Lo que los ciu­da­da­nos ne­ce­si­ta­mos co­no­cer

La Hora Carchi - - OPINIÓN - JOR­GE MA­DE­RA CAS­TI­LLO

Los ecua­to­ria­nos he­mos si­do es­pec­ta­do­res de un pro­ce­so ne­fas­to y de­for­me, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria. Una ver­da­de­ra fe­ria de más de 270 or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas de to­do ti­po, ta­ma­ño y co­lor ins­cri­tas a es­ca­la na­cio­nal, 5.670 car­gos a ser lle­na­dos lue­go de ha­ber es­co­gi­do de en­tre de 80.200 can­di­da­tos apro­xi­ma­da­men­te, ca­da uno tra­tan­do de lla­mar la aten­ción de sus clien­te­las a tra­vés de cam­pa­ñas in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vas con las cua­les han ofre­ci­do “de to­do”, fi­nan­cia­das és­tas prin­ci­pal­men­te con di­ne­ros del Es­ta­do, es de­cir con nues­tro pro­pio di­ne­ro. Po­cos can­di­da­tos con al­gu­na op­ción por ha­ber si­do co­no­ci­dos co­mo au­to­ri­da­des ac­tuan­tes, ex au­to­ri­da­des, de­por­tis­tas, ex rei­nas, gen­te de fa­rán­du­las; pe­ro la ma­yo­ría des­co­no­ci­dos, sin com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias, sin po­si­bi­li­dad al­gu­na de triun­fo; y, mu­chos que se han pres­ta­do pa­ra ser chim­ba­do­res y di­vi­dir a los elec­to­ra­dos.

Ha si­do la cam­pa­ña del “pho­tos­hop”; es­pe­luz­nan­tes in­ver­sio­nes en gi­gan­to­gra­fías, ban­de­ras, ban­de­ri­nes y to­da cla­se de im­pre­sos, ma­te­rial que des­pués de las cam­pa­ñas ali­men­ta­rán a los ba­su­ra­les, for­ma­rán par­te del te­chos co­va­chas, chan­che­ras y co­ne­je­ras, o ve­re­mos amon­to­na­dos en te­rra­zas y pa­tios pos­te­rio­res; to­do a la fi­nal se­rá to­ne­la­das ba­su­ra no de­gra­da­ble. Me pre­gun­to si aca­so es­ta bar­ba­ri­dad hu­bie­se ocu­rri­do si es que: a) El Es­ta­do no pu­sie­ra el di­ne­ro pa­ra las cam­pa­ñas y que sal­ga de sus pro­pios bol­si­llos; b) Se exi­gie­ra for­ma­ción de cuar­to ni­vel y al me­nos 10 años de ex­pe­rien­cia pro­ba­da, a quie­nes as­pi­ran ad­mi­nis­trar los cuan­tio­sos re­cur­sos de la co­sa pú­bli­ca; c) Se pu­sie­ran fuer­tes ta­mi­ces que im­pi­dan la par­ti­ci­pa­ción a glo­sa­dos por Con­tra­lo­ría, a los en­cau­sa­dos por la jus­ti­cia y a per­so­nas que han si­do sen­ten­cia­dos por do­lo; d) pro­ba­ran que sus ofer­tas son per­ti­nen­tes y fi­nan­cia­bles.

Una de las co­sas más gra­ves ha si­do la au­sen­cia de ren­di­ción de cuen­tas de las au­to­ri­da­des sec­cio­na­les sa­lien­tes, pe­ro no en­ten­di­da co­mo la pro­mo­ción de sus obri­tas, sino co­mo la de­mos­tra­ción del buen uso y ges­tión del re­cur­so pú­bli­co: cuán­to di­ne­ro re­ci­bie­ron, có­mo lo gas­ta­ron, có­mo prio­ri­za­ron, có­mo aho­rra­ron, cua­les son los sal­dos que que­dan, la car­ga bu­ro­crá­ti­ca, cuan en­deu­da­da que­da la ins­ti­tu­ción, có­mo la ins­ti­tu­ción de­be­rá hon­rar las deu­das, cua­les son los gran­des pro­ble­mas que de­jan irre­so­lu­tos. En ma­te­ria de ser­vi­cios pú­bli­cos, la pro­vi­sión y re­ser­va de ser­vi­cios bá­si­cos co­mo el agua con fuen­tes pro­pias; el tra­ta­mien­to de la ba­su­ra; las re­des de al­can­ta­ri­lla­do...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.