VA­LOR DE LA JURISPRUDENCIA

La Hora Cotopaxi - - JUDICIAL -

Au­tor: Pao­lo Ve­ga Ló­pez. In­tro­duc­ción

Cuan­do nos en­con­trá­ba­mos en el Es­ta­do po­si­ti­vis­ta pu­ro (en la prác­ti­ca nos se­gui­mos man­te­nien­do en él), la jurisprudencia era sim­ple­men­te una fuen­te mar­gi­na­da y con­sul­ti­va. Juan Mon­ta­ña Pin­to afir­ma que ?En Ecua­dor la jurisprudencia so­lo ha te­ni­do una fuer­za ju­rí­di­ca sub­si­dia­ria: orien­ta, au­xi­lia, ayu­da y apo­ya la de­ci­sión del juez, aque­lla que se ba­sa esen­cial­men­te en la ley, lo cual sig­ni­fi­ca que es­ta por sí sola, no pue­de ser­vir de fun­da­men­to para jus­ti­fi­car una de­ci­sión?.[1]

No obs­tan­te, una vez que en­tró en vi­gen­cia la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti, el sis­te­ma de fuen­tes del de­re­cho evo­lu­cio­nó fér­til­men­te real­zan­do a la jurisprudencia a un es­tán­dar ele­va­do, sien­do aho­ra una de las fuen­tes más im­por­tan­tes, trans­for­man­do com­ple­ta­men­te el rol de los jue­ces, en es­pe­cial los jue­ces de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, de­jan­do de ser ?bo­ca mu­da de la ley? a ser ?voz vi­va del de­re­cho?.

¿Es el juez crea­dor de De­re­cho? His­tó­ri­ca­men­te, el Ecua­dor adop­tó el sis­te­ma Con­ti­nen­tal Clá­si­co Fran­cés, el cual se ca­rac­te­ri­za por am­pa­rar el im­pe­rio de la ley, te­nien­do a és­ta co­mo fuen­te prin­ci­pal del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co de un Es­ta­do, pe­se a que en teo­ría la Cons­ti­tu­ción ya se ubi­ca­ba en la cús­pi­de del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Un cla­ro ejem­plo es nues­tra Cons­ti­tu­ción de 1830, aque­lla que de­ter­mi­na­ba la su­pre­ma­cía cons­ti­tu­cio­nal, pe­ro era la ley quien go­ber­na­ba.[2] Den­tro del sis­te­ma Con­ti­nen­tal Clá­si­co, el juez: (1) es bo­ca mu­da de la ley, y (2) no pue­de sus­pen­der ni de­ne­gar la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia por os­cu­ri­dad o fal­ta de ley[3], para lo cual de­be aca­tar el sis­te­ma re­gla­do para re­sol­ver un ca­so.

El juez es o no crea­dor de de­re­cho, a con­si­de­ra­ción per­so­nal, es un de­ba­te in­fruc­tuo­so por la si­guien­te ra­zón:

Pri­me­ro.- La jurisprudencia es fuen­te for­mal del de­re­cho

Se­gun­do.- La jurisprudencia es desa­rro­lla­da por los jue­ces

Ter­ce­ro.- Er­go, los jue­ces son crea­do­res de de­re­cho

Se en­se­ña que la ley es fuen­te del de­re­cho; el que la crea es el le­gis­la­dor, por tan­to, el le­gis­la­dor es crea­dor de de­re­cho, ¿por qué no pen­sar lo mis­mo de los jue­ces?

Va­lor Ju­rí­di­co

La jurisprudencia co­mo fuen­te de de­re­cho ha co­bra­do un va­lor res­pe­ta­ble, pa­san­do de ser fuen­te se­cun­da­ria a pri­ma­ria, ase­me­ján­do­nos al sis­te­ma An­glo­sa­jón. Die­go Zam­brano Ál­va­rez ase­gu­ra que ?Nos en­con­tra­mos an­te una fuen­te ju­rí­di­ca prin­ci­pal, vin­cu­lan­te y pri­ma­ria que no bus­ca úni­ca­men­te in­ter­pre­tar la nor­ma po­si­ti­va, con­for­me a su es­pí­ri­tu sino al­can­zar la vi­gen­cia ma­te­rial del or­de­na­mien­to, co­mo un to­do com­ple­jo que dia­ria­men­te se rein­ven­ta a sí mis­mo?.[4]

