Re­da­da noc­tur­na pa­ra re­gu­lar el trabajo se­xual en Iba­rra

El ope­ra­ti­vo se con­cen­tró en pleno cen­tro de la ciu­dad, pa­ra re­gu­la­ri­zar las ac­ti­vi­da­des que se ge­ne­ran por la no­che.

La Hora Carchi - - POLICIAL -

IBA­RRA • Des­de la Go­ber­na­ción de Im­ba­bu­ra, a tra­vés de la Co­mi­sa­ría Na­cio­nal, In­ten­den­cia Ge­ne­ral y Po­li­cía, se or­ga­ni­zó un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad e ins­pec­ción en la vía pú­bli­ca, con el ob­je­ti­vo de nor­mar ac­ti­vi­da­des que se ori­gi­nan en el lu­gar.

Tras el re­co­rri­do, las au­to­ri­da­des clau­su­ra­ron cin­co es­ta­ble­ci­mien­tos por in­cum­plir nor­ma­ti­vas de fun­cio­na­mien­to.

El ope­ra­ti­vo

Al caer la tar­de del miér­co­les, en­tran­do a la no­che, cuan­do la ma­yo­ría de per­so­nas sa­le de los tra­ba­jos y se des­pla­za a sus ho­ga­res, las au­to­ri­da­des lo­ca­les de la pro­vin­cia coor­di­na­ron pa­ra ope­rar en ese ho­ra­rio y efec­tuar una vi­si­ta ‘in si­tu’ en la vía pú­bli­ca don­de se ori­gi­nan tra­ba­jos clan­des­ti­nos di­rec­cio­na­dos a la­bo­res se­xua­les, ven­ta de li­cor, ser­vi­cios de hos­pe­da­jes y li­ba­do­res.

Un gran con­tin­gen­te de ele­men­tos po­li­cia­les apo­yó la pla­ni­fi­ca­ción, la se­gu­ri­dad y vi­gi­lan­cia en la ur­be.

Las de­nun­cias so­bre la pre­sen­cia de tra­ba­ja­do­ras se­xua­les en­tre las ca­lles Pé­rez Guerrero, Mal­do­na­do, Sán­chez y Ci­fuen­tes, Bo­lí­var, Obis­po Mos­que­ra y los al­re­de­do­res del Mer­ca­do Ama­zo­nas, se­rían cons­tan­tes por par­te de sus mo­ra­do­res.

Glo­ria B., ha­bi­tan­te de Iba­rra, men­cio­nó que la pre­sen­cia de mu­je­res en la vía pú­bli­ca ge­ne­ra zo­zo­bra, pues con­si­de­ra que ellas atraen a la de­lin­cuen­cia, el con­su­mo de li­cor y 1 has­ta dro­gas, por lo que di­ce que la si­tua­ción en la ciu­dad se tor­nó más in­se­gu­ra.

Ex­pli­có que a más de las pros­ti­tu­tas na­cio­na­les se su­ma­ron las ex­tran­je­ras, tan­to de Ve­ne­zue­la co­mo de Co­lom­bia, e hi­zo hin­ca­pié en un pro­ble­ma que se ge­ne­ró en las in­ter­sec­cio­nes de la ca­lle Ve­las­co y Mal­do­na­do, en don­de gru­pos de hom­bres y mu­je­res se pro­vo­ca­ron y ter­mi­na­ron con agre­sio­nes pa­ra de­li­mi­tar te­rri­to­rios de trabajo se­xual. La tri­ful­ca tras­cen­dió en un en­fren­ta­mien­to has­ta con pa­los y ar­mas blan­cas.

Se de­nun­ció que los ame­dren­ta­mien­tos se­rían a dia­rio y en di­fe­ren­te ho­ra­rio, por lo que las ins­ti­tu­cio­nes to­ma­ron las rien­das de los ca­sos e in­ter­vi­nie­ron pa­ra com­ba­tir la pros­ti­tu­ción ile­gal, así co­mo a las ma­fias que se en­cuen­tran tras esa ac­ti­vi­dad, la cual por estadísticas de la In­ten­den­cia de Po­li­cía se han in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos me­ses.

En ca­da cua­dra los agen­tes de los di­fe­ren­tes ser­vi­cios po­li­cia­les abor­da­ron a las mu­je­res que pres­ta­ban los ser­vi­cios se­xua­les.

Una ves­ti­men­ta atrac­ti­va, es­co­tes y su ma­qui­lla­je son los com­ple­men­tos pa­ra atraer a sus clien­tes. En es­ta oca­sión, su labor fue in­te­rrum­pi­da, pues los uni­for­ma­dos so­li­ci­ta­ron la do­cu­men­ta­ción res­pec­ti­va, in­da­ga­ron la pro­ce­den­cia, si­tua­ción mi­gra­to­ria y dón­de re­si­dían.

El ob­je­ti­vo era re­ve­lar a los pro­xe­ne­tas que obli­ga­rían a las mu­je­res a tra­ba­jar se­xual­men­te y po­der sa­car ré­di­tos eco­nó­mi­cos ma­yor­men­te pa­ra ellos.

Las in­da­ga­cio­nes con­ti­nua­rán has­ta co­no­cer y ubi­car a los in­frac­to­res en esos ilí­ci­tos. Den­tro de las ins­pec­cio­nes se con­tro­ló que no exis­tan per­so­nas que os­ten­ten ar­mas cor­to­pun­zan­tes, de fue­go, así co­mo la te­nen­cia y ex­pen­dio de psi­co­tró­pi­cos, y pue­dan aten­tar con­tra los tran­seún­tes de la ca­pi­tal im­ba­bu­re­ña.

IN­TER­VEN­CIÓN. Agen­tes po­li­cia­les y las au­to­ri­da­des del Eje­cu­ti­vo en la pro­vin­cia vi­gi­la­ron las ca­lles de Iba­rra, el miér­co­les en la no­che, du­ran­te un ope­ra­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.