‘NACHITO’, CON PIE FIR­ME EN SUS 118 AÑOS

El lon­ge­vo aún ca­mi­na y se va­le por sí mis­mo. Tres días de fes­te­jos lle­va a pu­ro bai­le y ale­gría.

La Hora Cotopaxi - - GLOBAL -

Ca­mi­nan­do por el pa­si­llo de su vi­vien­da y sa­bo­rean­do una co­lom­bi­na es­ta­ba Ig­na­cio Agui­lar Ja­ra­mi­llo, a quien sus alle­ga­dos co­no­cen co­mo ‘Nachito’, quien ayer lle­va­ba pues­ta una go­rra ro­sa­da, una ca­mi­sa blan­ca con ra­yas azu­les, un pan­ta­lón de te­la ne­gro y unos za­pa­tos de­por­ti­vos.

A sus 118 años es con­si­de­ra­do co­mo uno de los hom­bres más lon­ge­vos del Ecua­dor e in­clu­so del mun­do, por lo que ha bai­la­do tres días por la ce­le­bra­ción de su cum­plea­ños. El jue­ves re­ci­bió un ho­me­na­je del Mu­ni­ci­pio de Ca­ta­ma­yo, el vier­nes lo fes­te­jó per­so­nal del Mi­nis­te­rio de In­clu­sión Eco­nó­mi­ca y So­cial (MIES) y ayer por la no­che iba a fes­te­jar con sus fa­mi­lia­res.

Vi­si­ta

Lle­gar a la vi­vien­da de ‘Nachito’ no es una ta­rea ma­ra­tó­ni­ca. Un equi­po de Dia­rio La Ho­ra via­jó 38 ki­ló­me­tros des­de la ciu­dad de Lo­ja has­ta Ca­ta­ma­yo. In­me­dia­ta­men­te se di­ri­gió a la pa­rro­quia San Jo­sé y lue­go de pre­gun­tar a va­rias per­so­nas acu­dió a las can­chas del sec­tor Di­vino Ni­ño. Jus­to al fren­te que­da el ho­gar del lon­ge­vo.

A me­di­da que se lle­ga al si­tio, el es­ta­do de las ca­lles em­peo­ra por la des­aten­ción de las au­to­ri­da­des, la se­ña­lé­ti­ca es es­ca­sa y las vías carecen de nom­bres.

La re­fe­ren­cia de la ca­sa de ‘Nachito’ es la ur­na del Se­ñor de la Bue­na Muer­te, la cual se en­cuen­tra en el pre­dio y es vi­si­ble a sim­ple vis­ta. Al fon­do, a unos me­tros es­ta­ba ‘Nachito’ ca­mi­nan­do, un po­co en­cor­va­do, aun­que sin de­jar evi­den­ciar la

can­ti­dad de años que tie­ne.

Los seis ca­nes que res­guar­dan su vi­vien­da em­pe­za­ron a gru­ñir al ubi­car a ex­tra­ños en una es­pe­cie de por­tón de in­gre­so, he­cho con pa­los y con una ma­lla.

Ma­ría Teo­do­lin­da Li­ma, so­bri­na del per­so­na­je lo­jano, se acer­có y ama­ble­men­te abrió la puer­ta y per­mi­tió el in­gre­so del equi­po.

Con si­mi­lar ama­bi­li­dad y con una afa­ble son­ri­sa, ‘Nachito’ re­ci­bió y ofre­ció un abra­zo a los re­pre­sen­tan­tes de La Ho­ra, a quie­nes in­vi­tó a sen­tar­se jun­to a él. Aun­que to­da su vi­da ha te­ni­do dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va y di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar se ha­ce en­ten­der con ges­tos. En el lu­gar tam­bién es­ta­ban Jho­na­tan Li­ma, quien aca­ba­ba de lle­gar de Gua­ya­quil, así co­mo Fer­nan­do Or­di­no­la y Jhon Cas­ti­llo, quie­nes son nie­tos de Ma­ría Li­ma.

