NO SON TIEM­POS DE OBE­DE­CER O PA­DE­CER

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN -

El es­pec­tácu­lo ver­gon­zan­te de la Asam­blea Na­cio­nal re­fle­ja un pro­ce­so de des­com­po­si­ción den­tro aque­llos que al­gu­na vez vie­ron a la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na co­mo “ta­bla de sal­va­ción” no ya pa­ra la Pa­tria, sino pa­ra sus em­pren­di­mien­tos e in­tere­ses par­ti­cu­la­res. No pue­den echar mano a la cen­su­ra, el aco­so y los in­ten­tos de eli­mi­na­ción de la es­ce­na po­lí­ti­ca de sus ad­ver­sa­rios y de­nun­cian­tes, co­mo fue prác­ti­ca co­ti­dia­na en la dé­ca­da to­ta­li­ta­ria que cul­mi­nó en 2017.

Una asam­bleís­ta tra­tó de cam­biar, se­gún se ha de­nun­cia­do, el tes­ti­mo­nio de una tes­ti­go pro­te­gi­da a fa­vor de su lí­der. Otra, de la mis­ma ten­den­cia, co­bra­ba un “diez­mo” a sus co­la­bo­ra­do­res. Am­bas acu­sa­cio­nes es­tán por la vía ju­di­cial, por tan­to no ca­ben ca­li­fi­ca­ti­vos. Son be­ne­fi­cia­rias de un Es­ta­do de De­re­cho que en su tiem­po pi­so­tea­ron o sim­ple­men­te di­se­ña­ron a su ma­ne­ra.

Hay es­pa­cios ga­na­dos en elec­cio­nes en don­de hoy po­de­mos es­pi­gar a los de­cen­tes y a los in­de­cen­tes, a los hon­ra­dos o a los de­lin­cuen­tes, a la gen­te abier­ta o la ce­rra­da, a la lis­ta o a la tor­pe, a la edu­ca­da o a la za­fia, la no­ble o la ca­na­lla, a la hon­ra­da o a la des­ho­nes­ta, la ge­ne­ro­sa o la egoís­ta, la de bue­na o la de ma­la san­gre. La ma­yo­ría de con­ciu­da­da­nos quie­re em­pren­der una lim­pie­za a fon­do de esos es­pa­cios.

No es es­ta una épo­ca de obe­de­cer o pa­de­cer, co­mo en la pa­sa­da, en que la ne­go­cia­ción o el diá­lo­go eran pa­la­bras hue­cas y el so­me­ti­mien­to di­vi­sa de la po­lí­ti­ca. Pa­ra no po­cos de nues­tros com­pa­trio­tas, sin em­bar­go, de ese fan­tas­ma so­lo aso­ma el cuer­po y se ocul­ta con as­tu­cia la ca­be­za. Con el vo­to que al­gu­na vez ob­tu­vie­ron, quie­ren jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.