La­ta­cun­ga, en­tre la his­to­ria y el fu­tu­ro

La Hora Cotopaxi - - PORTADA - POR: FRAN­CIS­CO ULLOA ENRÍQUEZ

La in­de­pen­den­cia he­mos de ana­li­zar­la a la luz de las reali­da­des que vi­ve nues­tra tie­rra. Pa­ra so­ñar­nos in­de­pen­dien­tes de­be­mos ha­cer que las se­mi­llas re­vo­lu­cio­na­rias de Fe­li­ciano Che­ca, Fernando Sáenz de Vi­te­ri, Ra­món Páez Itu­rral­de, Pe­dro León de Be­rra­zue­ta, Ca­lix­to Pino Itu­rral­de, Li­zar­do Ruiz Vi­lla­cre­ses, en­tre otros, ger­mi­nen al mis­mo tiem­po y sa­que­mos a La­ta­cun­ga de la pos­tra­ción en la que la han su­mi­do ad­mi­nis­tra­cio­nes de au­to­ri­da­des me­dio­cres. La crea­ción de nue­vas y re­no­va­das so­be­ra­nías in­de­pen­den­tis­tas se al­can­za­rá cuan­do ten­ga­mos GADs que cons­tru­yan go­bier­nos par­ti­ci­pa­ti­vos.

Al mi­rar el pa­sa­do, des­pués de ha­ber­nos de­cla­ra­do in­de­pen­dien­tes de la abu­si­va ad­mi­nis­tra­ción his­pa­na, es ne­ce­sa­rio ha­cer­nos una pre­gun­ta car­ga­da de an­gus­tia ¿por qué la equi­dad, jus­ti­cia, igual­dad y desa­rro­llo no for­man par­te ple­na del dia­rio vi­vir de mu­chos la­ta­cun­gue­ños?

Es in­dis­pen­sa­ble ar­ti­cu­lar los acon­te­ci­mien­tos su­ce­di­dos con los desafíos pre­sen­tes y fu­tu­ros, es ho­ra de de­jar de con­tar la his­to­ria co­mo un cuen­to ajeno a nues­tras vi­das, es in­dis­pen­sa­ble cons­truir la me­mo­ria co­lec­ti­va que nos ayu­de a apren­der de los acier­tos y de los erro­res. No bas­ta con uti­li­zar los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra en­viar sa­lu­dos pa­trio­te­ros que hue­len a va­ni­dad y lu­ci­mien­to in­di­vi­dual an­tes que a sen­ti­mien­to, ra­zón y es­pí­ri­tu de ex­pre­sión que­ren­do­na a es­ta tie­rra her­mo­sa, dig­na de me­jor suer­te.

Trans­cu­rri­dos 198 años de la ex­pre­sión re­bel­de de los pa­trio­tas que, con san­gre y fue­go, pro­cla­ma­ron la in­de­pen­den­cia, hay pro­me­sas in­cum­pli­das de trans­for­ma­ción. Si que­re­mos un fu­tu­ro que aca­be con el neo­co­lo­nia­lis­mo, un fu­tu­ro que no dis­cri­mi­ne, un fu­tu­ro que ge­ne­re opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos es in­dis­pen­sa­ble em­po­de­rar­nos de nues­tra iden­ti­dad his­tó­ri­ca que mar­ca las pau­tas del es­fuer­zo com­par­ti­do en la min­ga, del de­re­cho a cons­truir el desa­rro­llo en el mar­co de la prác­ti­ca real y efec­ti­va de la in­ter­cul­tu­ra­li­dad al re­co­no­cer el gran po­ten­cial de la di­ver­si­dad.

