‘El CNE de­be tra­ba­jar en la trans­pa­ren­cia’

Pa­tri­cio An­dra­de

La Hora Carchi - - PORTADA -

IBA­RRA• Pa­tri­cio An­dra­de ana­lis­ta po­lí­ti­co y fue Di­rec­tor de la De­le­ga­ción Pro­vin­cial del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) de Im­ba­bu­ra, por más de tres años. En su es­ta­día en la ins­ti­tu­ción, es­tu­vo a car­go de lle­var ade­lan­te el pro­ce­so elec­to­ral de las elec­cio­nes ge­ne­ra­les 2013, así co­mo tam­bién pa­ra ele­gir au­to­ri­da­des lo­ca­les y sec­cio­na­les en el año 2014. Pro­ce­sos que pe­se a la com­ple­ji­dad que tu­vie­ron, a ni­vel pro­vin­cial las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas re­co­no­cie­ron la trans­pa­ren­cia con la que se ma­ne­jó.

Dia­rio La Ho­ra con­ver­só con Pa­tri­cio An­dra­de pa­ra co­no­cer su pun­to de vis­ta so­bre las vo­ta­cio­nes que se lle­va­rán a ca­bo el do­min­go 24 de mar­zo. En Im­ba­bu­ra se ele­gi­rán a 6 al­cal­des, 1 pre­fec­to 1 vi­ce­pre­fec­to, 21 con­ce­ja­les ur­ba­nos, 17 con­ce­ja­les ru­ra­les, 180 vo­ca­les de las jun­tas pa­rro­quia­les y a los sie­te miem­bros del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na y Con­trol So­cial (Cpccs).

¿Qué sig­ni­fi­can las elec­cio­nes sec­cio­na­les en la vi­da po­lí­ti­ca de un país?

Es­tas elec­cio­nes permitirán ver có­mo la ten­den­cia de los par­ti­dos po­lí­ti­cos se man­tie­ne. Pe­ro en Ecua­dor pa­sa una co­sa ra­ra, cuan­do son elec­cio­nes sec­cio­na­les, pe­san mu­cho los nom­bres. En na­cio­na­les, pe­san los mo­vi­mien­tos y par­ti­dos po­lí­ti­cos. Vea­mos en es­tas elec­cio­nes si se man­tie­ne la re­gla, por­que eso ha si­do la ten­den­cia a ni­vel na­cio­nal.

¿Cuál de­be ser la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción del CNE en es­ta fies­ta de­mo­crá­ti­ca?

Al CNE no le de­be con­cer­nir quién ga­ne. Lo que le de­be in­tere­sar es que real­men­te, el de­seo de la ma­yo­ría sea res­pe­ta­do. Por­que es­ta­mos en de­mo­cra­cia. In­de­pen­dien­te­men­te de que nos pue­da agra­dar o no.

Los pro­yec­tos de de­mo­cra­cia in­clu­si­va, ¿có­mo apor­tan al for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia?

Veo que se man­tie­ne el Vo­to en Ca­sa. Oja­lá se ex­tien­da a más per­so­nas, por­que eso dig­ni­fi­ca a las per­so­nas que se les per­mi­te vo­tar. En­tien­do que se man­tie­nen tam­bién las me­sas de aten­ción pre­fe­ren­te pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Es­tos son avan­ces en el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia.

¿Cuá­les son sus ex­pec­ta­ti­vas en vís­pe­ras del día del su­fra­gio?

Hay de­ma­sia­da con­fu­sión. El te­ma del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción no ha si­do pro­mo­cio­na­do lo su­fi­cien­te. Hay mu­chas du­das en los elec­to­res. Aun­que no hay en­cues­tas muy vi­si­bles, se ha­bla de que un 60% de per­so­nas no tie­ne de­fi­ni­do el vo­to. Al exis­tir em­pa­tes téc­ni­cos, en al­gu­nos can­to­nes, ha­ce que no se­pa­mos con cla­ri­dad cuál es la ten­den­cia del vo­to. Pue­de ha­ber sor­pre­sas.

¿La ciu­da­da­nía sa­be el nú­me­ro de pa­pe­le­tas que se le en­tre­ga­rá? ¿El nú­me­ro de au­to­ri­da­des que de­be ele­gir?

No. Por eso mis­mo es­tá in­de­ci­sa. No te­ne­mos ac­ce­so a los da­tos de los can­di­da­tos. Si re­vi­sa la pá­gi­na del CNE, an­tes ha­bía el pro­yec­to de­no­mi­na­do Vo­to Trans­pa­ren­te. Ahí po­día che­quear a ca­da can­di­da­to. Quién es. De qué par­ti­do pro­vie­ne. Sus pro­pues­tas. Aho­ra hay esa li­mi­tan­te.

¿Cuán­do se de­ci­di­rán por un can­di­da­to los in­de­ci­sos?

