Es­pa­cios noc­tur­nos se fu­sio­nan con ar­te ur­bano

Las imá­ge­nes res­plan­de­cen en la no­che, dan vi­da a una dis­co­te­ca ubi­ca­da en el cen­tro de la ciu­dad.

La Hora Carchi - - PORTADA -

Ros­tros tra­za­dos en mu­ros, lu­ces que dan dis­tin­tas pers­pec­ti­vas a los graf­fi­tis con imá­ge­nes que res­plan­de­cen en la no­che, sir­ven pa­ra dar vi­da a una dis­co­te­ca ubi­ca­da en el cen­tro de Iba­rra.

IBA­RRA • El am­bien­te es aco­ge­dor. Mú­si­ca ur­ba­na, cocteles y pa­re­jas dan­zan fren­te a un mu­ro lleno de imá­ge­nes, sím­bo­los y le­tras. Es un co­lla­ge ‘un­der­ground’ que se ha po­si­cio­na­do en el bar Jú­pi­ter, en pleno cen­tro de Iba­rra.

Mar­ce­lo Ri­va­de­nei­ra, so­cio pro­pie­ta­rio del lo­cal, in­di­ca que el con­cep­to de la dis­co­te­ca es­tá en bo­ga, por­que no so­lo mez­cla la mú­si­ca con la pin­tu­ra, sino tam­bién con los ador­nos de plan­tas y ho­jas. “Que­re­mos dar­le un tin­te de fá­bri­ca aban­do­na­da, don­de cre­ce y se apo­de­ra la na­tu­ra­le­za. To­do es­tá con el te­ma de lo ver­de, lo na­tu­ral”, in­di­ca.

En el lu­gar, ade­más, se pue­den ob­ser­var ros­tros tra­za­dos en los mu­ros. Las lu­ces les dan dis­tin­tas pers­pec­ti­vas. In­clu­so, con la no­che, las lí­neas mu­tan, co­mo si fue­sen de tres di­men­sio­nes.

Ar­te ur­bano

Pa­tri­cio Flo­res, uno de los ‘gra­fi­te­ros’ del lu­gar, mien­tras da los úl­ti­mos tra­zos al di­bu­jo, es­cu­cha hip hop. To­da la ma­ña­na la ocu­pó pa­ra de­jar lis­tos el da­do, las ca­ras y ho­jas que ha pin­ta­do.

Men­cio­na que se de­di­ca a es­ta ac­ti­vi­dad des­de ado­les­cen­te. Ac­tual­men­te tie­ne 25 años y quie­re se­guir di­bu­jan­do. “En el graf­fi­ti no im­por­ta la edad que ten­gas, si tie­nes ga­nas de pin­tar, si­gues pin­ta­do”.

Pa­ra ins­pi­rar­se mi­ra imá­ge­nes. To­ma co­mo ba­se otros pro­yec­tos pa­ra que sur­ja el su­yo. “Sa­ca­mos di­fe­ren­tes fi­gu­ras y las com­ple­men­ta­mos, po­nien­do co­sas de no­so­tros pa­ra que se vea dis­tin­to”. El di­se­ño más gran­de que ha he­cho fue en las can­chas de Al­pa­cha­ca. Un mu­ro re­fe­ren­te a la paz, por el te­ma de las pan­di­llas que ha­bía en el sec­tor.

Le­ga­do fa­mi­liar

Isaac Va­ca tie­ne 17 años. Es del­ga­do y tie­ne la mi­ra­da chis­pean­te. Con un guan­te ne­gro, sos­tie­ne un ro­cia­dor ver­de, con el que de­li­nea el di­bu­jo de una ho­ja. Ha­ce una pausa en su ar­te pa­ra men­cio­nar que des­de los nue­ve años se de­di­ca a es­ta ac­ti­vi­dad.

“Des­de que les vi a mis pri­mos ha­cer­lo yo me in­cli­né a pin­tar. A los 13 años em­pe­cé a to­par pa­re­des y spray, a ver to­da la vi­da del graf­fi­ti”, di­ce al la­do de Pa­tri­cio Flo­res, su men­tor y pa­rien­te.

Va­ca in­di­ca ade­más que ca­da quien de­ci­de ex­pre­sar lo que sien­te, y la ma­ne­ra en que lo ha­ce. “Me gus­ta que la gen­te mi­re y se pue­da sen­tir atraí­do por lo que con­tem­pla”.

Ac­to de pro­tes­ta

El graf­fi­ti ha si­do cues­tio­na­do en los úl­ti­mos años por trans­gre­dir es­pa­cios pú­bli­cos y pri­va­dos. Por eso, mu­chas per­so­nas, que se de­di­can a es­tas ac­ti­vi­da­des, lo ha­cen des­de el ano­ni­ma­to, co­mo ‘Banksy’, con tra­zos de crí­ti­ca so­cial. Lí­neas de pin­tu­ra con pre­sen­cia po­lí­ti­ca de un sec­tor, en oca­sio­nes, mar­gi­nal.

Pa­ra Isaac Va­ca, es­te pro­ble­ma de­be ser en­ten­di­do en to­do su con­tex­to. “El de­ba­te en­tre ‘gra­fi­te­ro’ y so­cie­dad es que el ar­te siem­pre se ha vis­to co­mo una man­cha en la pa­red, una fal­ta de res­pe­to. Yo creo que la vi­da en sí es un ar­te, por­que tú de­ci­des qué enfoque y co­lor le das a tus pro­ble­mas”.

Su pri­mo, Pa­tri­cio Flo­res, se­ña­la que es bueno que les ayu­den a los jó­ve­nes con es­tos es­pa­cios por­que pue­den ex­pre­sar lo que sien­ten. “Re­nue­vas es­pa­cios que es­tán bo­ta­dos. Se les da vi­da, los ha­ces me­jor”.

MURAL. Al­re­de­dor de 30 me­tros de pa­red se usa­ron pa­ra que los ar­tis­tas plas­men sus graf­fi­tis.

DI­BU­JOS. Los ob­je­tos son rea­li­za­dos con ta­rros de pin­tu­ra y gran crea­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.