Es por tal ra­zón que en la ac­tua­li­dad, el desa­rro­llo, es­tu­dio y apli­ca­ción de la jurisprudencia ha in­cre­men­ta­do. Los mo­ti­vos para que es­to su­ce­da son de na­tu­ra­le­za nor­ma­ti­va. La Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti afir­ma que el con­te­ni­do de los de­re­chos se desa­rro­lla­rá de ma­ne­ra pro­gre­si­va a tra­vés de las nor­mas, la jurisprudencia y las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. El Es­ta­do ge­ne­ra­rá y ga­ran­ti­za­rá las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para su pleno re­co­no­ci­mien­to y ejer­ci­cio (art. 11, num. 8), y es­ta jurisprudencia se­rá desa­rro­lla­da por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, cum­plien­do así una de sus atri­bu­cio­nes la cual es ex­pe­dir sen­ten­cias que cons­ti­tu­yan jurisprudencia vin­cu­lan­te res­pec­to de las ac­cio­nes de pro­tec­ción, cum­pli­mien­to, há­beas cor­pus, há­beas da­ta, ac­ce­so a la in­for­ma­ción pú­bli­ca y de­más pro­ce­sos cons­ti­tu­cio­na­les, así co­mo los ca­sos se­lec­cio­na­dos por la Cor­te para su re­vi­sión (art. 436, num. 6).

¿Qué es lo in­no­va­dor den­tro de es­tas nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les? Que la jurisprudencia ema­na­da por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es de ca­rác­ter vin­cu­lan­te, es de­cir, que son de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio. Las­ti­mo­sa­men­te exis­te una con­fu­sión con el tér­mino ?vin­cu­lan­te?; sue­len de­cir que sig­ni­fi­ca ?obli­ga­to­rio para to­dos?, lo cual es fal­so, con­fun­dien­do ?ca­rác­ter? de la jurisprudencia con su ?al­can­ce?. ¿Es obli­ga­to­rio su cum­pli­mien­to? ¡Sí!, pe­ro, ¿para quién? Só­lo cuan­do exis­ten efec­tos er­ga om­nes, es de ob­ser­va­ción obli­ga­to­ria para to­dos, mien­tras tan­to la Cor­te mis­ma ex­pli­ca los otros ti­pos de al­can­ce:

?a) Efec­tos in­ter par­tes: es de­cir, que vin­cu­lan, fun­da­men­tal­men­te a las par­tes del pro­ce­so.

b) Efec­tos in­ter pa­res: una sen­ten­cia de es­ta na­tu­ra­le­za su­po­ne que la re­gla que ella de­fi­ne de­be apli­car­se en el fu­tu­ro, a to­dos los ca­sos si­mi­la­res.

c) Efec­tos in­ter co­mu­nis: es de­cir, que al­can­zan y be­ne­fi­cian a ter­ce­ros que no ha­bien­do si­do par­te del pro­ce­so, com­par­ten cir­cuns­tan­cias co­mu­nes con los pe­ti­cio­na­rios de la ac­ción?.[5]

De es­ta ob­ser­va­ción obli­ga­to­ria de la jurisprudencia vin­cu­lan­te no es­tán exi­mi­dos los jue­ces, pues­to que por el prin­ci­pio sta­re de­ci­sis (man­te­ner­se fir­me en lo de­ci­di­do). ?Una de­ci­sión de un tri­bu­nal o un juez, plan­tea­da en un ca­so, se cons­ti­tu­ye en pre­ce­den­te obli­ga­to­rio para el mis­mo tri­bu­nal y para otros tri­bu­na­les de igual o in­fe­rior je­rar­quía, en aque­llos ca­sos fu­tu­ros en los que se plan­tee nue­va­men­te la mis­ma cues­tión?. [6]

