LA TEORIA GARANTISTA

La Hora Carchi - - AVISOS -

I. GARANTISMO. Se­gún Lui­gi Fe­rra­jo­li, el garantismo tie­ne tres acep­cio­nes:

1.1. “mo­de­lo nor­ma­ti­vo de de­re­cho”. Fe­rra­jo­li ana­li­za el Garantismo des­de tres “pla­nos”: a). epis­te­mo­ló­gi­co, en el cual se ca­rac­te­ri­za co­mo un sis­te­ma de “po­der mí­ni­mo”; b). po­lí­ti­co, con­si­de­ran­do co­mo una téc­ni­ca de tu­te­la que pue­de mi­ni­mi­zar la vio­len­cia y ma­xi­mi­zar la li­ber­tad; y, c). ju­rí­di­co, co­mo con­jun­to de víncu­los que se im­po­nen a la ma­jes­tad pu­ni­ti­va del Es­ta­do en de­fen­sa de los de­re­chos y ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos.

El au­tor se­ña­la que si se tra­ta de un mo­de­lo lí­mi­te, an­tes que ha­blar de sis­te­mas ga­ran­tis­tas, es pre­ci­so ha­blar de “garantismo”, dis­tin­guien­do siem­pre en­tre el mo­de­lo cons­ti­tu­cio­nal y la for­ma de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma.

Con­si­de­ra que la bon­dad del sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal pue­de de­ter­mi­nar­se me­dian­te los me­ca­nis­mos de “in­va­li­da­ción” y de “re­pa­ra­ción” pa­ra ase­gu­rar efec­ti­vi­dad a los de­re­chos y ga­ran­tías pro­cla­ma­dos nor­ma­ti­va­men­te.

Pa­ra jus­ti­fi­car su cri­te­rio, plan­tea que “una Cons­ti­tu­ción pue­de ser avan­za­dí­si­ma por los prin­ci­pios y los de­re­chos que san­cio­na y, sin em­bar­go, no pa­sar de ser un pe­da­zo de pa­pel si ca­re­ce de téc­ni­cas coer­ci­ti­vas - es de­cir, de ga­ran­tías- que per­mi­tan el con­trol y la neu­tra­li­za­ción del po­der y del de­re­cho ile­gí­ti­mo”. (1)

1.2. “teo­ría ju­rí­di­ca de la va­li­dez y de la efec­ti­vi­dad”. Fe­rra­jo­li es cui­da­do­so en acla­rar que va­li­dez y efec­ti­vi­dad son ca­te­go­rías dis­tin­tas en­tre sí y en re­la­ción con la exis­ten­cia y vi­gen­cia de las nor­mas.

So­bre es­ta ba­se sos­tie­ne que “garantismo” sig­ni­fi­ca “una apro­xi­ma­ción teó­ri­ca que man­tie­ne se­pa­ra­dos el ser y el de­ber ser en el de­re­cho”.

Se­ña­la el au­tor que en su li­bro De­re­cho y ra­zón desa­rro­lla “una teo­ría garantista del de­re­cho pe­nal nor­ma­ti­vis­ta y rea­lis­ta al mis­mo tiem­po: re­fe­ri­da al fun­cio­na­mien­to efec­ti­vo del or­de­na­mien­to tal y co­mo se ex­pre­sa en sus ni­ve­les más ba­jos”(2) Dr. Die­go Gus­ta­vo An­dra­de Ar­mas

NO­TA­RIO CUAR­TO DEL CAN­TÓN IBA­RRA

Fe­rra­jo­li po­ne de ma­ni­fies­to que la re­fe­ri­da teo­ría es idó­nea pa­ra re­ve­lar su gra­do de efec­ti­vi­dad y, so­bre to­do de inefec­ti­vi­dad y que el garantismo ope­ra co­mo doc­tri­na ju­rí­di­ca de le­gi­ti­ma­ción y, es­pe­cial­men­te, de des­le­gi­ti­ma­ción interna del de­re­cho pe­nal.

Es im­por­tan­te la ex­pli­ca­ción de Fe­rra­jo­li re­la­cio­na­da con el he­cho de que la teo­ría garantista “in­vi­ta a la du­da, es­ti­mu­la el es­pí­ri­tu crí­ti­co y la in­cer­ti­dum­bre per­ma­nen­te so­bre la va­li­dez de las le­yes y de sus apli­ca­cio­nes, así co­mo la con­cien­cia del ca­rác­ter en gran me­di­da ideal - y por tan­to irrea­li­za­do y pen­dien­te de rea­li­za­ción- de sus pro­pias fuen­tes de le­gi­ti­ma­ción ju­rí­di­ca”.(3)

En una so­cie­dad en la cual no se apli­can las le­yes, cre­ce la in­cer­ti­dum­bre so­bre la va­li­dez de las mis­mas y la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca se agi­gan­ta ca­da día.