To­dos es­tán es­pe­ran­do los cie­rres de cam­pa­ña. La úl­ti­ma se­ma­na tie­ne bas­tan­te in­ci­den­cia en los in­de­ci­sos. Hay gen­te, ade­más, que ya tie­ne de­ci­di­do el vo­to, pe­ro en las en­cues­tas di­ce que aún no de­ci­de. En­ton­ces, el te­ma de su­bir­se a la ca­ra­va­na más gran­de, por dar el vo­to a la per­so­na que, su­pues­ta­men­te, va a ga­nar, eso se de­ci­de qui­zá el do­min­go. El día que es­tá yen­do a vo­tar.

El nú­me­ro de can­di­da­tos, en re­fe­ren­cia a an­te­rio­res elec­cio­nes sec­cio­na­les, se du­pli­có o tri­pli­có. ¿Es­to es bueno pa­ra la de­mo­cra­cia?

No. Me parece que se de­be ba­jar la can­ti­dad de mo­vi­mien­tos y par­ti­dos po­lí­ti­cos. Es ur­gen­te una re­for­ma al Có­di­go de la De­mo­cra­cia. Los re­qui­si­tos que se pi­den pa­ra ser can­di­da­to de­be­rían ser revisados. Ade­más, el Có­di­go tie­ne va­cíos le­ga­les que de­ben arre­glar­se de acuer­do a la ex­pe­rien­cia.

¿Có­mo afec­ta es­te te­ma de ex­ce­so de pos­tu­lan­tes?

Mien­tras más can­di­da­tos exis­ten, van a te­ner me­nos es­pa­cio de pro­mo­cio­nar­se en ra­dio, te­le­vi­sión, pren­sa, va­llas publicitarias. Ade­más, mu­chas per­so­nas pres­tan su nom­bre pa­ra ser can­di­da­tos, con la op­ción de que si no ga­nan, sean to­ma­do en cuen­ta cuan­do su mo­vi­mien­to o par­ti­do po­lí­ti­co lle­gue al po­der.

¿Qué di­fe­ren­cia tie­nen las elec­cio­nes sec­cio­na­les de 2014, en las que us­ted fue di­rec­tor del CNE, con las que nos apres­ta­mos a vi­vir?

El nú­me­ro de can­di­da­tos. Y se su­ma el te­ma del Cpccs, don­de por ley los pos­tu­lan­tes no pu­die­ron ha­cer su pro­pia cam­pa­ña. Eso ra­di­ca en que no­so­tros no sa­be­mos quié­nes son los que es­tán de can­di­da­tos.

¿Al­gu­nos otros cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos?

No hay las Jun­tas In­ter­me­dias. En el 2014 más del 90% de las ac­tas eran re­vi­sa­das en es­tas, y ali­via­na­ba a la Jun­ta Pro­vin­cial. Otro fac­tor es que se ha subido el nú­me­ro de elec­to­res por Jun­ta Re­cep­to­ra del Vo­to. An­tes eran 300 per­so­nas por ca­da jun­ta, aho­ra son 350. Eso com­pli­ca el te­ma del con­teo.

¿El te­ner una so­la ur­na pa­ra seis y sie­te pa­pe­le­tas tam­bién es un cam­bio que com­pli­ca­ría el con­teo de vo­tos y la en­trega de re­sul­ta­dos?

Sí. Eso sig­ni­fi­ca que to­das es­tán en­tran­do en una mis­ma án­fo­ra. El te­ma de te­ner dos o tres án­fo­ras fa­ci­li­ta­ba la se­lec­ción de las pa­pe­le­tas y el es­cru­ti­nio de los vo­tos. Se da­ba una prio­ri­dad. Si a es­to su­ma que no va a ha­ber con­teo rá­pi­do, la de­ses­pe­ra­ción que van a te­ner las or­ga­ni­za­cio­nes, al es­tar den­tro de las mis­mas po­si­bi­li­da­des de to­dos los can­di­da­tos, pue­de ge­ne­rar di­fi­cul­ta­des.

Con es­te pa­no­ra­ma, ¿el ac­tual CNE ha cum­pli­do su pa­pel de ge­ne­rar con­fian­za en el elec­to­ra­do y en las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas?

Es bas­tan­te com­ple­jo que, fal­tan­do po­cos días pa­ra las elec­cio­nes, to­da­vía ha­ya cri­te­rios di­vi­di­dos den­tro de los cin­co vo­ca­les. Aún no se sa­be có­mo se ha­rá el con­teo de vo­tos nu­los en el te­ma del Con­se­jo de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na. Ade­más, ya se ha­bla de los po­si­bles frau­des. Ese im­pac­to no ha si­do tra­ba­ja­do. En un am­bien­te de des­con­fian­za, lo úni­co que tie­ne que ha­cer el CNE es tra­ba­jar en la trans­pa­ren­cia. Abrir­se a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, ciu­da­da­nos. No de­jar te­la de du­da de lo ac­tua­do den­tro de las jun­tas re­cep­to­ras del vo­to.

¿Hu­bo po­co avan­ce del nue­vo CNE en es­te tiem­po?

No veo que ha­ya una di­fe­ren­cia abis­mal con el an­te­rior. Se ha­bla­ba que el an­te­rior CNE es­ta­ba me­dio po­li­ti­za­do. Yo di­ría que el ac­tual es­tá po­li­ti­za­do.

