Ra­fael Lu­go, su­ver­sión del fin del mun­do

El es­cri­tor qui­te­ño usa to­do su hu­mor pa­ra con­tar la his­to­ria de un Dios que usa Crocs y un ecua­to­riano que de­be evi­tar el apo­ca­lip­sis.

La Hora Cotopaxi - - GLOBAL - POR: ALE­XIS SE­RRANO CAR­MO­NA

Dios to­mó con­cien­cia de que creó cre la lujuria el día en que, ca­mi­nan­do por los jardines del edén, des­cu­brió en el río a esa be­lla mu­jer lla­ma­da lla­ma Au­ro­ra. Pa­ra de­mos­trar­le su po­de­ro­sa di­vi­ni di­vi­ni­dad, él em­pe­zó por cum­plir un de­seo que ella hab ha­bía ate­so­ra­do to­da su vi­da: te­ner pe­cas en la es­pal­da. (“Con las pri­me­ras diez pe­cas ella ya es­ta­ba em­pa­pa­da de pa pa­sión, y Él le hi­zo cien­to se­ten­ta”).

Au­ro­ra no pu­do po­ner re­sist re­sis­ten­cia y Dios dis­fru­tó tan­to de ese ce­les­tial en­cuen­tro s se­xual que pen­só en alar­gar el or­gas­mo mas­cu­lino a me­dia med ho­ra, co­mo el de los chan­chos. (“Pe­ro desis­tió de ha­cer ha­cer­lo, en una de­ci­sión que los teó­lo­gos to­da­vía no de­ci­den si f fue de ra­cio­na­li­dad o de egoís­mo”).

Dios y Au­ro­ra tu­vie­ron dos hi­jos. Uno gua­po, al qu que lla­ma­ron Lu­ci­fer y ter­mi­nó a car­go del in­fierno, y otro muy feo, al qu que lla­ma­ron ‘El Bra­yan’ y fue cria­do cria en el bos­que por un uni­cor­nio. uni­cor­nio Con el pa­so de los años, ‘El Bra Bra­yan’ ter­mi­na­rá re­fi­rién­do­se a Dios, D su pa­dre, co­mo ‘hue­vas de hu hu­le’.

Shai­tán Lu­ce­ro Lu Es­tre­lla es un qui­te­ño de 33 a años (la edad de Cris­to), cu­yo des­tino de sal­var el mun­do del apo­ca­lip­sis le fue re­ve­la­do, pri­me­ro, en sueñ sue­ños y, lue­go, por un en­fu­re­ci­do ga­llo ga de la ca­te­dral que le or­de­nó bus­car­lo bu en un lu­gar se­cre­to del tú­nel Gua­ya­sa­mín, en Quito…

Es­tas do dos his­to­rias se en­tre­mez­clan en la nue­va no­ve­la del escr es­cri­tor qui­te­ño Ra­fael Lu­go. ‘ Trip Tri­pa Mis­tic’ cuen­ta lo si­guien­te: es e el fin del mun­do, pe­ro ha em em­pe­za­do en Ecua­dor y no en Es­ta­dos Est Uni­dos, co­mo su­po­ne to­da pe­lí­cu­la grin­ga. Y los ecua­to­ria­nos, ecua­to­ri con nues­tros vi­cios y de­fec­tos, de­fe so­mos la úni­ca es­pe­ran­za.

Lu­go lle lle­va al má­xi­mo ni­vel la irre­ve­ren­cia irre­ve­re y la con­vic­ción crí­ti­ca que qu siem­pre lo han re­tra­ta­do. Con C su pluma ba­ja a Dios del pe­des­tal y lo vuel­ve un ti­po que qu usa Crocs y po­see una te­le­vi­sió te­le­vi­sión de 700 pul­ga­das. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, tiem­po re­ve­la uno de los la­dos más ecua­to­ria­nos ecua­to­rian de los ecua­to­ria­nos: el re­gio­na­lis­mo, la vi­ve­za crio­lla, la co­rrup­ción.

