‘Mar­car lo mo­ral y lo éti­co’

La Hora Carchi - - CRONOS -

°

El psi­có­lo­go Eduar­do Ti­gua, di­jo que tan­to de­por­tis­tas co­mo pro­fe­so­res, de­ben mar­car lo mo­ral y éti­co. “Eso es fun­da­men­tal en cual­quier per­so­na. Sa­lir­se de eso te lle­va a una con­duc­ta an­ti­so­cial y co­me­ter erro­res que se ter­mi­nan pa­gan­do des­pués du­ra­men­te”, opi­nó.

“No tie­ne que ver con el ma­chis­mo, sim­ple­men­te que se han de­va­lua­do las bue­nas cos­tum­bres. Es­to im­pli­ca un trau­ma muy du­ro, crea in­se­gu­ri­dad e in­tran­qui­li­dad, cau­sa un da­ño en ca­de­na ya que afec­ta tam­bién a los pa­dres”, agre­gó.

Wal­ter Cham­ba, tam­bién es­pe­cia­li­za­do en psi­col­gía, ca­li­fi­có co­mo una ba­ja de au­to­es­ti­ma por par­te del aco­sa­dor, que ne­ce­si­ta sen­tir con­trol y po­der. “Bus­can bo­rrar sen­ti­mien­to de in­fe­rio­ri­dad, cuan­do lo­gran el pri­mer ob­je­ti­vo, bus­can otras ac­cio­nes y así afir­mar su sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad”, ex­pli­có.

In­sis­tió en que “al­gu­nos no van so­lo al acoso, sino a con­su­mar un ac­to se­xual, pe­ro es im­por­tan­te to­mar va­lor y de­cir no, cla­ro que no es fá­cil, pe­ro de­be­mos erra­di­car ese as­pec­to”. (SJMS). ma­dre, que en­tien­dan que ellos pueden te­ner hi­jas, en mu­chos ca­sos to­ca bus­car ayu­da psi­co­ló­gi­ca y no to­dos tie­nen co­mo ha­cer­lo”.

“Gra­cias a Dios no he su­fri­do esas si­tua­cio­nes, pe­ro sí veo que to­da­vía hay un po­co de ma­chis­mo, es un te­ma bas­tan­te de­li­ca­do, pe­ro que en­tre to­dos de­be­mos com­ba­tir­lo”, aña­dió.

Da­yan­na Bo­ne, de bo­xeo, con­fe­só que su­frió acoso mien­tras fue a una en­tre­vis­ta pa­ra un ca­nal de te­le­vi­sión. “Es di­fí­cil ha­blar de es­te te­ma con per­so­nas que no han vi­vi­do al­go si­mi­lar, por­que no van a en­ten­der­lo. Pe­ro te sien­tes as­fi­xia­da, es una sen­sa­ción muy fea, hay que ar­mar­se de va­lor y su­pe­rar­lo”, in­di­có.

Nataly Cal­das, de na­ta­ción, con­si­de­ra que a dia­rio las mu­je­res en­fren­tan es­ta problemática co­mo ‘pi­ro­pos’, ges­tos y has­ta son to­ca­das, ya sea en pú­bli­co o en es­ce­na­rios de­por­ti­vos. “Por par­te de per­so­nas co­mu­nes, com­pa­ñe­ros o en­tre­na­do­res. Hu­mi­llan­do así la in­te­gri­dad fí­si­ca y mo­ral, vio­len­tán­do­se los De­re­chos Hu­ma­nos”, ex­pu­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.