Mi­so­gi­nia co­lec­ti­va

La Hora Cotopaxi - - OPINIÓN - ma­ve­ta­[email protected]­mail.com

En cual­quier par­te del pla­ne­ta, más mu­je­res se sien­ten acom­pa­ña­das pa­ra de­nun­ciar ca­sos de aco­so y abu­so se­xual. A su tiem­po, ca­da una, cuen­ta su his­to­ria. En las Amé­ri­cas, de ex­tre­mo a ex­tre­mo, el año ce­rró con re­ve­la­cio­nes per­tur­ba­do­ras del mo­vi­mien­to #Me Too, Es­ta­dos Uni­dos y #Mi­rá có­mo nos po­ne­mos, en Ar­gen­ti­na.

Al­gu­nos hom­bres al­za­ron la voz en nom­bre de las mu­je­res, pe­ro mu­chos que per­ma­ne­cen en si­len­cio. El si­len­cio es la pos­tu­ra pre­de­ter­mi­na­da de mu­chos com­pa­ñe­ros de exis­ten­cia, que se con­si­de­ra­ron así mis­mos alia­dos de las mu­je­res. El si­len­cio tam­bién es un ac­to de vio­len­cia. Son co­lec­ti­va­men­te cóm­pli­ces de una arrai­ga­da mas­cu­li­ni­dad ve­ne­no­sa y se­xis­mo en su for­ma de pen­sar. Por si­glos, per­ma­ne­cie­ron es­con­di­dos tras el mi­to de que “así son los hom­bres’’, fic­ción que dis­tor­sio­na la brú­ju­la mo­ral que im­pi­de la ma­du­rez y desa­rro­llo.

La so­cie­dad y la mu­jer son res­pon­sa­bles por guiar al hom­bre a ne­gar sus sen­ti­mien­tos. Tam­bién los en­se­ña que la vul­ne­ra­bi­li­dad se­xual sig­ni­fi­ca de­bi­li­dad que no es pro­pia de los “ma­chos’’. Bas­ta de cu­brir con más­ca­ra esas la­si­tu­des. So­lo la edu­ca­ción se­rá el sal­va­vi­das que ex­ter­mi­ne los pa­tro­nes cul­tu­ra­les y per­mi­ta se­res hu­ma­nos fe­li­ces, en igual­dad de de­re­chos.

Sa­be­mos lo que mu­chos pien­san so­bre no­so­tras, el len­gua­je que usan, el sen­ti­do de po­der que se otor­gan a tra­vés de aven­tu­ras se­xua­les, sus ima­gi­na­cio­nes por­no­grá­fi­cas, sus ges­tos des­pre­cia­bles que no son bro­mas de ves­ti­dor y que por es­tos no sien­ten ver­güen­za.

La mas­cu­li­ni­dad tó­xi­ca las­ti­ma y vio­la a las mu­je­res. Des­de el sim­ple he­cho de que una mu­jer cam­bie el ape­lli­do por el de su es­po­so, es una prác­ti­ca pa­triar­cal. A tra­vés del si­len­cio y una mi­so­gi­nia co­lec­ti­va sin cues­tio­na­mien­tos, el hom­bre fa­lla al ser pro­ta­go­nis­ta pa­ra per­pe­tuar el se­xis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.