- “Siem­pre me han lla­ma­do la aten­ción dos co­sas. Una: el ma­ne­jo del ‘fin del mun­do’; y siem­pre me ha pa­re­ci­do cu­rio­sa cu la po­si­bi­li­dad de ubi­car­lo en Ecua­dor. Y, la otra: que la mi­to­lo­gía ju­deo-cris­tia­na ya tie­ne tien que ser uti­li­za­da, co­mo se uti­li­zan to­das las o otras mi­to­lo­gías. Los grie­gos, los ro­ma­nos, los es es­can­di­na­vos… To­dos es­tán re­par­ti­dos en dis­tin dis­tin­tas obras de li­te­ra­tu­ra. Y no hay co­ro­na, pu pues. Nin­gu­na idea es sa­gra­da”.

***

Ra­fael Lu­go siem­pre maq ma­qui­na una idea. Y de­ci­dió pu­bli­car es­ta no­ve­la, a tra­vés de dos epi­so­dios se­ma­na­les, en una pá­gi­na web. Lo hi­zo, lue­go de una cam­pa­ña de pro­mo­ció pro­mo­ción en re­des so­cia­les, en la que ven­dió su tex­to co­mo una es­pe­cie de se­rie de Net­flix. Una se­rie que ten­drá, tend has­ta aho­ra, dos tem­po­ra­das, pe­ro que po­drá ter­mi­nar convertida en un li­bro.

¿Tie­nes to­do es­cri­to o vas es­cri­bien­do con­for­me lo subes a la pá­gi­na?

Cuan­do arran­qué a pu pu­bli­car te­nía al­gu­nos ca­pí­tu­los. Te­nía ocho, creo, o nue­ve. Aho­ri­ta ya no los ten­go, los es­toy es­cri­bien­do.

¿Pe­ro en tu ca­be­za tie­nes el fi­nal?

Sí. Di­ga­mos, el es­que­le­to es­tá plan­tea­do. Pe­ro ya des­de el epi­so­dio 13 so­lo ten­go guías. Ten­go que es­cri­bir.

¿Y no tie­nes mie­do de que en al­gún mo­men­to no lo lo­gres?

Me sir­ve. Es co­mo cuan­do es­cri­bía pa­ra SoHo. Pa­ra mí el ‘dead­li­ne’ es sú­per im­por­tan­te pa­ra sen­tar­me a ha­cer. La adre­na­li­na y to­do. Por su­pues­to, no es que yo ten­ga aho­ra un edi­tor en­ci­ma, pe­ro, aun­que fue­ran po­cas las per­so­nas que es­tán le­yen­do, ten­go un com­pro­mi­so con ellas. Si no, vie­jo, voy a de­jar bo­tan­do.

O sea, fue a pro­pó­si­to.

Fue a pro­pó­si­to. Por­que, si no, me abu­rro de mis ideas. Me ter­mi­nan pa­re­cien­do, tal vez, inú­ti­les. Te­nía que au­to­ge­ne­rar­me un com­pro­mi­so con un ter­ce­ro, que en es­te ca­so son las per­so­nas que me leen.

¿Y na­die te es­tá le­yen­do an­tes de que lo subas a la web?

No. Es­to, bá­si­ca­men­te, lo com­par­to con mi es­po­sa. Es un buen ter­mó­me­tro ella. Es­toy pen­dien­te de que se ca­gué de la ri­sa, de que reac­cio­ne de al­gu­na ma­ne­ra.

Que su hi­jo le di­ga a Dios ‘hue­vas de hu­le’ es ge­nial, pe­ro es bien qui­te­ño.

Lo es. Y no tu­ve nin­gún pu­dor en ha­cer una his­to­ria ab­so­lu­ta­men­te lo­cal. Sin em­bar­go, me es­tán lle­gan­do co­men­ta­rios de gen­te que en Chi­le me es­tá le­yen­do. El te­ma de la po­lí­ti­ca, de las re­la­cio­nes con la re­li­gión, es bien la­ti­noa­me­ri­cano.

***

En po­cas no­ve­las es­ta­rá tan vi­va la voz del au­tor co­mo en es­ta. Lu­go ha­bla en ella con el mis­mo hu­mor que ca­rac­te­ri­za­ba sus co­lum­nas en SoHo, que es el mis­mo hu­mor con el que ha­bla en una reunión de ami­gos o en un con­se­jo edi­to­rial.