Es­ta reali­dad lle­va a que cier­tas per­so­nas pier­dan la con­fian­za en la Jus­ti­cia.

1.3. “fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca”, re­pre­sen­ta un desafío al De­re­cho y al Es­ta­do pa­ra que jus­ti­fi­quen su fi­na­li­dad de ser ga­ran­tes del ho­nor, li­ber­ta­des, in­tere­ses y bie­nes de las per­so­nas.

Des­de es­ta óp­ti­ca, Fe­rra­jo­li sos­tie­ne que “el garantismo pre­su­po­ne la doc­tri­na lai­ca de la se­pa­ra­ción en­tre de­re­cho y mo­ral, en­tre va­li­dez y jus­ti­cia, en­tre pun­to de vis­ta in­terno y pun­to de vis­ta ex­terno en la va­lo­ra­ción del or­de­na­mien­to, es de­cir en­tre ser y de­ber ser del de­re­cho”.(4) II. TEORIA DEL GARANTISMO.

1. Se­pa­ra­ción en­tre De­re­cho y Mo­ral y en­tre Ser y De­ber Ser. Par­tien­do de las tres acep­cio­nes se­ña­la­das, Fe­rra­jo­li avan­za en la ela­bo­ra­ción de la teo­ría del garantismo, afir­man­do que el prin­ci­pal pre­su­pues­to me­to­do­ló­gi­co ra­di­ca en la se­pa­ra­ción en­tre de­re­cho y mo­ral y, más aún, en­tre ser y de­ber ser. 2. Uti­li­dad. Es­ta se­pa­ra­ción se­rá útil co­mo ob­je­to de aná­li­sis en los di­ver­sos cam­pos, ya que “el re­co­no­ci­mien­to de la di­ver­gen­cia - in­su­pe­ra­ble en cuan­to li­ga­da a la es­truc­tu­ra de las nor­mas - en­tre nor­ma­ti­vi­dad y efec­ti­vi­dad” ha­ce po­si­ble es­tu­diar “los fe­nó­me­nos hu­ma­nos hu­yen­do de la do­ble fa­la­cia, na­tu­ra­lis­ta y nor­ma­ti­vis­ta, de la asun­ción de los he­chos co­mo va­lo­res o, al con­tra­rio, de los va­lo­res co­mo he­chos”.

Con ra­zón, Fe­rra­jo­li afir­ma que es­ta fa­la­cia se ha­lla pre­sen­te en mu­chas re­gre­sio­nes ideo­ló­gi­cas de la his­to­ria de la cul­tu­ra ju­rí­di­ca.

ce­le­bra­da el 26 de mar­zo del 2.019, en la No­ta­ría Cuar­ta del Can­tón Iba­rra, a car­go del Dr. Die­go Gus­ta­vo An­dra­de Ar­mas, ce­le­bra­da por los so­cios se­ño­res Doc­tor TYRONE GIOVANNY JIMÉNEZ MU­ÑOZ; y, la Bio­quí­mi­ca Clí­ni­ca ROXANA LIZBETH BE­NA­VI­DES CO­RO­NEL. Iba­rra, mar­zo 26 del 2.019 El sus­cri­to No­ta­rio del Can­tón Iba­rra, en le­gal for­ma cer­ti­fi­ca que en los lu­ga­res de cos­tum­bre, por el tiem­po y en la for­ma que se­ña­la la Ley, se han fi­ja­do los avi­sos co­rres­pon­dien­tes, igua­les en to­do al que pre­ce­de. Iba­rra, mar­zo 26 del 2.019

3. ¿Qué es?. Pa­ra su­pe­rar es­tas dis­tor­sio­nes de la cul­tu­ra ju­rí­di­ca, la teo­ría del garantismo es una crí­ti­ca de las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas, que con­fun­den De­re­cho y Jus­ti­cia o vi­ce­ver­sa; y, de las ideo­lo­gías ju­rí­di­cas, que con­fun­den va­li­dez con vi­gen­cia o efec­ti­vi­dad con va­li­dez. 4. Es­ta­do de De­re­chos. El Es­ta­do de De­re­chos es un con­cep­to am­plio, que alu­de al go

AU­TOR: DR. AU­GUS­TO DU­RÁN PON­CE.

bierno so­me­ti­do a le­yes, bus­can­do la apli­ca­ción real de los de­re­chos de las per­so­nas.

Es un Es­ta­do tu­te­lar de las li­ber­ta­des y ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos an­te el po­der, a fin de evi­tar to­da ar­bi­tra­rie­dad.

El garantismo re­pre­sen­ta el Es­ta­do de De­re­chos, en cuan­to es un mo­de­lo de Es­ta­do que bro­ta de la Cons­ti­tu­ción.