Cual­quier otro tono en el que nos pre­gun­te­mos so­bre el pa­sa­do, no me­re­ce res­pon­der­se, por­que es odio­so y ocio­so to­do aque­llo que úni­ca­men­te ins­tru­ye, sin acre­cen­tar la ac­ti­tud proac­ti­va pa­ra ge­ne­rar los cam­bios ne­ce­sa­rios y cons­truir una La­ta­cun­ga in­clu­yen­te. Ser ca­pa­ces de man­te­ner vi­va la me­mo­ria his­tó­ri­ca, ese re­cuer­do co­lec­ti­vo, co­mo una evo­ca­ción vol­ca­da ha­cia el pre­sen­te, co­mo un va­lor sim­bó­li­co de las ac­cio­nes vi­vi­das por el pue­blo; es pre­ser­var la iden­ti­dad y no ol­vi­dar lo apren­di­do. Sa­be­mos que es un ejer­ci­cio pe­li­gro­so por­que re­cor­dar que un día tu­vi­mos el va­lor de de­cla­rar­nos li­bres, ame­na­za con rom­per el do­mi­nio de quie­nes en nom­bre de esa in­de­pen­den­cia, hoy, se apro­ve­chan pa­ra man­te­ner ca­de­nas de opro­bio y so­me­ti­mien­to.

Son más de qui­nien­tos años de la lla­ma­da re­sis­ten­cia in­dí­ge­na y nues­tros pue­blos an­ces­tra­les aún per­ma­ne­cen pos­ter­ga­dos. De po­co ha ser­vi­do que unos cuan­tos di­ri­gen­tes in­dí­ge­nas ha­yan al­can­za­do dig­ni­da­des de elec­ción po­pu­lar o de­sig­na­ción en al­tos car­gos de go­bierno, mien­tras se man­tie­nen los prin­ci­pios neo­li­be­ra­les de una seu­do Re­pú­bli­ca, don­de los sec­to­res do­mi­nan­tes si­guen sien­do aque­llos que ma­ne­jan el po­der eco­nó­mi­co, las co­sas no cam­bia­rán y gran­des ma­sas des­po­seí­das se­gui­rán for­man­do par­te del ejér­ci­to de do­mi­na­dos.

Un pue­blo con me­mo­ria his­tó­ri­ca es due­ño de su des­tino. Bas­ta de ani­qui­lar los sím­bo­los, el len­gua­je, va­ciar la edu­ca­ción y la vi­da. Los pro­ble­mas que aho­ra vi­vi­mos, ya los vi­vie­ron otros, an­tes que no­so­tros. Sin con­cien­cia his­tó­ri­ca es­ta­mos con­de­na­dos a vi­vir un eterno pre­sen­te, la re­pe­ti­ción cons­tan­te del mis­mo su­fri­mien­to. La evo­ca­ción his­tó­ri­ca es­tá de­di­ca­da a la re­mi­nis­cen­cia de “los sin nom­bre”, no so­lo por­que se res­ca­ta del ol­vi­do sus nom­bres, sus tra­yec­to­rias y sus da­tos, sino por­que po­ne en tiem­po pre­sen­te sus ac­cio­nes. Re­cor­dar­las sig­ni­fi­ca que­rer y po­der re­pro­du­cir­las, sa­ber pa­ra qué sir­ven, re­crear sus ob­je­ti­vos, par­ti­ci­par de sus sue­ños. Son as­pec­tos pa­ra re­fle­xio­nar en pro­fun­di­dad, re­pen­sar la vi­da y plan­tear­nos un nue­vo estilo de la­ta­cun­gue­ñi­dad, más allá de los sen­ti­men­ta­lis­mos.

Cree­mos que esa La­ta­cun­ga Ro­mán­ti­ca de­be ser más que un her­mo­so pa­sa­ca­lle can­ta­do con sen­ti­mien­to y emo­ción. To­dos, los aquí na­ci­dos y aque­llos que he­mos ve­ni­do de le­ja­nas tie­rras a ser par­te de es­te mul­ti­co­lor con­glo­me­ra­do so­cial, con­ver­tir­nos en “mash­cas de co­ra­zón” y en­con­trar en la po­ten­cia te­lú­ri­ca, de nues­tro vol­cán sím­bo­lo, la fuer­za es­pi­ri­tual que mue­va vo­lun­ta­des e in­te­li­gen­cias ha­cia la con­quis­ta de los más ca­ros idea­les pa­ra es­ta her­mo­sa ciu­dad y provincia. En el éxi­to o en el fra­ca­so de La­ta­cun­ga to­dos te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad, una­mos es­fuer­zos, ana­li­ce­mos nues­tra reali­dad, dis­cu­ta­mos, de­ba­ta­mos ideas y co­men­ce­mos a cons­truir una nue­va his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.