In­fa­me

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN - CAR­LOS VI­VAS AR­MAS

Tér­mino de lo más sua­ve con el que ca­li­fi­ca­ron a la per­so­na que mo­ji­ga­ta­men­te, pu­bli­có una de­nun­cia so­bre irre­gu­la­ri­da­des con­su­ma­das por la se­ño­ra vi­ce­pre­si­den­ta cuan­do se desem­pe­ña­ba co­mo asambleísta de la re­vo­lu­ción ciu­da­da­na, aun­que co­bi­ja­da di­si­mu­la­da­men­te de ove­ji­ta de una alian­za que to­ma el nom­bre de dos re­fe­ren­tes lu­cha­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos.

Bue­na la re­van­cha de la se­ño­ra asambleísta que fue des­ti­tui­da y que tra­tó de sal­var­se es­gri­mien­do y ame­na­zan­do con ha­cer pú­bli­ca la has­ta ese día bien guar­da­da de­nun­cia de otro be­lla­co, qui­zá de la mis­ma ca­la­ña, quien ha­bría in­clu­so ex­tor­sio­na­do a la “in­ge­nua” se­gun­da man­da­ta­ria, por no cum­plir­le el ca­pri­chi­to bien re­mu­ne­ra­do, por cier­to, de nom­brar­le gobernador de una pro­vin­cia ama­zó­ni­ca o aun­que sea di­rec­tor pro­vin­cial del ins­ti­tu­to que ma­ne­ja los ser­vi­cios de sa­lud de los ecua­to­ria­nos.

Aho­ra re­sul­ta que, al­guien ha es­ta­do or­ques­tan­do su sa­li­da del car­go más po­lé­mi­co del úl­ti­mo go­bierno, me­dian­te ca­lum­nias, pa­tra­ñas, in­fa­mias, etc, que ha si­do por­que la vi­ce es mu­jer de izquierda y no por obli­gar a los mi­li­tan­tes a dar con­tri­bu­cio­nes a cam­bio de pues­tos y car­gos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

En las de­cla­ra­cio­nes con las que se po­ne la so­ga al cue­llo, la ex vi­ce, re­ve­la al­gu­nas con­tra­dic­cio­nes y afir­ma­cio­nes que con­fir­man la exis­ten­cia de unos co­bros in­de­bi­dos que fue­ron a pa­rar má­gi­ca­men­te a su cuen­ta per­so­nal, así co­mo da­tos co­rre­gi­dos de que no lo ha­cia des­de las fe­chas que di­ce el de­nun­cian­te, sino que es­ta prác­ti­ca era nor­mal des­de mu­chos años atrás.

Afir­ma que es­to es le­gal de acuer­do al có­di­go de éti­ca re­vo­lu­cio­na­rio y que es co­mún que los fun­cio­na­rios alian­cis­tas asu­man que pue­den exi­gir co­la­bo­ra­cio­nes a quie­nes con­si­de­ran sus súb­di­tos.

Bien lo di­ce el re­frán: La­drón que roba a la­drón, tie­ne cien años de perdón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.