‘En­do­so las muer­tes de ni­ños con cán­cer a los asam­bleís­tas’

Wil­son Me­rino coor­di­na el Acuer­do Na­cio­nal con­tra el cán­cer y lle­va un ‘ti­rón de ore­jas’ al Le­gis­la­ti­vo.

La Hora Carchi - - PAÍS -

Wil­son Me­rino lle­ga a tiem­po a la en­tre­vis­ta. Vis­te ro­pa ca­sual: jeans, za­pa­tos de­por­ti­vos y un cha­le­co de in­vierno. Vis­te co­mo si es­tu­vie­ra dis­pues­to a dar una ba­ta­lla. Y es que en los úl­ti­mos días su nom­bre ha so­na­do fuer­te en las re­des so­cia­les lue­go de que ‘re­ga­ña­ra’ al Pleno de la Asam­blea en su pro­pia ‘ca­ra’.

Ese día, Me­rino, de pie tras el atril, les di­jo a los asam­bleís­tas: “Los sie­te años que se han to­ma­do pa­ra de­ba­tir el Có­di­go de la Sa­lud nos han cos­ta­do a to­dos los ciu­da­da­nos. Mien­tras us­te­des es­tán preo­cu­pa­dos por los in­tere­ses par­ti­dis­tas de sus ban­ca­das, por los ‘INA Pa­pers’, por el ‘Arroz ver­de’, la ‘lan­gos­ta’, se diag­nos­ti­can a dia­rio nue­vos ca­sos y mue­ren mi­les de pa­cien­tes. ¿Có­mo no res­pon­sa­bi­li­zar a los le­gis­la­do­res de es­te dra­ma so­cial? ¿có­mo no cues­tio­nar su in­de­fe­ren­cia?”

Fue un re­ga­ño que na­ció de su ex­pe­rien­cia al di­ri­gir por 15 años la Fun­da­ción Ce­ci­lia Ri­va­de­nei­ra y ser el coor­di­na­dor el Acuer­do Na­cio­nal en Con­tra del Cán­cer.

Mien­tras be­be un ca­fé, Me­rino re­vi­sa su ce­lu­lar sin ce­sar. Hoy es un día im­por­tan­te, el lan­za­mien­to de la cam­pa­ña ‘La in­di­fe­ren­cia es el cán­cer de la so­cie­dad’.

¿Có­mo ar­ti­cu­lan tra­ba­jos co­mo el que ha­ce la Fun­da­ción con las ini­cia­ti­vas den­tro de la Asam­blea?

Creo que la cla­se po­lí­ti­ca se de­di­ca a re­sol­ver pugnas de po­der y no los pro­ble­mas reales de la gen­te. En­tre co­rreís­tas y no co­rreís­tas te­ne­mos, por ejem­plo, a pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos que pi­den ayu­da. A tra­vés del acuer­do na­cio­nal con­tra el cán­cer, lle­ga­mos a la Asam­blea me­dian­te un pro­ce­so de real par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. No le de­be­mos na­da a los asam­bleís­tas, y ellos no qui­sie­ron re­ci­bir com­ple­to nues­tro pro­yec­to de ley.

¿Qué tan gra­ve es el cán­cer en Ecua­dor?

Es la se­gun­da cau­sa de muer­te en la so­cie­dad, y pa­ra el año 2025, si no to­ma­mos me­di­das, se­rá la pri­me­ra.

¿Se ha he­cho al­go pa­ra re­ver­tir es­to?

Bueno, la Asam­blea lle­va sie­te años de­ba­tien­do las re­for­mas al Có­di­go de la Sa­lud. Sie­te años que pa­gan los ciu­da­da­nos. Son cos­tos enor­mes.

¿Cuá­les son los ti­pos de cán­cer más co­mu­nes en Ecua­dor?

Son va­rios: en los ni­ños la leu­ce­mia, en las mu­je­res el cán­cer de seno y en los hom­bres el de prós­ta­ta. Y re­cién te­ne­mos mu­chos ca­sos de cán­cer de pul­món.

¿Cree que al educar a la ciu­da­da­nía so­bre es­ta en­fer­me­dad, se pue­de lo­grar un cam­bio real?

Por su­pues­to, ne­ce­si­ta­mos que es­ta de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va em­pie­ce a re­co­no­cer a una de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va. La de­mo­cra­cia di­rec­ta en nues­tro país ter­mi­na co­mo una qui­me­ra. Ahí te­ne­mos a los asam­bleís­tas que no re­co­no­cen es­to. Yo en­do­so las muer­tes de los ni­ños con cán­cer a los asam­bleís­tas, y les en­do­so tam­bién las fa­mi­lias que han pa­sa­do de ser cla­se me­dia a po­bres pa­ra com­ba­tir es­te pro­ble­ma.

¿Cuán­to tiem­po tie­nen us­te­des im­pul­san­do es­te pro­yec­to?

Te­ne­mos tres años. Un pro­yec­to ciu­da­dano, que sur­gió en te­rri­to­rio. Re­co­gi­mos 159.000 fir­mas.

La Asam­blea re­co­no­ce su tra­ba­jo. ¿Por qué ha si­do tan di­fí­cil en­trar en sin­to­nía?

Sí lo re­co­no­cen, pe­ro no es so­lo la Fun­da­ción Ce­ci­lia Ri­va­de­nei­ra, otras 18 con­for­man el acuer­do. Y eso es mu­cho en un país frag­men­ta­do.

Tam­bién es­tá Sol­ca, or­ga­ni­za­ción tra­di­cio­nal en la lu­cha con­tra el cán­cer, ¿có­mo ha si­do el tra­ba­jo con ellos?

Sol­ca de­be for­ta­le­cer­se. Y su tra­ba­jo es re­le­van­te, pe­ro no es su­fi­cien­te. Sol­ca de­ja mu­chos va­cíos, y es un ab­sur­do pen­sar que una so­la ins­ti­tu­ción pue­de re­sol­ver un pro­ble­ma tan gran­de co­mo el cán­cer. La res­pon­sa­bi­li­dad no es só­lo de Sol­ca, el Ministerio de Sa­lud o de las fun­da­cio­nes. La res­pon­sa­bi­li­dad es del tra­ba­jo ar­ti­cu­la­do que que­re­mos im­pul­sar.

¿Us­ted ca­mi­na­ría pa­ra lle­gar a una cu­rul de la Asam­blea?

No, creo que hay que res­ca­tar otros es­pa­cios de la de­mo­cra­cia y tra­ba­jar por­que la in­di­fe­ren­cia de­je de ser el cán­cer de la so­cie­dad.

EN­TRE­VIS­TA. Me­rino aten­dió a La Ho­ra en un res­tau­ran­te del nor­te de la ca­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.