El dra­ma de ir a una cor­te por me­di­ci­nas

Tras un trans­plan­te de mé­du­la, María Romero re­quie­re un fár­ma­co es­pe­cí­fi­co.

La Hora Cotopaxi - - PAÍS -

La odon­tó­lo­ga qui­te­ña de 55 años de edad María Romero vi­ve ais­la­da des­de ha­ce seis me­ses. A su dor­mi­to­rio in­gre­san con pre­cau­ción, con mas­ca­ri­llas y za­pa­to­nes des­car­ta­bles, úni­ca­men­te su es­po­so y sus dos hi­jos. Ellos le brin­dan cui­da­dos las 24 ho­ras por­que tie­ne me­nos de­fen­sas que una re­cién na­ci­da.

Sus hi­jos cuen­tan que María lle­gó a es­ta de­li­ca­da si­tua­ción, en la que una sim­ple gri­pe po­dría ser mor­tal, por­que no re­ci­be los me­di­ca­men­tos pres­cri­tos por los mé­di­cos on­có­lo­gos tras un exi­to­so tras­plan­te de mé­du­la ósea el 8 de ma­yo an­te­rior. De la gra­ve­dad de su si­tua­ción mé­di­ca tam­bién da cuen­ta la ju­bi­la­ción por in­va­li­dez otor­ga­da tras diag­nos­ti­car­le con una es­pe­cie de cán­cer en la mé­du­la ósea.

Pa­ra es­ta se­ma­na Romero es­pe­ra que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal les fi­je día y ho­ra pa­ra la au­dien­cia de ape­la­ción a una pri­mer sen­ten­cia fa­vo­ra­ble a la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca (MSP) y su ne­ga­ti­va de en­tre­gar es­tas me­di­ci­nas.

La no­ti­fi­ca­ción ofi­cial de la Cor­te de acep­ta­ción a trá­mi­te de es­ta ape­la­ción la re­ci­bie­ron el 25 de oc­tu­bre an­te­rior. En ella las jue­ces cons­ti­tu­cio­na­les María Suárez, Fanny Al­ta­mi­rano y Paola Lo­gro­ño or­de­nan que el ca­so se re­suel­va en la Cor­te Pro­vin­cial de Jus­ti­cia de Pi­chin­cha. En su Sa­la Úni­ca de lo pe­nal, re­ca­yó el co­no­ci­mien­to de es­te ca­so el 7 de no­viem­bre an­te­rior.

Es­ta no­ti­fi­ca­ción tam­bién da cuen­ta de la es­pe­ran­za de Romero y su fa­mi­lia por un fa­llo que ad­mi­nis­tre jus­ti­cia. Así lo di­je­ron es­te vier­nes a La Ho­ra sus dos hi­jos Emanuel Palomeque de 27 y Da­nie­la Palomeque de 24, en me­dio de una jor­na­da más de cui­da­dos y de pre­pa­rar­le co­mi­da sa­lu­da­ble con fru­tas, ver­du­ras y agua pu­ra.

Emanuel re­nun­ció a su tra­ba­jo co­mo mé­di­co en una clí­ni­ca pri­va­da y Da­nie­la pos­ter­gó el ini­cio de su vi­da la­bo­ral co­mo odon­tó­lo­ga re­cién gra­dua­da. Aho­ra ellos se tur­nan pa­ra cui­dar­la y dar­le áni­mo cuan­do su­fre ca­lam­bres cró­ni­cos, en­tu­me­ci­mien­to de to­do el cuer­po y can­san­cios cró­ni­cos que in­clu­so le im­pi­den per­ma­ne­cer de pie.

Son los efec­tos ad­ver­sos, agre­gan sus hi­jos, de re­ci­bir otra me­di­ci­na, que in­clu­so po­dría oca­sio­nar­le in­ca­pa­ci­dad.

Me­di­ci­na in­sus­ti­tui­ble

Los mé­di­cos on­có­lo­gos y he­ma­tó­lo­gos res­pon­sa­bles de la pre­pa­ra­ción del tras­plan­te en el Hos­pi­tal Carlos An­dra­de Marín del IESS de Qui­to y del tras­plan­te pro­pia­men­te di­cho en el hos­pi­tal de la So­cie­dad de Lu­cha con­tra el Cán­cer (Sol­ca) en Gua­ya­quil le pres­cri­bie­ron le­na­li­do­mi­na, por con­si­de­rar que se tra­ta de un me­di­ca­men­to ne­ce­sa­rio e

in­sus­ti­tui­ble pa­ra que se man­ten­ga sa­na des­pués de la ci­ru­gía de tras­plan­te.

Se­gún la Agen­cia de Re­gu­la­ción y Con­trol Sa­ni­ta­ria (Arc­sa) es­te me­di­ca­men­to es ca­ta­lo­ga­do co­mo in­sus­ti­tui­ble. Sin em­bar­go, es­te me­di­ca­men­to no cons­ta en el men­cio­na­do Cua­dro Bá­si­co.

Res­pues­ta le­gal

Pa­ra re­cha­zar el men­cio­na­do pe­di­do de ac­ción pro­tec­ción cons­ti­tu­cio­nal el MSP ar­gu­men­tó que ese me­di­ca­men­to no cons­ta en el Cua­dro Bá­si­co de Me­di­ca­men­tos de la Sa­lud en Ecua­dor, en el que cons­tan to­dos los fár­ma­cos con cer­ti­fi­ca­cio­nes na­cio­na­les de se­gu­ri­dad y efec­ti­vi­dad.

En res­pues­ta el abo­ga­do de la pa­cien­te, Da­vid Ca­rrión ar­gu­men­tó que de­trás de es­ta pres­crip­ción es­tán las cer­ti­fi­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de su efec­ti­vi­dad pa­ra el tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co, co­mo por ejem­plo las de la Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos (FDA por sus si­glas en in­glés) y de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que se sus­ten­tan en prue­bas de se­gu­ri­dad y efec­ti­vi­dad en 150 paí­ses.

El ar­gu­men­to cen­tral, sin em­bar­go, es la obli­ga­ción del Es­ta­do de pro­te­ger el de­re­cho a la vi­da y el ac­ce­so a me­di­ci­nas tal co­mo lo es­ta­ble­cen la Cons­ti­tu­ción y los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les.

HI­JOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.