Lo acu­san de ma­tar a su ex­pa­re­ja y a su hi­jo

La jo­ven te­nía 19 años, mien­tras que el me­nor seis me­ses. Su­ce­dió en Co­to­pa­xi.

La Hora Carchi - - POLICIAL -

REDACCIÓN CO­TO­PA­XI• Luis C., de 21 años de edad, ca­mi­nó des­cal­zo car­ga­do un quin­tal de are­na y ri­pio, des­de la co­mu­ni­dad de Ra­sa­ya­cu has­ta el cen­tro de Toa­ca­so, apro­xi­ma­da­men­te unas dos ho­ras. El ciu­da­dano fue in­cul­pa­do por ser el prin­ci­pal sos­pe­cho­so de la muer­te de Jenny Yug­si, de 19 de años, y su hi­jo de seis me­ses de edad, quie­nes fue­ron en­con­tra­dos al in­te­rior de una ace­quia al me­dio­día del lu­nes.

Se­gún la cul­tu­ra in­dí­ge­na, quie­nes ha­yan co­me­ti­do he­chos gra­ves, co­mo ase­si­na­tos, de­ben lle­var el quin­tal de are­na y ri­pio co­mo mues­tra de que car­gan sus cul­pas, y ca­mi­nar des­cal­zos pa­ra que ha­ya co­ne­xión con la Pa­cha­ma­ma y así re­fle­xio­nen so­bre sus ac­tos.

Es­te cas­ti­go es un ejem­plo pa­ra los jó­ve­nes de la co­mu­ni­dad, pa­ra que se­pan que si se por­tan mal pue­den su­frir lo mis­mo.

Mien­tras Luis ca­mi­na­ba, los di­ri­gen­tes in­dí­ge­nas le iban to­man­do la ver­sión res­pec­to a los he­chos. Al mo­men­to de pa­sar por la ca­sa don­de se ve­la­ban el cuer­po de la ma­dre y su hi­jo, los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas in­ten­ta­ron agre­dir­lo, pe­ro los di­ri­gen­tes lo pro­te­gie­ron y con­ti­nua­ron con la ca­mi­na­ta.

Una vez que lle­ga­ron a la Jun­ta Pa­rro­quial de Toa­ca­so, se aglo­me­ra­ron cien­tos de ciu­da­da­nos, quie­nes fue­ron tes­ti­gos de las in­ter­ven­cio­nes que die­ron los di­ri­gen­tes in­dí­ge­nas res­pec­to a la in­ves­ti­ga­ción que rea­li­za­ron y él por qué es acu­sa­do del he­cho de san­gre.

Pe­ri­cia

Leó­ni­das Iza, pre­si­den­te del Mo­vi­mien­to In­dí­ge­na y Cam­pe­sino de Co­to­pa­xi (MICC), ex­pli­có que den­tro de la in­ves­ti­ga­ción se de­ter­mi­na que tan­to la víc­ti­ma co­mo el vic­ti­ma­rio ha­brían te­ni­do un al­ter­ca­do por el pa­go de la pen­sión ali­men­ti­cia.

El mar­tes 26 de mar­zo se ha­brían en­con­tra­do fue­ra de la ca­sa de Jenny y de ahí se ha­brían ido ca­mi­nan­do has­ta cer­ca de la ace­quia, don­de se pro­du­je­ron los he­chos. Des­pués de rea­li­zar el co­te­ja­mien­to de va­rias pis­tas que te­nían, de­ter­mi­na­ron que al ser Luis la úl­ti­ma per­so­na con la que le vie­ron a Jenny era el prin­ci­pal sos­pe­cho­so.

El lu­nes, des­pués de en­con­trar los cuer­pos sin vi­da, fue re­te­ni­do por la co­mu­ni­dad, don­de ha­bría de­cla­ra­do el he­cho y al ser un ca­so que no co­no­ce la jus­ti­cia in­dí­ge­na fue en­tre­ga­do a la jus­ti­cia or­di­na­ria.

Al­ci­des Ala­jo, pre­si­den­te de la Unión de Or­ga­ni­za­cio­nes Cam­pe­si­nas del Nor­te de La­ta­cun­ga (Uno­can), di­jo en la asam­blea del mar­tes úl­ti­mo que es un ca­so la­men­ta­ble por el fa­lle­ci­mien­to de dos per­so­nas. Pi­dió a los pa­dres ser res­pon­sa­bles y en­se­ñar a sus hi­jos a ser res­pe­tuo­sos, ade­más de co­rre­gir­los cuan­do se por­ten mal.

“No per­mi­ti­re­mos en nues­tra or­ga­ni­za­ción y co­mu­ni­da­des que se sus­ci­ten he­chos de vio­len­cia”, ase­ve­ró Ala­jo.

Gual­ber­to Pin­cha, pre­si­den­te de la Jun­ta Pa­rro­quial de Toa­ca­so, la­men­tó el su­ce­so pa­ra las dos fa­mi­lias e hi­zo un lla­ma­do de aten­ción a los pa­dres, a quie­nes pi­dió ma­yor con­trol pa­ra los jó­ve­nes.

En el Go­bierno Pa­rro­quial pla­ni­fi­ca­rán ac­cio­nes pa­ra to­mar cartas en el asun­to y es­pe­ran prohi­bir la pre­sen­cia de los jó­ve­nes en el parque cen­tral pa­sa­das las 22:00.

Cau­sas de muer­te

El ca­pi­tán Fa­bri­cio Loor, je­fe pro­vin­cial de la Di­rec­ción Na­cio­nal de De­li­tos con­tra la Vi­da, Muer­tes Vio­len­tas, Des­apa­ri­cio­nes, Ex­tor­sión y Se­cues­tros (Di­na­sed), ex­pli­có que se­gún el pro­to­co­lo de ne­crop­sia, la mu­jer de 19 años fa­lle­ció por as­fi­xia me­cá­ni­ca (es­tran­gu­la­mien­to), mien­tras que la cau­sa de la muer­te del ni­ño es por as­fi­xia por su­mer­sión; es de­cir se aho­gó.

La in­ves­ti­ga­ción que im­pul­sa la Fis­ca­lía es por un pre­sun­to fe­mi­ci­dio. En el ca­so de con­fir­mar­se se tra­ta­ría del ter­cer ca­so que se re­gis­tra en Co­to­pa­xi en lo que va del año.

De­ten­ción

Des­pués de ca­si tres ho­ras de de­li­be­ra­ción, a las 17:00, en me­dio de la co­mu­ni­dad, fue en­tre­ga­do Luis C. a la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra que sea pues­to a ór­de­nes de las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes.

De in­me­dia­to fue tras­la­da­do a la Fis­ca­lía pa­ra que se reali­ce la to­ma de ver­sio­nes, ade­más que ad­jun­ta­rán el pro­ce­so in­ves­ti­ga­ti­vo rea­li­za­do por los di­ri­gen­tes in­dí­ge­nas. Des­pués fue tras­la­da­do has­ta el Cen­tro de De­ten­ción Pro­vi­sio­nal (CDP) a la es­pe­ra del pro­ce­so ju­di­cial.

TRA­DI­CIÓN. Los ciu­da­da­nos que co­me­ten ac­cio­nes gra­ves de­ben ca­mi­nar des­cal­zos y car­gar are­na, co­mo lo hi­zo Luis. Lue­go fue en­tre­ga­do a la jus­ti­cia or­di­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.