Un nue­vo cre­do

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN - DA­NIEL MÁR­QUEZ SOA­RES dmar­[email protected]­ra.com.ec

Ecua­dor se su­ma a su ma­ne­ra al ur­gen­te de­ba­te mun­dial acer­ca de có­mo ga­ran­ti­zar la caí­da de la in­for­ma­ción. Ha­ce po­cos días, se dio con el ru­mor so­bre la in­tro­duc­ción del re­qui­si­to de ti­tu­la­ción pa­ra po­der ejer­cer el pe­rio­dis­mo.

El ban­do de los ti­tu­la­dos ha apo­ya­do la me­di­da, afe­rrán­do­se a la ban­de­ra de la su­pues­ta me­jo­ra del pe­rio­dis­mo, mien­tras que sus de­trac­to­res, en su ma­yo­ría pe­rio­dis­tas de mu­cha pre­sen­cia pú­bli­ca que ca­re­cen de tí­tu­lo de ter­cer ni­vel o pro­vie­nen de otras ca­rre­ras, los han acu­sa­do de vi­les de­fen­so­res de in­tere­ses gre­mia­les y los han com­pa­ra­do con los ta­xis­tas per­se­gui­do­res de Uber.

Has­ta el mo­men­to he­mos op­ta­do siem­pre por creer en una hi­per­la­xa e irres­tric­ta li­ber­tad de pren­sa. Afe­rra­dos al ideal de Fran­klin, que re­za que la ver­dad siem­pre ven­ce a la lar­ga a la men­ti­ra si se las de­ja en­fren­tar, he­mos creí­do que el tiem­po y la li­ber­tad bas­tan pa­ra ga­ran­ti­zar bue­na in­for­ma­ción. Des­gra­cia­da­men­te, es­te pen­sa­mien­to re­sul­ta ob­so­le­to en el mun­do con­tem­po­rá­neo.

He­mos vis­to a la in­for­ma­ción pú­bli­ca de la mis­ma for­ma que ve­mos al mer­ca­do, al eco­sis­te­ma o a la flo­ra in­tes­ti­nal: al­go tan com­ple­jo que ha­ce que cual­quier in­ter­ven­ción re­sul­ta, a la lar­ga, con­tra­pro­du­cen­te y que es me­jor no in­ter­ve­nir y de­jar que el sis­te­ma, por sí so­lo, en­cuen­tre equi­li­brio, con­ser­ve lo be­né­vo­lo y ex­tin­ga lo per­ju­di­cial. La tec­no­lo­gía y la cien­cia mo­der­nas im­pli­can un nue­vo de­sa­fío.

Aho­ra es po­si­ble di­fun­dir y con­so­li­dar men­ti­ras de for­ma pre­ci­sa, me­di­ble y me­tó­di­ca, con una efi­cien­cia que los to­ta­li­ta­ris­mos del pa­sa­do en­vi­dia­rían. Es­to im­po­ne un al­tí­si­mo cos­to so­cial. Es co­mo en­fren­tar un vi­rus cons­cien­te e in­te­li­gen­te (al­go que no exis­te aún) o un ac­tor que ma­ni­pu­la el mer­ca­do (al­go con­tra lo que se in­ter­vie­ne, vul­ne­ran­do la su­pues­ta li­ber­tad del mer­ca­do). No ac­tuar, no ha­cer na­da y ape­lar a la cu­ra­ción es­pon­tá­nea son ga­ran­tía de fra­ca­so.

Ca­da vez son más las vo­ces que re­co­no­cen la ne­ce­si­dad ur­gen­te de un cam­bio en nues­tra con­cep­ción de la li­ber­tad de pren­sa. La cues­tión no es có­mo al­can­zar la uto­pía ilu­sa y per­ni­cio­sa de una li­ber­tad irres­tric­ta, sino có­mo in­cluir re­for­mas sin ter­mi­nar le­van­tan­do un Mi­nis­te­rio de la Ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.