Es­te ex­trac­to, por ejem­plo, se pa­re­ce mu­cho a al­go que di­ría él: “Ecua­dor, año 2022. Go­ber­na­ba con mano fé­rrea y ro­bo mo­no­pó­li­co una es­pe­ra­da coa­li­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos. Las hi­dro­eléc­tri­cas chi­nas se ha­bían con­ver­ti­do en jardines col­gan­tes y to­da­vía es­ta­ban bus­can­do quién fi­nan­cie la Re­fi­ne­ría de El Aro­mo. Co­rrea se­guía pró­fu­go, pe­ro ex­pul­sa­do de Bél­gi­ca por un pe­di­do de ale­ja­mien­to de su exes­po­sa, y con 25 bo­le­tas de captura que la In­ter­pol aún ana­li­za­ba. La nue­va ma­yo­ría evan­gé­li­ca en el Con­ce­jo Me­tro­po­li­tano de Quito vo­tó a fa­vor de re­ti­rar a la Vir­gen del Pa­ne­ci­llo, pues le­gis­la­ron una or­de­nan­za que prohi­bía la ex­hi­bi­ción pú­bli­ca de imá­ge­nes, pa­ra ellos, blas­fe­mas”.

En las char­las de Ra­fael Lu­go siem­pre es­tán vo­lan­do ve­loz­men­te sus du­ros dar­dos con­tra la es­pe­cie hu­ma­na, en ge­ne­ral, y con­tra los ecua­to­ria­nos, en es­pe­cí­fi­co. Le pre­gun­to si odio es la pa­la­bra y me di­ce que no, que no es odio, pe­ro sí una “ab­so­lu­ta de­cep­ción”.

- “So­mos muy des­truc­to­res, muy da­ñi­nos, muy egoís­tas. Muy cabrones. El mun­do

Te man­do a la mier­da pe­ro te ha­go ‘ca­gar de la ri­sa’. Pro­ba­ble­men­te el hu­mor sea una me­jor ma­ne­ra de po­ner­te a pen­sar”.

se es­tá des­tru­yen­do y, al fi­nal del día, lo que nos im­por­ta es te­ner pla­ta. He­mos al­te­ra­do nues­tra evo­lu­ción, a tal pun­to de ser ca­ver­ní­co­las con ce­lu­lar, con pa­las me­cá­ni­cas, con bom­bas ató­mi­cas. A los pri­me­ros ho­mo sa­piens da­les las he­rra­mien­tas que te­ne­mos hoy y van a ha­cer lo mis­mo. Van a sa­lir a ma­tar to­do, a des­truir sin sen­ti­do, a ma­tar­se en­tre ellos. So­mos ca­ver­ní­co­las con tec­no­lo­gía. Me sien­to te­rri­ble­men­te des­pe­cha­do de lo que so­mos, co­mo es­pe­cie, en con­jun­to. Ca­pa­ces de ma­tar o de ne­gar de­re­chos a un ser hu­mano que es­tá al la­do tu­yo por tus ca­pri­chos o tus pre­jui­cios. ¡Me empu­ta!”.

Y en los ecua­to­ria­nos eso vos ele­vas por 10.

En el de­ba­te del abor­to por vio­la­ción he­mos vis­to los ni­ve­les de ar­gu­men­ta­ción de hom­bres y mu­je­res que quie­ren con­ver­tir las mo­ra­les re­li­gio­sas en po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Y que, ade­más, siem­pre es­tán ha­blan­do del otro, siem­pre di­cién­do­le qué ha­cer. En­ton­ces, le di­cen a la ni­ña vio­la­da de 13 años: ‘tú no pue­des abor­tar y, ade­más, haz­te car­go’. Y gra­cias, se la­van las ma­nos. An­te los ojos de ‘dio­si­to’, se­gu­ra­men­te han sal­va­do una vi­da, pe­ro le han jo­di­do a una ni­ña de 13. Son ni­ve­les de egoís­mo; es de­cir: ‘mi creen­cia es­tá por en­ci­ma de ti co­mo ser hu­mano’. Es una co­sa es­tú­pi­da.