¿Có­mo tra­ba­ja­ron en el 2014 pa­ra que las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas con­fíen en el CNE y acep­ten los re­sul­ta­dos?

Fue­ron tres pun­tos fun­da­men­ta­les. Pri­me­ro, ca­pa­ci­ta­mos a las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas res­pec­to al fun­cio­na­mien­to de las Jun­tas In­ter­me­dias de Es­cru­ti­nio. Hi­ci­mos que es­tén en to­do el pro­ce­so. Les acer­ca­mos, prác­ti­ca­men­te, a dos me­tros a to­dos los ob­ser­va­do­res pa­ra que vean el pro­ce­sa­mien­to de ac­tas. Se­gun­do, nos abri­mos a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y ter­ce­ro, ge­ne­ra­mos la sa­la si­tua­cio­nal, don­de ha­bía re­pre­sen­tan­tes de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

¿Qué re­co­men­da­ción les da­ría a las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas pa­ra que cui­den sus vo­tos?

Pon­gan de­le­ga­dos en las Jun­tas Re­cep­to­ras del Vo­to. De­ben es­tar ahí to­dos, re­co­gien­do las ac­tas o, por lo me­nos, to­man­do fo­to­gra­fías de las ac­tas, pa­ra que no ha­ya nin­gún pro­ble­ma al mo­men­to de ha­cer las su­mas y res­tas den­tro del pro­ce­so elec­to­ral.

Y a las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ¿qué les di­ría?

Que ga­ran­ti­cen la trans­pa­ren­cia. Se les de­be per­mi­tir que va­yan con cá­ma­ras, fil­ma­do­ras. Por­que si el pro­ce­so elec­to­ral es trans­pa­ren­te, la gen­te lo ga­ran­ti­za a tra­vés de los me­dios elec­tró­ni­cos. Yo en­tien­do que las per­so­nas que es­tán en el CNE, de la de­le­ga­ción de Im­ba­bu­ra, son per­so­nas ho­no­ra­bles, que quie­ren y de­ben ga­ran­ti­zar la trans­pa­ren­cia del ca­so.

En un am­bien­te de des­con­fian­za, ¿dónde se de­be te­ner más cui­da­do?

En la úni­ca par­te que al­guien po­dría al­te­rar re­sul­ta­dos es en las Jun­tas Re­cep­to­ras del Vo­to. Por­que es don­de tie­nen con­tac­to con la pa­pe­le­ta. Ahí es­tán cin­co per­so­nas, que de re­pen­te lle­gan a ser sie­te, con los su­plen­tes. Una vez he­cha el ac­ta, con to­das las se­gu­ri­da­des y el es­ca­neo, es muy di­fí­cil que pue­dan al­te­rar el sis­te­ma.

A di­fe­ren­cia de pro­ce­sos an­te­rio­res, en es­ta cam­pa­ña las re­des so­cia­les co­bra­ron fuer­za, so­bre to­do pa­ra la de­no­mi­na­da cam­pa­ña su­cia. ¿Se las de­be re­gu­lar?

Es una mi­sión di­fí­cil. Son los pas­qui­nes mo­der­nos. Al no te­ner la obli­ga­ción us­ted de abrir un es­pa­cio de red so­cial, pue­de in­ven­tar cual­quier nom­bre. Pe­ro, a par­tir del si­len­cio elec­to­ral, las re­des so­cia­les se van a ac­ti­var co­mo pas­qui­nes. La­men­ta­ble­men­te se les usa más pa­ra mi­ni­mi­zar o cri­mi­na­li­zar al con­trin­can­te. No se las usa de­cen­te­men­te.

¿Qué se po­dría ha­cer en es­te con­tex­to?

Se de­be tra­ba­jar en un te­ma: lle­gar a acuer­dos mí­ni­mos en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas, pa­ra que den una bue­na uti­li­za­ción. Por­que más que el da­ño po­lí­ti­co, aho­ra se han ido al te­ma de lo per­so­nal y, mu­chas ve­ces, al fa­mi­liar. Ese sí es un des­va­lor que tie­nen las re­des so­cia­les.

¿Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes del 24 de mar­zo mar­ca­rán el ca­mino pa­ra las pre­si­den­cia­les del 2022?

El te­ma de las sec­cio­na­les se­rá un me­di­dor, pe­ro no creo que sea un de­ter­mi­nan­te. En las elec­cio­nes pa­ra pre­si­den­tes y asam­bleís­tas, pe­sa el te­ma de los mo­vi­mien­tos de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, lo que apa­lan­ca­rán. Ló­gi­ca­men­te la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que ga­ne con­ce­ja­les, al­cal­días, jun­tas pa­rro­quia­les, tie­ne mu­cha más in­ci­den­cia que una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca que no lo lo­gra.

DE­MO­CRA­CIA. Pa­tri­cio An­dra­de, ex­di­rec­tor del CNE Im­ba­bu­ra ana­li­za el pro­ce­so elec­to­ral que nos apres­ta­mos a vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.