Asi­mis­mo, la Ley Or­gá­ni­ca de Ga­ran­tías Ju­ris­dic­cio­na­les y Con­trol Cons­ti­tu­cio­nal, de­ter­mi­na que para que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal reali­ce con­trol cons­ti­tu­cio­nal abs­trac­to, se re­gi­rá por los prin­ci­pios ge­ne­ra­les del con­trol cons­ti­tu­cio­nal pre­vis­tos por la Cons­ti­tu­ción y las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les, la jurisprudencia y la doc­tri­na (art. 76). In­di­ca ade­más que cuan­do reali­ce un con­trol cons­ti­tu­cio­nal de omi­sio­nes nor­ma­ti­vas la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal for­mu­la­rá por vía ju­ris­pru­den­cial las re­glas bá­si­cas co­rres­pon­dien­tes que sean in­dis­pen- sa­bles para ga­ran­ti­zar la de­bi­da apli­ca­ción y aca­ta­mien­to de las nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les (art. 129, num. 1), ejer­cien­do de es­ta ma­ne­ra una fun­ción ver­te­bral: col­mar las la­gu­nas ju­rí­di­cas para que exis­ta in­te­gri­dad en el or­de­na­mien­to nor­ma­ti­vo.

¿En qué po­si­ción je­rár­qui­ca del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co se ubi­ca la jurisprudencia?

Nues­tra Cons­ti­tu­ción en su ar­tícu­lo 425 des­plie­ga el or­den je­rár­qui­co de las nor­mas, sin em­bar­go, ¿dón­de se en­cuen­tra la jurisprudencia, sien­do es­ta fuen­te obli­ga­to­ria, pri­ma­ria y prin­ci­pal? El con­te­ni­do del ar­tícu­lo ha si­do desa­rro­lla­do con­for­me a la teo­ría je­rár­qui­ca de Hans Kel­sen, ca­rac­te­ri­za­da por ser ba­se del sis­te­ma le­ga­lis­ta. Em­pe­ro, la doc­tri­na ha per­fec­cio­na­do un sis­te­ma su­pra­le­gal de­no­mi­na­do Blo­que de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad el cual se lo pue­de de­fi­nir co­mo ?el ins­ti­tu­to ju­rí­di­co que in­te­gra los va­lo­res, prin­ci­pios y re­glas del sis­te­ma ju­rí­di­co, que no se en­cuen­tran en el ar­ti­cu­la­do de la Cons­ti­tu­ción, los cua­les se des­pren­den por me­dio de cláu­su­las de re­mi­sión es­ta­ble­ci­das en el cuer­po cons­ti­tu­cio­nal; ob­te­nien­do co­mo re­sul­ta­do, nue­vos va­lo­res y prin­ci­pios que se en­tien­den ane­xa­dos al tex­to cons­ti­tu­cio­nal con igual fuer­za nor­ma­ti­va, en un sen­ti­do sus­tan­cial en apli­ca­ción in­me­dia­ta y di­rec­ta del prin­ci­pio pro ser hu­mano?.[7] En po­cas pa­la­bras, es to­da nor­ma no con­te­ni­da en la Cons­ti­tu­ción, pe­ro que go­za de ran­go cons­ti­tu­cio­nal.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es es­pe­cí­fi­ca en men­cio­nar a los Tra­ta­dos de De­re­chos Hu­ma­nos co­mo Par­te del Blo­que de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad,[8] pe­ro guar­dan­do si­len­cio en cuan­to a la po­si­ción de la jurisprudencia.

¿Po­de­mos ubi­car a la jurisprudencia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal den­tro del Blo­que de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad? ¡Sí!, aun­que la Cor­te no se re­fie­ra al te­ma, po­de­mos rea­li­zar el si­guien­te aná­li­sis:

Aná­li­sis

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es la má­xi­ma ins­tan­cia de in­ter­pre­ta­ción de la Cons­ti­tu­ción, de los Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les de De­re­chos Hu­ma­nos ra­ti­fi­ca­dos por el Es­ta­do ecua­to­riano, a tra­vés de sus dic­tá­me­nes y sen­ten­cias. Sus de­ci­sio­nes ten­drán ca­rác­ter vin­cu­lan­te.[9]