Vos ha­ces siem­pre es­tas crí­ti­cas, así bien cru­das. ¿No te asus­ta la reac­ción?

Si tú lees la his­to­ria, ves bur­la. Pe­ro ves que es una bur­la que na­ce de una dis­tin­ta ma­ne­ra gra­ma­ti­cal de ex­po­ner las co­sas que exis­ten, que ocurren y que se di­cen. ¿Quién fue el que di­jo ‘voy a en­viar a mi hi­jo pa­ra que los sal­ve del pe­ca­do’?

¿El pro­pio Dios? Se­gún la re­li­gión…

Exac­to. ¿Y dón­de di­ce que fue una ni­ña, la vir­gen Ma­ría, de 14 años, que que­dó em­ba­ra­za­da y que su hi­jo te­nía que mo­rir­se pa­ra sal­var­nos del pe­ca­do?

En la Bi­blia.

Ese es el dog­ma. Y no es in­ven­ta­do por mí. El te­ma de que Dios es crea­dor de to­do. No es mi dog­ma.

Y de que sus pla­nes son per­fec­tos, co­mo tan­tas ve­ces re­pi­tes sa­tí­ri­ca­men­te en tu tex­to.

La gen­te po­drá de­cir: ‘¿es­te ‘man’ odia al Ecua­dor o sim­ple­men­te nos es­tá di­cien­do las co­sas en la ca­ra?’ Hay una di­fe­ren­cia. Lo que pa­sa es que no nos gus­ta que nos ‘can­ten las ple­nas’. To­das las per­so­nas que co­noz­co de otros paí­ses tie­nen un cri­te­rio en co­mún res­pec­to a los ecua­to­ria­nos: to­do nos to­ma­mos per­so­nal. Cual­quier crí­ti­ca es ofen­sa per­so­nal. Cuan­do em­pe­cé a pen­sar es­ta no­ve­la, su­pu­se que es­tas co­sas iban a traer una reac­ción así. Y me es­tá pa­san­do; me­nos de lo que me es­pe­ra­ba, pe­ro me es­tá pa­san­do.

Pe­ro es­to de es­tar en­tre la crí­ti­ca du­ra y ser un ti­po ‘ca­gue de ri­sa’ es­tá muy en ti. Tie­nes un ex­ce­len­te hu­mor.

Eso ya es una for­ma de ser. Me ale­gro de te­ner sen­ti­do del hu­mor y creo que es al­go in­na­to, no es el pro­duc­to de mi tra­ba­jo, de mi es­fuer­zo y de mi su­dor. No es de­cir ‘qué dis­ci­pli­na­do es­te co­ju­do, ha apren­di­do a ser chis­to­so’. Eso no exis­te. Creo que una de las muy po­cas co­sas bue­nas que ten­go es el hu­mor; y lo uti­li­zo. Y en es­ta his­to­ria me di­je ‘voy a vol­car­me 100% a ca­gar­me de la ri­sa, a jo­der; con el hu­mor que yo creo que tie­ne que exis­tir, el que te con­vo­que a pen­sar. Y pue­de ser esa mi for­ma de ‘do­rar la píl­do­ra’. Te di­go co­ju­do pe­ro te ha­go reír. Te man­do a la mier­da pe­ro te ha­go ‘ca­gar de la ri­sa’, por­que no es­toy ca­lum­nián­do­te. Pro­ba­ble­men­te el hu­mor sea una me­jor ma­ne­ra de po­ner­te a pen­sar.

***

Ha­ce ca­si 10 años, cuan­do pu­bli­có ‘7’, su se­gun­da no­ve­la, Lu­go pa­só por una cri­sis: exis­ten­cial y li­te­ra­ria. Pri­me­ro, por­que fue e una es­pe­cie de lim­pie­za si­co­ló­gi­ca pa­ra él, y ter­mi­nó er­mi­nó “co­mo ha­ber co­rri­do un ma­ra­tón”. Se­gun­do, egun­do, por­que un es­cri­tor a quien él res­pe­ta­ba a mu­cho le hi­zo una crí­ti­ca tan des­pia­da­da que e lo in­vi­tó a al­mor­zar so­lo pa­ra ter­mi­nar di­cién­do­le: én­do­le: “De­dí­ca­te no­más a los ar­ti­cu­li­tos de la SoHo”. Ho”. Ter­ce­ro, por­que se des­pe­chó del Go­bierno de Ra­fael fael Co­rrea, a quien, di­ce, al prin­ci­pio le cre­yó. “Pe­ro a los s dos años del ‘man’ di­je: ‘es­to es una mier­da’”.

