Pa­len­quis ex­po­ne el al­ma mon­tu­via de Los Ríos

Es­te gru­po de dan­za lle­va apro­xi­ma­da­men­te 13 años de tra­yec­to­ria in­ter­pre­tan­do el fol­clor cos­te­ño.

La Hora Carchi - - INTERCULTURAL -

LOS RÍOS • El rit­mo, el sa­bor y el mo­vi­mien­to que los bai­la­ri­nes de la dan­za Pa­len­quis co­lo­can en ca­da ac­tua­ción es un ho­me­na­je al mon­tu­vio de la Cos­ta. Sus za­pa­teos son la re­pre­sen­ta­ción mis­ma de los fan­dan­gos que se rea­li­za­ban des­de ha­ce más de 100 años y que ac­tual­men­te han que­da­do plas­ma­dos.

Pa­ra eje­cu­tar sus dan­zas, las mu­je­res usan sus lar­gos fal­do­nes o me­jor co­no­ci­das co­mo po­lle­ras; mien­tras que los hom­bres lu­cen sus ca­mi­sas de co­lo­res y pan­ta­lo­nes suel­tos, acom­pa­ña­dos por som­bre­ros de pa­ja y ma­che­tes.

El bai­le tra­di­cio­nal es el pa­sa­ca­lle, que pa­ra el cri­te­rio mon­tu­vio, es ale­gre y ha­bla de las her­mo­sas chi­cas y bra­víos hom­bres de un pue­blo.

Esen­cia

La com­pa­ñía de Dan­za Pa­len­quis fue crea­da en ho­nor a la cul­tu­ra in­dí­ge­na Pa­len­que, que se asen­tó en la pro­vin­cia de Los Ríos en épo­ca de la co­lo­ni­za­ción es­pa­ño­la.

La dan­za, los ma­che­tes y la ves­ti­men­ta son los ele­men­tos esen­cia­les que le dan vi­da al es­pec­tácu­lo, don­de se po­nen de ma­ni­fies­to di­ver­sos gé­ne­ros, en­tre los que des­ta­can el vals, los pa­si­llos, las po­lle­ras, en­tre otros.

Jor­ge Ar­tea­ga es el pro­mo­tor de la com­pa­ñía de Dan­za Pa­len­quis. Co­men­ta que to­do em­pe­zó cuan­do vio en los even­tos na­cio­na­les re­sal­tar el fol­clor andino pre­gun­tán­do­se en­ton­ces: “¿Y lo nues­tro?”, ha­cien­do re­fe­ren­cia al bai­le de la Cos­ta.

Así na­ce la idea de or­ga­ni­zar­se en un gru­po, ‘re­clu­tan­do’ a su equi­po de dan­zan­tes, con quie­nes ha re­co­rri­do des­de ha­ce 13 años dis­tin­tos es­ce­na­rios lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les.

Ac­tual­men­te, 12 bai­la­ri­nes con­for­man la agru­pa­ción, plan­teán­do­se co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo di­fun­dir a es­ca­la na­cio­nal el te­ma de la cul­tu­ra mon­tu­via.

Pe­ro no to­do es ale­gría, ya que de­trás de ca­da show sien­ten que al sa­lir al es­ce­na­rio el mun­do les cam­bia. Sin em­bar­go, al ter­mi­nar sien­ten que el apo­yo al ar­te y la cul­tu­ra por par­te de las au­to­ri­da­des, es una muer­te len­ta; sin em­bar­go, la pro­pues­ta es que se co­noz­ca al país plu­ri­cul­tu­ral con la des­cen­den­cia mon­tu­via y afro­ecua­to­ria­na.

DAN­ZA. Las mu­je­res lu­cen du­ran­te sus ac­tua­cio­nes lar­gos fal­do­nes que dan ele­gan­cia y atrac­ti­vos mo­vi­mien­tos a sus pre­sen­ta­cio­nes.

HOM­BRES. Se mues­tran bra­víos con sus atrac­ti­vas y co­lo­ri­das ves­ti­men­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.