¡No, se­nõr pro­cu­dor, no!

Re­pro­duc­ción to­ma­da del Dia­rio El Uni­ver­so del 7 de no­viem­bre del 2018

La Hora Cotopaxi - - GLOBAL - Por: Mau­ri­cio Gán­da­ra Ga­lle­gos

En en­tre­vis­ta con­ce­di­da a Dia­rio EL UNI­VER­SO, pu­bli­ca­da el 1 de no­viem­bre úl­ti­mo, so­bre la con­ce­sión de la na­cio­na­li­dad ecua­to­ria­na al se­ñor As­san­ge y su asi­lo, el pro­cu­ra­dor for­mu­la al­gu­nas apre­cia­cio­nes que no son acep­ta­bles. Cuan­do la pe­rio­dis­ta le pre­gun­ta “¿Cuá­les fue­ron las irre­gu­la­ri­da­des co­me­ti­das al mo­men­to de na­tu­ra­li­zar a Ju­lian As­san­ge?, el pro­cu­ra­dor res­pon­de: “Me arries­go a de­cir que a lo me­jor la na­tu­ra­li­za­ción del se­ñor As­san­ge no fue irre­gu­lar…”. Un pro­cu­ra­dor del Es­ta­do, so­bre ma­te­rias legales, so­la­men­te pue­de afir­mar si un ac­to o con­tra­to es le­gal o no. Pa­ra eso exis­te la Pro­cu­ra­du­ría; es una ma­te­ria que de­bió ha­ber­la es­tu­dia­do a la sa­cie­dad pa­ra com­pa­re­cer a la res­pec­ti­va au­dien­cia en la de­man­da plan­tea­da por As­san­ge con­tra el Es­ta­do del Ecua­dor; de­bió sa­ber si con­tes­ta­ba a un ecua­to­riano le­gal o ile­gal­men­te na­tu­ra­li­za­do. En to­do jui­cio, lo pri­me­ro que un abo­ga­do ha­ce es es­tu­diar la le­gi­ti­mi­dad de per­so­ne­ría del con­tra­rio. No que­re­mos que el pro­cu­ra­dor to­me ries­gos in­ne­ce­sa­rios, pe­ro no que­re­mos res­pues­tas am­bi­guas, co­mo es­ta de de­cir “a lo me­jor”, que­re­mos que res­pon­da ca­te­gó­ri­ca­men­te si el pro­ce­di­mien­to fue y es le­gal o ile­gal. Pa­ra eso exis­te la Pro­cu­ra­du­ría, pa­ra emi­tir cri­te­rios con ca­rác­ter vin­cu­lan­te so­bre la in­te­li­gen­cia y apli­ca­ción de la ley. Se­gún lo es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca, en el nu­me­ral 4 del ar­tícu­lo 237, el pro­cu­ra­dor de­be “Con­tro­lar con su­je­ción a la ley los ac­tos y con­tra­tos que sus­cri­ban los or­ga­nis­mos y en­ti­da­des del sec­tor pú­bli­co”. Es­ta fun­ción de con­tro­lar la le­ga­li­dad le co­rres­pon­de al pro­cu­ra­dor, no al con­tra­lor, co­mo aho­ra se pre­ten­de, sin per­jui­cio de lo que le co­rres­pon­da a es­te úl­ti­mo en su ma­te­ria. Las fis­ca­li­za­cio­nes de la Asam­blea Na­cio­nal y de la Contraloría son de na­tu­ra­le­za dis­tin­ta y no le re­le­van al pro­cu­ra­dor de su obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal. ... no que­re­mos res­pues­tas am­bi­guas, co­mo es­ta de de­cir “a lo me­jor”, que­re­mos que res­pon­da ca­te­gó­ri­ca­men­te si el pro­ce­di­mien­to fue y es le­gal o ile­gal. Pa­ra eso exis­te la Pro­cu­ra­du­ría, pa­ra emi­tir cri­te­rios con ca­rác­ter vin­cu­lan­te so­bre la in­te­li­gen­cia y apli­ca­ción de la ley. Por el pro­cu­ra­dor nos en­te­ra­mos de que el Ecua­dor se ha da­do el tra­ba­jo de ne­go­ciar con el Reino Uni­do, el cual se ha com­pro­me­ti­do a no ex­tra­di­tar a As­san­ge a un país don­de exis­ta pe­na de muer­te, es de­cir, Es­ta­dos Uni­dos; que so­la­men­te va a es­tar pre­so, en el Reino Uni­do, en el peor de los ca­sos, por seis me­ses. Si el asi­lo le fue con­ce­di­do a As­san­ge por el te­mor de es­te a ser ex­tra­di­ta­do a Es­ta­dos Uni­dos, eli­mi­na­do ese te­mor, por la ga­ran­tía del Reino Uni­do, no hay ra­zón pa­ra el asi­lo, hay que can­ce­lar­lo y ni si­quie­ra ha­ce fal­ta can­ce­lar­lo por­que As­san­ge ya re­nun­ció al asi­lo en di­ciem­bre pa­sa­do, vís­pe­ras de re­ci­bir la na­tu­ra­li­za­ción de ecua­to­riano, en esa ope­ra­ción fa­lli­da de la ex­can­ci­ller pa­ra acre­di­tar­lo co­mo di­plo­má­ti­co an­te el Reino Uni­do, pri­me­ro, y, lue­go an­te Ru­sia. En el jui­cio, lue­go del in­sul­to an­te­rior de “in­sig­ni­fi­can­te” al Ecua­dor, As­san­ge ca­li­fi­có al Go­bierno de “dé­bil”; so­la­men­te en es­to es­toy de acuer­do con As­san­ge, es un go­bierno dé­bil el que ad­mi­te ser de­man­da­do por el asi­la­do sin can­ce­lar­le el asi­lo; el que no se atre­ve a anu­lar la na­tu­ra­li­za­ción ile­gal­men­te con­ce­di­da. Por la no­to­rie­dad del per­so­na­je, esa im­pre­sión de de­bi­li­dad de­be exis­tir en los go­bier­nos y los ciu­da­da­nos del mun­do. ¡Hay que rec­ti­fi­car y con­cluir enér­gi­ca, ra­di­cal, in­me­dia­ta­men­te, es­te ver­gon­zo­so asun­to! (O)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.