Por esa épo­ca de­ci­dió ci­dió no es­cri­bir na­da y de­di­car­se de lleno a su pro­fe­sión de e abo­ga­do. Tan­to así, que ce­rró su cuen­ta de Twit­ter, sin im­por­tar­le mpor­tar­le sus mi­les de se­gui­do­res, so­lo pa­ra no te­ner que es­cri­bir ni un tuit.

Pe­ro, “al fi­nal del l día, uno es lo que es y vuel­ve por los fue­ros”. Y aho­ra, ho­ra, con ‘Tri­pa Mis­tic’, ha con­se­gui­do lo que to­do es­cri­tor de­be­ría con­se­guir: sim­ple­men­te e dis­fru­tar es­cri­bien­do.

Y eso se no­ta. En la for­ma en que ríe cuan­do le di­go que e es ge­nial que Dios lea ‘Tri­pa Mis­tic’. En có­mo ómo me mues­tra el do­cu­men­to de Word don­de es­tá el ‘es­que­le­to’ de es­ta no­ve­la. En có­mo ómo me con­tó que hay al­guien en Chi­le que e lo es­tá le­yen­do.

- “Es­toy en el pun­to un­to en que a al­guien le po­drá gus­tar, a al­guien no. No per­si­go el No­bel, ni me creo o me­re­ce­dor del No­bel. Apren­des co­sas. Y no ten­go nin­gún cálcu­lo con re­la­ción a es­ta ta no­ve­la. Y me di cuen­ta de que, tan­to no o calcu­lo bien, que soy tan ‘hue­vón’ de lan­zar­la zar­la en ple­na Na­vi­dad. Sen­tí que era el mo­men­to men­to y lo em­pe­cé a ha­cer. Fue­ron días en que na­die te­nía nin­gún in­te­rés en leer. Pe­ro, o, ya en es­te pun­to, me im­por­ta un cu­lo si me lee una per­so­na o me leen 10.000. Yo lo es­toy dis­fru­tan­do.

Y eso es bueno.

Es bueno, es­toy con­ten­to. Co­mo es­cri­tor, ¿cuán­do vos di­ces ‘sien­to que to­do es­te tra­ba­jo se jus­ti­fi­có’? ti­fi­có’? Cuan­do tu­vis­te 100.000 lec­to­res, pe­ro tam­bién cuan­do le sa­cu­dis­te el al­ma a a uno. Ayer vino una chi­ca a pe­dir­me un n au­tó­gra­fo. Nos que­da­mos ha­blan­do un ra­ti­to. Con to­do lo que ella me con­tó de su u vi­da, de có­mo se ha vin­cu­la­do a mis li­bros, bros, di­je: ya es­tá. Es li­be­ra­dor. Si tú es­cri­bes ri­bes pa­ra cam­biar el mun­do, te jo­des, odes, por­que no va a pa­sar. Pe­ro si i es­cri­bes por­que ves el mun­do he­cho de le­tras y quie­res con­tar esa a his­to­ria y con eso des­ta­pas­te un n vol­cán, ba­cán.

No per­si­go el No­bel, ni me creo me­re­ce­dor del No­bel. Apren­des co­sas. Y no ten­go nin­gún cálcu­lo con re­la­ción a es­ta no­ve­la”.

Si tú es­cri­bes pa­ra cam­biar el mun­do, te jo­des, por­que no va a pa­sar”.

La mi­to­lo­gía ju­deo-cris­tia­na ya tie­ne que ser uti­li­za­da, co­mo se uti­li­zan to­das las otras mi­to­lo­gías. Nin­gu­na idea es sa­gra­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.