Ser ‘ga­mer’ aho­ra es una pro­fe­sión

En Asia ga­nan has­ta 15 mil dó­la­res men­sua­les. Lle­nan co­li­seos y son ima­gen de cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN -

Lo que ha­ce unos años se con­si­de­ra­ba un ‘ hob­bie’, hoy es una pro­fe­sión lu­cra­ti­va. Los ES­ports son de­por­tes elec­tró­ni­cos con­for­ma­dos por equi­pos de cin­co per­so­nas que par­ti­ci­pan en com­pe­ten­cias vir­tua­les.

Se co­no­ce co­mo ‘ ga­mer’ a quien ten­ga la ha­bi­li­dad de ju­gar en lí­nea de for­ma ama­teur. Quie­nes se pro­fe­sio­na­li­zan, son aque­llos que for­man par­te de los E-Sports, lo que en de­por­tes con­ven­cio­na­les se lla­ma­rían ‘las gran­des li­gas’.

Ju­gar vir­tual­men­te re­quie­re de mu­cha agi­li­dad men­tal, afir­ma An­nie Kock, vo­ce­ra del se­gun­do tor­neo de E-sports de Qui­to. Ya que la ma­yo­ría de jue­gos son de es­tra­te­gia.

El ran­go de eda­des de los par­ti­ci­pan­tes es am­plio. Pues van des­de los 9 has­ta los 36 años. La pro­fe­sio­na­li­za­ción, de­pen­de del gra­do de ha­bi­li­dad que se ten­ga.

Diego Cuen­ca tie­ne 12 años y jue­ga des­de los 6, cuan­do sus pa­dres le re­ga­la­ron una con­so­la de Play Sta­tion.

Ac­tual­men­te de­di­ca cin­co ho­ras dia­rias al que, por aho­ra, es su pa­sa­tiem­po. Aun­que quie­re ser ar­qui­tec­to, no des­car­ta la po­si­bi­li­dad de ha­cer de los vi­deo­jue­gos una ca­rre­ra. Diego di­ce que las com­pe­ten­cias en lí­nea no han afec­ta­do sus ca­li­fi­ca­cio­nes. Por esa ra­zón, sus pa­dres per­mi­ten que par­ti­ci­pe en tor­neos.

Una pro­fe­sión

Co­mo en el fútbol, los E-Sports tie­nen ca­za ta­len­tos que acu­den a ver las par­ti­das. Cuan­do fi­chan a un ju­ga­dor, le pa­gan por en­tre­nar. Ade­más, hay un gru­po mé­di­co y de mar­ke­ting de­trás de ca­da uno.

Ko­rea y Ja­pón son los paí­ses se­de de cam­peo­na­tos mun­dia­les de vi­deo­jue­gos. De­bi­do a la gran aco­gi­da, es­tos even­tos lle­nan es­ta­dios y co­li­seos. En 2017, la fi­nal del cam­peo­na­to del mun­do de ‘Lea­gue of Le­gends’, en Pe­kín, reunió más de 40.000 afi­cio­na­dos en el es­ta­dio Ni­do de Pá­ja­ro.

Los pre­mios que se en­tre­gan abar­can ci­fras mi­llo­na­rias. Los ju­ga­do­res se con­vier­ten en es­tre­llas y, co­mo si se tra­ta­se de Lio­nel Mes­si, rea­li­zan cam­pa­ñas pu­bli­ci­ta­rias.

Com­pe­ten­cia

En Amé­ri­ca La­ti­na, la in­dus­tria­li­za­ción de los ‘ga­mers’ es me­nor. Lo que mo­ti­vó, a una co­no­ci­da em­pre­sa de In­ter­net de nues­tro país, a rea­li­zar un tor­neo de ES­ports en la ciu­dad de Qui­to.

Es­te año, en su se­gun­da edi­ción, con­vo­có a 40 equi­pos (ca­da uno con cin­co ju­ga­do­res, un su­plen­te y un má­na­ger) de to­das las pro­vin­cias. La con­cen­tra­ción es im­por­tan­te pa­ra pla­near la es­tra­te­gia co­rrec­ta. Un na­rra­dor y un co­men­ta­ris­ta cuen­tan el mi­nu­to a mi­nu­to de ca­da ju­ga­da. Los es­pec­ta­do­res no le qui­tan la mi­ra­da a las pan­ta­llas que, du­ran­te una ho­ra, pro­yec­tan las par­ti­das.

Di­fe­ren­tes vi­sio­nes

Al­re­de­dor del mun­do vir­tual exis­ten mu­chas crí­ti­cas. La gran

‘Do­ta2’, ‘Lea­gue of Le­gends’ y ‘Coun­ter Stri­ke’ son al­gu­nos de los vi­deo­jue­gos más po­pu­la­res.

ma­yo­ría, en­fo­ca­das a la fal­ta de in­te­rés en ac­ti­vi­da­des al ai­re libre, por par­te de los jó­ve­nes.

Bran­don Brito es un ‘ga­mer’ de 18 años. Él con­si­de­ra que la gen­te de­be em­pa­par­se de las ven­ta­jas que los vi­deo­jue­gos tie­nen. “De­bes to­mar de­ci­sio­nes en cues­tión de se­gun­dos y sa­ber co­mu­ni­car­te con los de tu equi­po sin per­der la con­cen­tra­ción”, afir­ma.

Di­ce ade­más, que los jue­gos son par­te de nues­tras vi­das y no siem­pre tie­nen que ser de con­tac­to. “Los abue­li­tos juegan car­tas y no­so­tros vi­deo­jue­gos, to­do es ge­ne­ra­cio­nal”, aña­de.

Por otra par­te, Rocío Reyes, de 53 años, di­ce que no le gus­ta que su hi­jo, Miguel Sán­chez (17 años), sea ‘ga­mer’. Afir­ma que él de­di­ca de­ma­sia­das ho­ras a los jue­gos. Pe­ro si hay al­go que des­ta­ca, es que Miguel apren­dió in­glés con los jue­gos en lí­nea.

Ella lle­gó al tor­neo en Qui­to des­de Mi­la­gro y ahí se en­te­ró de la pro­fe­sio­na­li­za­ción de los ju­ga­do­res vir­tua­les. Aun­que di­ce que le es im­po­si­ble ver a los vi­deo­jue­gos co­mo una ca­rre­ra, le emo­cio­na cuan­do el equi­po de su hi­jo ga­na. “Siem­pre le di­go que dis­fru­te los jue­gos co­mo un ‘hob­bie’. Con el tiem­po de­ja­rán de ser una prio­ri­dad”, fi­na­li­za.

EL DATO

En la edi­ción 2018 de las olim­pia­das asiá­ti­cas, hu­bo la par­ti­ci­pa­ción de seis jue­gos elec­tró­ni­cos.

AC­CIóN. ‘Ga­mers’ du­ran­te la se­gun­da edi­ción del tor­neo E-Sports en Qui­to.

EQUI­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.