La Cons­ti­tu­ción y los Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les se en­cuen­tran en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de je­rár­qui­ca del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co ecua­to­riano.[10] Sien­do adop­tan­tes del Neo­cons­ti­tu­cio­na­lis­mo en­con­tra­mos una Cons­ti­tu­ción car­ga­da de de­re­chos fun­da­men­ta­les y su­pre­ma­cía je­rár­qui­ca de Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les de De­re­chos Hu­ma­nos, siem­pre que es­tos pro- te­jan de me­jor for­ma un de­re­cho que la Cons­ti­tu­ción.[11]

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal rea­li­za con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, in­ter­pre­ta y re­suel­ve ca­sos en los cua­les de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les y hu­ma­nos es­tén in­vo­lu­cra­dos, y lo rea­li­za me­dian­te jurisprudencia vin­cu­lan­te.

La jurisprudencia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, que con­tie­ne re­glas en ba­se a de­re­chos cons­ti­tu­cio­na­les y hu­ma­nos, los cua­les es­tán en la ci­ma del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, se ubi­ca en la mis­ma po­si­ción que la Cons­ti­tu­ción y los Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les de De­re­chos Hu­ma­nos, in­gre­san­do al Blo­que de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

Tal co­mo ex­pli­ca Zam­brano Ál­va­rez:

?Se po­dría in­fe­rir que la pi­rá­mi­de kel­se­nia­na ha que­da­do re­em­pla­za­da por un sis­te­ma com­ple­jo y ver­sá­til en el que la jurisprudencia cons­ti­tu­cio­nal ha de­ja­do de ser una fuen­te ju­rí­di­ca ba­se, para ubi­car­se en la cús­pi­de de di­cha es­truc­tu­ra con­jun­ta­men­te con la Cons­ti­tu­ción y los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les por tra­tar­se de la nor­ma ju­rí­di­ca que es­cri­be o re­es­cri­be dia­ria­men­te la Cons­ti­tu­ción, por me­dio de sus fa­llos?[12]

Pro­ce­so de Re­vi­sión y Se­lec­ción No to­do ca­so que se in­ter­po­ne an­te la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal se cons­ti­tu­ye en jurisprudencia vin­cu­lan­te, así co­mo no to­da jurisprudencia vin­cu­lan­te es obli­ga­to­ria para to­dos. Para que se cons­ti­tu­ya co­mo tal, de­be so­me­ter­se a un pro­ce­so de re­vi­sión y se­lec­ción tal co­mo lo de­ter­mi­na la Ley Or­gá­ni­ca de Ga­ran­tías Ju­ris­dic­cio­na­les y Con­trol Cons­ti­tu­cio­nal.

Una vez que se ele­va para co­no­ci­mien­to de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal las sen­ten­cias eje­cu­to­ria­das de ga­ran­tías ju­ris­dic­cio­na­les, la Sa­la de Se­lec­ción a su dis­cre­cio­na­li­dad es­co­ge­rá aque­llas que con­ten­gan los si­guien­tes pa­rá­me­tros: (1) gra­ve­dad del asun­to, (2) no­ve­dad del ca­so o inexis­ten­cia de pre­ce­den­te ju­di­cial, (3) ne­ga­ción de los pre­ce­den­tes ju­di­cia­les fi­ja­dos por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, y (4) re­le­van­cia o tras­cen­den­cia nacional del asun­to re­suel­to en la sen­ten­cia. Una vez es­co­gi­das, se­rán pu­bli­ca­das en el por­tal de in­ter­net de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Se­lec­cio­na­da, la Cor­te dic­ta­rá sen­ten­cia den­tro de los cua­ren­ta días pos­te­rio­res a su se­lec­ción, la cual se re­mi­ti­rá al juez de pri­me­ra ins­tan­cia para que no­ti­fi­que a las par­tes y eje­cu­te la sen­ten­cia.[13]

Con­clu­sión

• En es­te ar­tícu­lo se ana­li­zó el rol de los jue­ces den­tro del Es­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal, con­clu­yen­do que ellos tam­bién son crea­do­res de de­re­cho.

Más tex­to en la pá­gi­na web: www.de­re­choe­cua­dor.com.ec

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.