AN­TO­NIO MA­CHA­DO, 80 años de su muer­te

La Hora Carchi - - ARTES CULTURA -

No hay poe­ta que le ha­ya can­ta­do con ma­yor de­vo­ción a la pa­tria es­pa­ño­la que An­to­nio Ma­cha­do. El se­vi­llano es re­co­no­ci­do co­mo uno de los es­cri­to­res fun­da­men­ta­les de la na­ción ibé­ri­ca, so­bre to­do, por­que su poe­sía atra­ve­só una de las cri­sis po­lí­ti­cas y so­cia­les más du­ras en la his­to­ria de Es­pa­ña.

La Ge­ne­ra­ción del 98, a la que per­te­ne­ció Ma­cha­do, fue un gru­po li­te­ra­rio que reunió las vo­ces de gran­des poe­tas na­ci­dos en­tre 1864 y 1876, quie­nes vi­vie­ron la de­ca­den­cia es­pa­ño­la a par­tir de la de­rro­ta mi­li­tar en la gue­rra con­tra EE.UU.

Con su es­cri­tu­ra, por lo ge­ne­ral di­si­den­te y con­tes­ta­ta­ria, ellos ex­pu­sie­ron su preo­cu­pa­ción por la iden­ti­dad es­pa­ño­la, la cual tras­mi­tie­ron a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes.

Los pri­me­ros poe­ma­rios de Ma­cha­do es­tán mar­ca­dos por esa año­ran­za de la épo­ca de es­plen­dor. ‘Cam­pos de Cas­ti­lla’ re­tra­ta la de­cre­pi­tud de la re­gión y, no obs­tan­te, re­sal­ta el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia del poe­ta. A pe­sar de in­hós­pi­ta, Cas­ti­lla es la tie­rra ama­da de Ma­cha­do. “¡Oh tie­rra in­gra­ta y fuer­te, tie­rra mía!”, la lla­ma con do­lor. A pe­sar de la ad­ver­si­dad, la voz poé­ti­ca ve en Cas­ti­lla el ho­gar.

Es­ta in­sa­tis­fac­ción se su­mó al pro­fun­do do­lor que le pro­vo­có la muer­te tem­pra­na de su es­po­sa, Leo­nor. Ma­cha­do la co­no­ció cuan­do te­nía tan so­lo 13 años y a los 15 la des­po­só. El poe­ta te­nía 34. La tu­bercu­losis aca­bó con la vi­da de la jo­ven en 1912, jus­to des­pués de que el poe­ta pu­bli­ca­ra la pri­me­ra edi­ción de ‘Cam­pos de Cas­ti­lla’.

Ma­cha­do in­gre­só a la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en 1927. Un año des­pués, apa­re­ció en su vi­da la poe­ti­sa Pi­lar de Val­de­rra­ma, la ‘Guio­mar’ de sus poe­mas, con quien man­tu­vo un ro­man­ce se­cre­to por años.

Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la (1936-1939), Ma­cha­do desa­rro­lló una ac­ti­vi­dad cons­tan­te a fa­vor del ideal re­pu­bli­cano. En 1939, an­te el in­mi­nen­te pe­li­gro en que se en­con­tra­ban él y su fa­mi­lia, hu­yó en una ca­ra­va­na de cien­tos de es­pa­ño­les que par­tían ha­cia Fran­cia. Tras de una tra­ve­sía re­ple­ta de vi­ci­si­tu­des, lle­gó a Co­lliou­re, don­de fa­lle­ció la tar­de del 22 de fe­bre­ro de 1939.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.