mis­mas ca­pa­ci­da­des su­pe­rio­res.

PRÁC­TI­CAS. Mai­té ha­ce el preuni­ver­si­ta­rio en la UESS y sus maes­tros la apo­yan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.