ÉDISON CO­SíOS

La Hora Carchi - - OPINIÓN -

Que nun­ca se ol­vi­de es­te nom­bre: Édison Co­síos. Que nun­ca se ol­vi­de que el 15 de sep­tiem­bre de 2011, cuan­do te­nía 17 años y es­tu­dia­ba en el co­le­gio Me­jía, una bom­ba la­cri­mó­ge­na lan­za­da por un po­li­cía le im­pac­tó en la ca­be­za y lo de­jó en un es­ta­do prác­ti­ca­men­te ve­ge­ta­ti­vo. Que nun­ca se ol­vi­de que ayer, lue­go de sie­te años y me­dio, mu­rió, en su ca­sa, en el sur de Qui­to, con su fa­mi­lia que lu­chó to­do el tiempo.

Que nun­ca se ol­vi­de que ad­mi­ra­ba al Che Gue­va­ra y que, jun­to con sus com­pa­ñe­ros, pro­tes­ta­ba en con­tra del go­bierno de Ra­fael Co­rrea y su plan pa­ra el Ba­chi­lle­ra­to Uni­fi­ca­do. Que la Po­li­cía, pa­ra re­pri­mir la pro­tes­ta, en­tró al Me­jía y co­men­zó a lan­zar sus la­cri­mó­ge­nas. Que a Édison Co­síos le dis­pa­ra­ron es­tan­do de es­pal­das. Que ese día su pe­so era de 60 ki­los y que cuan­do es­tu­vo en el hos­pi­tal lle­gó a pe­sar 25.

Que nun­ca se ol­vi­de que su ma­dre de­jó de tra­ba­jar y se de­di­có a des­per­tar­lo to­dos los días por la ma­ña­na, y ali­men­tar­lo a tra­vés de una son­da, y la­var­le el cuer­po siem­pre pa­ra evi­tar que se le hi­cie­ran es­ca­ras. Que le com­pra­ron una si­lla es­pe­cial pa­ra que pu­die­ra sen­tar­se a sen­tir el sol por su ven­ta­na.

Que nun­ca se ol­vi­de que a sus pa­dres les di­je­ron que Édison Co­síos no vi­vi­ría ni una se­ma­na y que vi­vió más de sie­te años. Que hu­bo mé­di­cos in­do­len­tes y mé­di­cos hu­ma­nos, que hu­bo pa­seos a Guay­lla­bam­ba y fies­tas de cum­plea­ños, que hu­bo do­lor y que hu­bo, a ve­ces, es­pe­ran­za. Que nun­ca se ol­vi­de que ayer mu­rió y que su fa­mi­lia se­que­da­sin­res­pues­tas,que­su­muer­tees­res­pon­sa­bi­li­dad­de­lEs­ta­do­yes,so­bre­to­do,una­mues­tra más de una era de re­pre­sión y mie­do. Que nun­ca se ol­vi­de pa­ra que no vuel­va a su­ce­der.

El agua que to­cas de un río, es la úl­ti­ma que pa­só y la pri­me­ra que vie­ne: así es el pre­sen­te”. LEO­NAR­DO DA VIN­CI PIN­TOR ITA­LIANO (1452-1519) Exis­to. Pien­so que exis­to. ¡Oh qué lar­ga ser­pen­ti­na es esa sen­sa­ción de exis­tir!”. JEAN PAUL SAR­TRE FI­LÓ­SO­FO FRAN­CÉS (1905-1980)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.