El si­nies­tro ocu­rrió en la ave­ni­da Simón Bo­lí­var, en Qui­to. Al pa­re­cer, hu­bo un vehícu­lo ‘fan­tas­ma’ in­vo­lu­cra­do.

La Hora Carchi - - POLICIAL -

REDACCIÓN QUI­TO• La Agen­cia Me­tro­po­li­ta­na de Trán­si­to (AMT) es­tá de lu­to. Un ser­vi­dor pú­bli­co de esa ins­ti­tu­ción fa­lle­ció ayer por la ma­ña­na en la ave­ni­da Simón Bo­lí­var, cer­ca de la in­ter­sec­ción con la Ru­ta de los Con­quis­ta­do­res que con­du­ce al sec­tor de Guá­pu­lo, en el cen­tro orien­te de la ca­pi­tal ecua­to­ria­na.

El hom­bre, cu­ya iden­ti­dad no fue re­ve­la­da por res­pe­to a sus se­res que­ri­dos, ves­tía su uni­for­me de la AMT.

Jorge Ra­mí­rez, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes de la ins­ti­tu­ción que re­gu­la el trán­si­to en Qui­to, con­fir­mó que el di­fun­to for­ma­ba par­te de la nó­mi­na y que tra­ba­ja­ba en el área ope­ra­ti­va los úl­ti­mos ocho años.

Cer­ca del me­dio­día de ayer, la víc­ti­ma se tras­la­da­ba a su pun­to de con­cen­tra­ción don­de te­nía pre­vis­to for­mar a las 14:00. El mo­to­ri­za­do la­bo­ra­ba en el nor­te de la ca­pi­tal.

Ac­ci­den­te

Las cau­sas del mortal in­ci­den­te to­da­vía son ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción pa­ra las au­to­ri­da­des.

Pa­ra Ra­mí­rez, en la muer­te de su com­pa­ñe­ro tu­vo que ver el con­duc­tor de otro vehícu­lo que se dio a la fu­ga. El fun­cio­na­rio ase­gu­ró que so­bre la vía se en­con­tra­ron in­di­cios de un se­gun­do au­to­mo­tor.

Sin em­bar­go, se pre­su­me tam­bién que el mo­to­ci­clis­ta pu­do ha­ber per­di­do pis­ta por la gra­vi­lla que las llu­vias de­jan so­bre la cal­za­da. Los pe­ri­tos en­car­ga­dos de ana­li­zar téc­ni­ca­men­te las cir­cuns­tan­cias de los ac­ci­den­tes de trán­si­to le­van­ta­ron to­dos los in­di­cios pa­ra ad­jun­tar­los a un in­for­me.

El ca­pi­tán Mar­co Cas­ti­llo, del Ser­vi­cio de In­ves­ti­ga­ción de Ac­ci­den­tes de Trán­si­to (SIAT), in­di­có que du­ran­te la ins­pec­ción en cam­po se ha­lla­ron hue­llas de neu­má­ti­cos so­bre el as­fal­to. Eso po­dría con­fir­mar la hi­pó­te­sis de la par­ti­ci­pa­ción de otro vehícu­lo en el si­nies­tro.

Le­van­ta­mien­to

El uni­for­ma­do per­ma­ne­ció so­bre la cal­za­da has­ta que lle­gó la am­bu­lan­cia de Me­di­ci­na Le­gal. Una fa­mi­liar del in­for­tu­na­do arri­bó un po­co an­tes y al ver el ca­dá­ver ten­di­do in­ten­tó ir a abra­zar­lo.

Un uni­for­ma­do tu­vo que im­pe­dir­le el pa­so a la da­ma que no pa­ra­ba de gri­tar y llo­rar por la muer­te de su ser que­ri­do.

La cir­cu­la­ción vehi­cu­lar por esa con­cu­rri­da vía pe­ri­fé­ri­ca fue res­trin­gi­da par­cial­men­te, pa­ra que las au­to­ri­da­des le­van­ten el cuer­po. El ca­dá­ver fue in­gre­sa­do a la mor­gue pa­ra los trá­mi­tes le­ga­les per­ti­nen­tes. De acuer­do con el je­fe su­bro­gan­te de la Sub­zo­na de Po­li­cía Los Ríos, Ed­win An­dra­de, las muer­tes vio­len­tas han au­men­ta­do du­ran­te es­te año, en re­la­ción a los pri­me­ros me­ses del 2018.

En lo que va del 2019, ya su­man 24 muer­tes vio­len­tas, sin em­bar­go, de enero a mar­zo de 2018 se re­gis­tra­ron 18. De los ase­si­na­tos per­pe­tua­dos es­te año, el can­tón más crí­ti­co es Que­ve­do con sie­te ca­sos, se­gui­do de Pue­blo­vie­jo con seis, cua­tro en Bue­na Fe, tres en Vin­ces, tres en Ba­baho­yo y una en Ven­ta­nas.

Se­gún la in­for­ma­ción po­li­cial, 18 ca­sos han si­do co­me­ti­dos con ar­mas de fue­go, cua­tro por ar­mas cor­to­pun­zan­tes y un ca­so por otras cir­cuns­tan­cias. De los 24 oc­ci­sos, sie­te no te­nían an­te­ce­des pe­na­les. El 91% de las víc­ti­mas son hom­bres.

Ame­na­zas

An­dra­de re­ve­ló que la ma­yor can­ti­dad de es­tos ca­sos se han co­me­ti­do por ame­na­zas, es de­cir, ajus­tes de cuen­ta. Es así que an­te es­te au­men­to se han des­ple­ga­do ope­ra­ti­vos en los sec­to­res con ma­yor nú­me­ro de con­flic­ti­vi­dad.

Es­to ha per­mi­ti­do dis­mi­nuir las ci­fras de muer­tes vio­len­tas en can­to­nes don­de el año an­te­rior An­dra­de sos­tu­vo que el con­tin­gen­te po­li­cial que per­ma­ne­ce día y no­che en las in­me­dia­cio­nes del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, ha des­via­do mucho la aten­ción de la ins­ti­tu­ción pa­ra aten­der a los sec­to­res que de­man­dan la pre­sen­cia de los uni­for­ma­dos.

“De to­das ma­ne­ras, he­mos re­plan­tea­do las es­tra­te­gias y los ope­ra­ti­vos son las 24 ho­ras del día, de acuer­do a la geo­rre­fe­ren­cia­ción. Adi­cio­nal­men­te ha­ce­mos in­te­li­gen­cia con un per­so­nal es­pe­cia­li­za­do pa­ra evi­tar que se co­me­tan cier­tos de­li­tos. Es­ta­mos ha­cien­do un tra­ba­jo de pre­dic­ción”, aña­dió.

Fi­nal­men­te, re­co­no­ce que los ope­ra­ti­vos son mo­les­to­sos pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos por­que se les de­tie­ne la mar­cha pa­ra re­gis­trar­los, pe­ro que esa es la úni­ca ma­ne­ra de tra­tar de re­ti­rar las ar­mas que en reite­ra­dos ca­sos son usa­das pa­ra el co­me­ti­mien­to de los de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.