4.1. Ca­rac­te­rís­ti­cas. Son ca­rac­te­rís­ti­cas del Es­ta­do de De­re­cho las si­guien­tes: a).Le­ga­li­dad, que sig­ni­fi­ca que to­dos los po­de­res es­tán su­je­tos a le­yes. No exis­te un so­lo po­der o au­to­ri­dad que no se ha­lle sin re­gu­la­ción.

To­dos los ac­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos de­ben es­tar per­fec­ta­men­te con­tro­la­dos.

b). Los po­de­res exis­ten­tes tie­nen que ga­ran­ti­zar los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos, es de­cir de aque­llos que co­rres­pon­den a to­dos los se­res hu­ma­nos.

4.2. Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca del Ecua­dor, de 2008. El ar­tícu­lo 1 de la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, di­ce: “Art.1.- El Ecua­dor es un Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de de­re­chos y jus­ti­cia, so­cial, de­mo­crá­ti­co, so­be­rano, in­de­pen­dien­te, uni­ta­rio, in­ter­cul­tu­ral, plu­ri­na­cio­nal y lai­co. Se or­ga­ni­za en for­ma de re­pú­bli­ca y se go­bier­na de ma­ne­ra des­cen­tra­li­za­da.

La so­be­ra­nía ra­di­ca en el pue­blo, cu­ya vo­lun­tad es el fun­da­men­to de la au­to­ri­dad, y se ejer­ce a tra­vés de los ór­ga­nos del po­der pú­bli­co y de las for­mas de par­ti­ci­pa­ción di­rec­ta pre­vis­tas en la Cons­ti­tu­ción.

Los re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles del te­rri­to­rio del Es­ta­do per­te­ne­cen a su pa­tri­mo­nio inalie­na­ble, irre­nun­cia­ble e im­pres­crip­ti­ble”.

En vir­tud de es­te pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal, Ecua­dor es un Es­ta­do so­cial de de­re­chos, es de­cir que to­dos los po­de­res se ha­llan so­me­ti­dos a las le­yes y son ga­ran­tes del cum­pli­mien­to de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos. III. LA TEORIA GARANTISTA APLI­CA­DA A LA REALI­DAD ECUA­TO­RIA­NA.

1. La in­se­gu­ri­dad. La in­se­gu­ri­dad que afec­ta a la so­cie­dad ecua­to­ria­na ha sus­ci­ta­do di­ver­sas reacciones de los gru­pos so­cia­les.

Va­rias per­so­nas con­si­de­ran que el en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas cons­ti­tu­ye la me­jor res­pues­ta pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia, sin pen­sar en la etio­lo­gía del de­li­to.

Otro gru­po hu­mano es­ti­ma que en­du­re­cer las pe­nas pue­de sus­ci­tar una reac­ción no desea­da, au­men­tan­do la con­flic­ti­vi­dad so­cial. 2. Los me­no­res de edad. Son las per­so­nas que no cum­plen die­cio­cho años de edad, des­de la con­cep­ción. Los me­no­res de edad son las per­so­nas a quie­nes la hu­ma­ni­dad de­be con­ce­der­les lo me­jor que pue­da.

3. Cri­te­rios. Hay sec­to­res que pien­san que pa­ra ba­jar el ín­di­ce de­lin­cuen­cial se de­ben apli­car pe­nas se­ve­ras a los me­no­res de edad.

El Go­bierno Cen­tral ha plan­tea­do va­rias re­for­mas al Có­di­go Pe­nal, es­pe­cial­men­te re­la­cio­na­das con la pri­sión pre­ven­ti­va y la li­ber­tad, si en un año no se ex­pi­de el fa­llo co­rres­pon­dien­te.

4. Pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les. El ar­tícu­lo 11 de la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te con­sa­gra los prin­ci­pios de los de­re­chos de los ciu­da­da­nos.

El nu­me­ral 4 de es­te ar­tícu­lo dis­po­ne lo si­guien­te: “Nin­gu­na nor­ma ju­rí­di­ca po­drá res­trin­gir el con­te­ni­do de los de­re­chos ni de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les”.

El nu­me­ral 8 del mis­mo ar­tícu­lo pres­cri­be que “El con­te­ni­do de los de­re­chos se desa­rro­lla­rá de ma­ne­ra pro­gre­si­va a tra­vés de las nor­mas, la ju­ris­pru­den­cia y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. El Es­ta­do ge­ne­ra­rá y ga­ran­ti­za­rá las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra su pleno re­co­no­ci­mien­to y ejer­ci­cio. Se­rá in­cons­ti­tu­cio­nal cual­quier ac­ción u omi­sión de ca­rác­ter re­gre­si­vo que dis­mi­nu­ya, me­nos­ca­be o anu­le in­jus­ti­fi­ca­da­men­te el ejer­ci­cio de los de­re­chos”.

El ar­tícu­lo 44 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca con­sa­gra el prin­ci­pio del in­te­rés su­pe­rior del me­nor y pre­cep­túa que los de­re­chos de los me­no­res pre­va­le­ce­rán so­bre los de las de­más per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.