“Es­ta de lo­do por­que llo­vió, oja­lá no nos llue­va en la no­che pa­ra re­unir­nos con los de­más fa-

mi­lia­res”, ex­pre­só Ma­ría Li­ma, quien con­tó que el jue­ves, cuan­do el lon­ge­vo cum­plió 118 años, ubi­ca­ron car­pas y to­do pa­ra ce­le­brar el cum­plea­ños, pe­ro por la llu­via no pu­die­ron ha­cer­lo y tu­vie­ron que ir al cen­tro de aten­ción diur­na La Pro­vi­den­cia, don­de acu­día an­tes ‘Nachito’ y que de­jó de ir tras su­frir una caí­da.

No han re­ci­bi­do ayu­da

“Ha­ce dos años, lle­ga­ba bas­tan­te gen­te a co­no­cer­lo, pe­ro eso nos aca­rrea­ba que se agi­te y hu­bo ma­los en­ten­di­dos”, cuen­ta la so­bri­na, quien afir­ma que in­clu­so les di­je­ron que su­pues­ta­men­te co­men­ta­ban que le ha­bían da­do una ca­sa pa­ra vi­vir, “y na­die se pue­de ala­bar, por­que no nos han en­tre­ga­do na­da”, afir­ma.

Ha­ce 30 años, ‘Nachito’ y su so­bri­na sa­lie­ron del can­tón Qui­lan­ga y se ra­di­ca­ron en Ca­ta­ma­yo. Ac­ce­die­ron a la vi­vien­da hu­mil­de don­de vi­ven has­ta aho­ra.

‘Nachito’ siem­pre se de­di­có a la agri­cul­tu­ra y tam­bién rea­li­za­ba tra­ba­jos en las huer­tas. Aun­que en re­des so­cia­les al­gu­nas per­so­nas atri­bu­yen los años de vi­da a que el per­so­na­je lo­jano es sol­te­ro, su so­bri­na sos­tie­ne que su lon­ge­vi­dad obe­de­ce a la sa­na ali­men­ta­ción, con pro­duc­tos y car­nes que los cria­ban en el cam­po.

Quie­re ce­lu­lar

En­tre ri­sas, los fa­mi­lia­res co­men­ta­ron que ‘Nachito’ al ver a las per­so­nas con ce­lu­lar, pi­de que le den uno. “Nos di­ce: ‘So­lo ellos tie­nen y yo na­da. Yo sí pue­do uti­li­zar’”, men­cio­nan.

Aun­que no tie­ne ce­lu­lar, el lon­ge­vo tie­ne un re­loj en ca­da mano y dos ma­ni­llas, mis­mas que no le gus­ta que le qui­ten.

Al fi­nal, ‘Nachito’ in­vi­tó al equi­po a par­ti­ci­par del bai­le de la no­che, pe­ro tam­bién pi­dió dos pe­rió­di­cos de Dia­rio La Ho­ra de Lo­ja, don­de sa­lie­ron sus no­tas, pues el me­dio im­pre­so ha he­cho un se­gui­mien­to de la ce­le­bra­ción de los 118 años de es­te per­so­na­je que se ga­na el co­ra­zón de to­dos al tra­tar­lo. (

Lo 20 co­noz­co años, es ha­ce muy unos tran­qui­lo y siem­pre pa­sa en la ca­sa. An­tes lo acom­pa­ña­ba al Cen­tro de Aten­ción La Pro­vi­den­cia, pe­ro ya no va des­de que se ca­yó”. MA­RÍA PÉ­REZ MORADORA DEL SEC­TOR DI­VINO NI­ÑO

Le ce­le­bra­mos el cum­plea­ños 118 y lo ve­mos con­ten­to con bue­na sa­lud. Es muy co­no­ci­do, al­gu­nas per­so­nas pre­gun­tan por él” CI­PRIANO AGUS­TÍN CA­RRIÓN PÁ­RRO­CO DE SAN JO­SÉ

En los úl­ti­mos días ya no ha ba­ja­do a la Igle­sia, an­tes ve­nía, lo abra­za­ba e in­gre­sá­ba­mos y par­ti­ci­pa­mos de la mi­sa, aun­que co­noz­co que es­tá bien de sa­lud” ROSALINO AR­MI­JOS HA­BI­TAN­TE DE LA PA­RRO­QUIA SAN JO­SÉ

CE­LE­BRA­CIÓN. El per­so­na­je lo­jano dis­fru­ta bai­lar a pe­sar de que no pue­de es­cu­char las me­lo­días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.