Si has so­ña­do con es­te hom­bre, ya eres par­te de los 2.000

Mu­chas per­so­nas afir­man ha­ber vis­to es­te ros­tro en su des­can­so diurno.

La Hora Carchi - - CURIOSO -

En enero de 2006, en Nue­va York, la pa­cien­te de un si­quia­tra co­no­ci­do di­bu­jó el ros­tro de un hom­bre que apa­re­ció re­pe­ti­da­men­te en sus sue­ños. En más de una oca­sión, ese su­je­to le ha da­do con­se­jos so­bre su vi­da pri­va­da. La mu­jer ju­ra que nun­ca ha co­no­ci­do al hom­bre.

Ese re­tra­to que­dó ol­vi­da­do en el es­cri­to­rio del es­pe­cia­lis­ta du­ran­te unos días, has­ta que en una oca­sión otra per­so­na re­co­no­ció esa ca­ra y di­jo que el hom­bre lo ha vi­si­ta­do a me­nu­do en sus sue­ños.

El psi­quia­tra de­ci­dió en­viar el re­tra­to a al­gu­nos de sus co­le­gas que tie­nen pa­cien­tes con sue­ños re­cu­rren­tes. En unos po­cos me­ses, cua­tro pa­cien­tes re­co­no­cie­ron al hom­bre co­mo una pre­sen­cia fre­cuen­te en sus sue­ños. To­dos se re­fie­ren a él co­mo ‘Es­te hom­bre’.

Des­de enero de 2006 has­ta hoy, al me­nos 2.000 per­so­nas han afir­ma­do que han vis­to a es­ta per­so­na en sue­ños en mu­chas ciu­da­des: Los Án­ge­les, Ber­lín, Sao Pau­lo, Tehe­rán, Pekín, Ro­ma, Bar­ce­lo­na, Estocolmo, Pa­rís, Nue­va Deh­li, Mos­kow y más.

Se han desa­rro­lla­do va­rias teo­rías pa­ra ex­pli­car es­ta pre­sen­cia re­cu­rren­te en los sue­ños de di­fe­ren­tes per­so­nas que no es­tán re­la­cio­na­das de nin­gu­na ma­ne­ra.

Teo­ría del ar­que­tí­pi­co

Se­gún la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca de Jung, es­te hom­bre es una ima­gen ar­que­tí­pi­ca que per­te­ne­ce al in­cons­cien­te co­lec­ti­vo que pue­de sur­gir en mo­men­tos de di­fi­cul­ta­des (de­sa­rro­llo emo­cio­nal, cam­bios dra­má­ti­cos en nues­tras vi­das, cir­cuns­tan­cias es­tre­san­tes...), en te­mas par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles.

Imi­ta­ción de los sue­ños

Es­ta teo­ría afir­ma que es­te fe­nó­meno ha sur­gi­do de ma­ne­ra ca­sual y se ha desa­rro­lla­do pro­gre­si­va­men­te por imi­ta­ción. Cuan­do las per­so­nas es­tán ex­pues­tas a es­to, que­dan tan im­pre­sio­na­das que co­mien­zan a ver a es­te hom­bre en sus sue­ños.

Teo­ría del re­co­no­ci­mien­to diurno

In­di­ca que las apa­ri­cio­nes de es­te su­je­to son pu­ra­men­te ca­sua­les. Nor­mal­men­te no re­cor­da­mos pre­ci­sa­men­te las ca­ras que ve­mos en nues­tros sue­ños. La ima­gen de es­te hom­bre se­ría así un ins­tru­men­to que, en la vi­da de vi­gi­lia, fa­ci­li­ta el re­co­no­ci­mien­to de una ima­gen oní­ri­ca in­de­fi­ni­da.

¿ES­PE­JIS­MO? Exis­ten al­gu­nos fun­da­men­tos que tra­tan de ex­pli­car la apa­ri­ción de es­te su­je­to. (Fo­to: Thi­sMan.org)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.