Con­vi­tes ma­ri­nos

La Hora Carchi - - OPINIÓN - GER­MÁ­NI­CO SO­LIS

Ha pa­sa­do años para que cier­tos pla­ti­llos que no eran nues­tros, se ha­yan na­tu­ra­li­za­do y for­men par­te de nues­tra gas­tro­no­mía. Los pla­tos tra­di­cio­na­les se­rra­nos y los de nues­tra co­mar­ca, ini­cial­men­te co­rres­pon­dían a los pro­duc­tos co­se­cha­dos lo­cal­men­te. He­mos de re­cor­dar la co­mi­da de ca­sa, aque­lla pre­pa­ra­da por nues­tras abue­las y ma­dres, en su ma­yo­ría de nues­tro agra­do, pre­pa­ra­ban con sus pro­pias ma­nos y con los re­cur­sos de la tra­di­ción y ori­gi­na­li­dad de ellas.

El me­nú de nues­tras ma­más ofre­cía la co­mi­da dia­ria, y aque- lla ela­bo­ra­da para los do­min­gos o para fes­te­jos u ho­me­na­jes. La co­mi­da dia­ria de ca­sa se­ña­la­ba cier­tos días para sa­bo­rear­la. Los lu­nes la ma­yo­ría de fa­mi­lias re­par­tían el arroz de ce­ba­da con car­ne de cer­do para ca­rac­te­ri­zar­la, ha­bían pa­la­da­res que pre­fe­rían para el res­to de días la qui­nua, el lo­cro de pa­pas; otros pla­tos in­cluían la col, me­llo­cos y co­mo ade­re­zo la car­ne de res o bo­rre­go, cuan­do no ha­bía tiem­po, la so­pa de fi­deo era una so­lu­ción, la co­la­da de ha­ba se com­ple­men­ta­ba con maíz tos­ta­do. Al­gu­nos pla­ti­llos uti­li­za­ron le­che, hue­vos y que­so.

El pes­ca­do de pre­fe­ren­cia era el ba­ca­lao ocu­pa­do para la fa­nes­ca y otras va­rie­da­des que sin ser co­mu­nes com­po­nían la tra­di­ción se­rra­na, el atún en­la­ta­do o la sar­di­na fue­ron re­cur­so para en­con­trar va­rie­dad y que el sa­bor ma­rino al­ter­ne con nues­tras pa­pas.

Co­mer­cian­tes vi­sio­na­rios tra­je­ron ele­men­tos y sa­zo­nes que su­ma­ron a la tra­di­ción de la co­mi­da lo­cal, apa­re­cie­ron las con­chas, ca­ma­ro­nes, ba­gre, cor­vi­na, pul­pos, can­gre­jos, y las guar­ni­cio­nes con pa­ta­cón, yu­ca, im­por­tan­tes fue­ron el maíz tos­ta­do y el can­guil. En mo­men­tos no fue­ron tan con­su­mi­dos, pe­ro el pa­so del tiem­po hi­zo que mu­chos pla­ti­llos sean ahora tra­di­ción.

Ibarra ofre­ce una can­ti­dad de pla­tos cos­te­ños que ha­cen ga­la de su pro­ce­den­cia, hay si­tios atem­pe­ra­dos a la usan­za ri­be­re­ña or­gu­llo­sos de su le­gi­ti­mi­dad, en­gríen a Ma­na­bí, Es­me­ral­das y otras re­gio­nes de nues­tro li­to­ral. La ima­gi­na­ción de nues­tra co­ci­na, ha crea­do com­bi­na­cio­nes que su­man el acen­to se­rrano dán­do­le un to­que in­no­va­dor. No es ex­tra­ño en­con­trar pla­zas de co­mi­da cos­te­ña col­ma­dos de ex­qui­si­tez, mú­si­ca rít­mi­ca, iden­ti­da­des her­ma­na­das: li­món, pi­mien­ta, plá­tano y maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.